lunes, 19 de diciembre de 2011

¿Por qué nos asustamos con las películas de terror?

Como cualquier artefacto cultural, el cine de miedo asusta por diferentes razones. Aunque aparentemente la turbación se manifiesta siempre del mismo modo, es decir, con la aceleración del ritmo cardiaco, una respiración entrecortada y sudoración, la razón del temor puede variar. Así, para algunas personas el miedo lo causa directamente la incertidumbre, la inseguridad o la falta de control. A otras les asustan las historias que quebrantan esas divisiones que en la vida diaria están muy claras, esas que, por ejemplo, establecemos desde niños entre lo animado y lo inanimado, lo vivo y lo muerto, lo salvaje y lo doméstico, la sensación de terror del espectador proviene del miedo a la locura o a la fractura del mundo real.

También hay quienes buscan el pavor que produce lo prohibido, esto es, aquellas cosas que procuramos evitar en la vida cotidiana. Las escenas que muestran gran cantidad de sangre o viseras asustan precisamente por este motivo.

Por último, hay individuos que esperan en este tipo de cine el sobresalto y la irrupción de las sorpresa; esa sensación inicial de pánico que produce un buen susto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada