lunes, 2 de enero de 2012

¿Cuánto tiempo puedes usar el mismo par de pantalones vaqueros sin lavarlos?

La respuesta más común que a ésta cuestión es "un semestre."

Una investigadora australiana (y estudiante de universidad) planteó la cuestión y diseñó una prueba en la que le pidió a voluntarios que usaran un par de jeans cinco días a la semana, durante tres meses consecutivos. La investigadora Tullia Jack reclutó a 40 voluntarios para tal experimento, y pronto se exhibirán al público las prendas sucias obtenidas en la National Gallery de Victoria, para que público pueda apreciar los resultados.
Ella espera que el su experimento inusual sirva para su tesis en la maestría de filosofía y poner en la mesa de discusión nuestra cultura de la "extrema limpieza". A pesar de las manchas que van desde el atún y aguacate mezclados con aceite de motor y chocolate, la Sra. Jack dice que esperaba que la mezclilla estuviera más sucia pasado ese tiempo.

No lavar tus pantalones vaqueros no es tan malo como parece.

Las treinta personas que participaron tenían las más diversas edades, y algunos decidieron dejar de lavar sus camisas también. La mitad de los participantes terminaron sus tres meses de prueba alegando que no tenían aún la intención de lavarlos aún. El informe indica algo que todos sabemos y que pocos admitimos… que hay manchas que vienen y van y desaparecen.

Entonces no es necesario lavarlos tan frecuentemente como pensamos… Además, se pudo notar que fueron los hombres y no las mujeres las que olía menos mal, cambiando así la visión de que los varones somos más apestosos. Si puedes viajar a la exposición, te encontrarás con la sorpresa de que te dejarán oler los pantalones expuestos.

¿Sabías que…?

En su origen, los pantalones vaqueros, por su resistencia, los usaban los trabajadores manuales, sobre todo en trabajos pesados como los mineros, o agricultores de principios del siglo XX. En los Estados Unidos en la década de los 50, los jóvenes y adolescentes empezaron a ponerse vaqueros como forma sutil de protesta contra el conformismo. El hecho se consideró una provocación; por ejemplo en algunos cines no se permitía entrar al que llevase vaqueros. En la década de los 60, los vaqueros ganaron aceptación y para la década de los 70 se habían convertido en un artículo corriente en los EE.UU.

1 comentario:

  1. un asco

    y lo de no poder usarlos porque era visto como vulgar no hace falta ir tan lejos, acá en argentina, hasta 1980, ir al cine sin traje era una blasfemia

    ResponderEliminar