Ir al contenido principal

¿Por qué limpian los detergentes?

Aunque los babilonios conocían ya el jabón, hasta el siglo XIX nadie se hizo esta pregunta. Fue un químico francés quien explicó, en 1823, cómo actuaban. He aquí la respuesta.

Leonardo da Vinci es uno de los mitos de la ciencia en gran medida porque, en una época en la que negar a los clásicos suponía jugarse el pellejo, vino a afirmar algo así como que sólo creía en lo que podía ver con sus ojos y comprobar de primera mano. Ahora nosotros podemos poner en práctica este principio “davincianó” para dar respuesta ala cuestión que nos ocupa aquí ¿por qué limpian los detergentes?

Si llenamos una botella con agua y un chorro de aceite, y a continuación agitamos, observamos que se forma una emulsión; es decir, el aceite se divide en gotitas dispersas en el volumen de agua. No obstante, al cesar la agitación no tarda en restablecerse la situación inicial. Pero si al sistema agua-aceite añadimos unas gotas de detergente y volvemos a agitar, comprobaremos que la emulsión se estabiliza y las gotitas de grasa permanecerán separadas y dispersas en el agua a partir de ese momento.

¡Eureka!, acabamos de, no ya presenciar, sino incluso de obrar el "milagro" del detergente. Aunque, en realidad, esta situación tiene poco de milagro y sí mucho de proceso químico-físico a escala molecular.
Sucede que las moléculas que componen el principio activo de los detergentes —idénticas en cuanto a su estructura y modo de actuación a las de los jabones—sufren de una acusada doble personalidad que se manifiesta en su estructura y propiedades físicas. En ellas se distinguen dos partes bien diferenciadas: una larga cadena hidrocarbonada, la "cola", y un grupo ácido, la "cabeza". La primera es de naturaleza hidrófoba y lipófila, es decir, huye del agua y siente afinidad por la grasa. En cambio, la cabeza es hidrófila, por lo que lo suyo es "sumergirse" en el agua. Así, al añadir el detergente al sistema agua-aceite, estas moléculas se disponen en grupos con la cola apuntando hacia el interior, rodeando las gotitas de grasa y las cabezas, orientadas hacia el exterior, en contacto con el agua. El resultado es la formación de unos cúmulos esféricos, denominados 'micelas", en cuyo interior queda "secuestrada" la grasa.

Como la suciedad se adhiere a la superficie de la ropa y de los objetos por medio de una película grasa, la presencia del detergente facilita su eliminación, al envolver las partículas de "suciedad grasa" formando cúmulos que se dejan arrastrar por el agua sin mayores problemas. Eso sí, es necesario que el "tirón" del lado hidrófilo sea mayor que el del lipófilo, porque de lo contrario, en lugar de arrancarla suciedad sólo se conseguiría hidratar el objeto.

Los detergentes aún presentan otra propiedad muy interesante para su aplicación como productos de limpieza y que, de nuevo, se puede observar con un sencillo experimento: si llenamos un vaso con agua y colocamos cuidadosamente una aguja en su superficie, "milagrosamente" no se hunde. Es un claro ejemplo de lo que en física se denomina "tensión superficial".

En el interior del vaso, una molécula de agua está rodeada por otras moléculas, y todas ellas están unidas por enlaces moleculares, como si estuvieran unidas por muelles. En la superficie, esa molécula tiene enlaces a su lado y debajo. La aguja empuja las moléculas de agua al fondo, y las adyacentes las empujan hacia arriba, para devolverlas a su posición inicial. Si estas fuerzas sólo fueran un 2 por ciento más intensas, no podríamos entrar en la piscina, pongamos por caso. La tensión superficial es la que hace que el agua forme gotas y no se desparrame, que sus moléculas prefieran permanecer bien apiñadas en lugar de, por ejemplo, desfilar en fila india entre las fibras de los tejidos, lo que sería un gran inconveniente a la hora de lavar. Necesitamos que el agua empape bien las prendas, es decir, que pueda penetrar bien en el interior de los tejidos. Éste es el segundo objetivo del detergente: reducirla tensión superficial, para actuar con más eficacia. Y lo consigue: en nuestro vaso, si añadimos unas gotitas de detergente, la aguja se hundirá, al reducirse en gran medida dicha tensión.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

Mapa de Europa – División política con nombres

Haz click sobre la imagen para verla en un tamaño listo para imprimir