viernes, 16 de marzo de 2012

¿Deberías prestarle dinero a un amigo?

Si le prestas dinero a un amigo, es posible que los pierdas a los dos. Pero cuando un amigo o familiar te pide un préstamo, no es fácil negarte. Lo primero que debes considerar, según expertos en finanzas, es si puedes permitírtelo; parece obvio, pero lo cierto es que la culpa o la presión pueden influir en tu decisión: si no puedes regalarlo, no puedes prestarlo. En segundo lugar, ponlo por escrito.

Con cantidades grandes, un programa de pagos ayuda a legitimar el préstamo. "Protege al que lo da y puede hacer que quien lo recibe se sienta más cómodo, pues no lo ve como caridad", dice Howard Levine, contador público. ¿Debes cobrar intereses? No es obligatorio y podría tener ramificaciones tributarias, pero si tu dinero estaría ganando un 5% a plazo fijo, cóbralo. O estructúralo como un préstamo pero renuncia a los intereses. ¿Y si tu amigo te "desfalca"? El problema no sólo es la pérdida económica, sino la sensación de que se han aprovechado de ti.

La recomendación de Levine para los deudores: "Paga lo que puedas, aunque sea sólo una parte. Y si te resulta imposible, sé franco con quien te ha hecho el favor. No evadas la situación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada