miércoles, 23 de noviembre de 2011

Digitaliza las pequeñas obras de arte y los trabajos escolares de tus hijos

De vez en cuando encuentro en la casa de mis padres con fotos que estaban perdidas y con trabajos escolares de cuando yo estaba en el kínder… o en la primaria, mi madre se daba a la tarea de guardarlos y organizarlos en folders por ciclo escolar. Por supuesto que alguno de esos preciados recuerdos se perdieron o se fueron directo al cubo de la basura, por lo que los he perdido para siempre.

Para los niños es muy importante que apreciemos sus trabajos; les eleva la autoestima y los impulsa a hacer más y mejores. Si queremos llevarnos una copia de estos documentos al trabajo o si deseas presumirlo en la galería del refrigerador una excelente opción es digitalizarlo y colocar una reproducción en el sitio de honor y el original se puede guardar en un lugar seguro.

Otra cosa que puedes atesorar, aunque en un principio te cause uno que otro enfado, son los dibujos rupestres que realizan los nenes en las paredes de la casa. Tómales una foto antes de tallar, limpiar y volver a pintar esa pared… y no te enojes demasiado, total, en algunos años te va a dar risa.

Almacena aquellos exámenes y ensayos que realiza tu retoño durante el ciclo escolar, haz varias copias de seguridad y deshazte del original para no tener papeles acumulados innecesariamente. Ocupa menos espacio un disco que muchos documentos. Con la cantidad de espacio gratis en Internet para almacenar documentos es incluso mejor para la limpieza del hogar tener esas copias en línea.

Una vez que has organizado esos papeles, dedícales un momento para colocarles alguna descripción (al archivo digital, no al original), con ello facilitaras reconocer de qué se trata el dibujo para los espectadores del futuro.

Para digitalizar papeles tienes dos alternativas, el scanner de cama plana o la cámara digital. Para la segunda es necesario montarla en una trípode o en una base estable para que la imagen no aparezca borrosa. Además de que tienes que usar un poco de zoom para evitar el efecto de esquinas redondeadas (haz la prueba y notaras la diferencia).

Una vez que has reunido una cantidad considerable de documentos, haz al menos tres copias en discos, una para almacenar en casa, otra en casa de tus suegros y una más en la oficina, de este modo si algo le sucede a uno de los tantos podrás recuperarlo fácilmente. También lo puedes hacer en tu cuenta de correo electrónico o bien, puedes pagar por que las cuiden por 30 o 90 años en algún servicio especializado.

En caso de usar el escáner, procura que la imagen sea capturada en al menos 300 puntos por pulgada y en formato TIFF, aunque como resultado te quedará un archivo muy grande y aunque no puedas guardar tantos como en formato JPG, guardarlo en este formato te da la oportunidad de obtener reproducciones fieles en caso de ser necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada