Buscar este blog

Cómo localizar el regalo perfecto en un centro comercial

Tomar la decisión de comprar un obsequio que demuestre —de forma material—todo el cariño que sientes por tu novia u esposa es, sin pensarlo dos veces, un reto a toda costa. Más si tu compañera tiene todo lo que una mujer moderna y actual deba de tener. Pero basándonos en el objetivo de qué comprarle, con los pocos o muchos conocimientos que tienes tú acerca de sus gustos, he aquí un plan a seguir para localizar el regalo perfecto dentro de un centro comercial.

Dirígete al centro comercial más cercano a tu casa o trabajo; esto te hará sentir que estás en tus terrenos. Si llegas en automóvil, lo mejor es que lo dejes en el estacionamiento que se localiza exactamente a la mitad del complejo comercial, es decir, ni en un extremo ni en otro: a la mitad, ya que suele suceder que al final de la compra tu coche está totalmente del otro lado y después del ejercicio realizado, te sentirás agotado y con pocas ganas de caminar para buscarlo. Si puedes, coteja una marca que te ayude a localizarlo fácilmente.

Prepárate económicamente trayendo contigo el dinero suficiente en la cartera, tanto en papel-moneda como en dinero plástico. Recuerda que muchos de los descuentos y ofertas que puedes encontrar, se aplican pagando en efectivo y en otras, se cuenta con la facilidad de realizar la compra a través de pagos diferidos con tarjeta de crédito.

El primer paso al entrar al centro comercial, es ubicar el directorio general, donde se indiquen los locales que puedan ser de tu interés: accesorios, ropa casual, trajes de noche, objetos de arte, joyería, lencería —tu obsesión—; traza una ruta de búsqueda con la línea de salida localizada en el primer piso. Evita a toda costa los enseres menores, ya que lo único que vas a lograr es que te adjudiquen el récord mundial al mayor número de planchas, exprimidores, batidoras y tostadores regalados desde el pasado diciembre a la fecha.

Después de haber localizado el artículo deseado que realmente te convence, tanto a tu gusto como a tu presupuesto (regala afecto, no lo compres), toma un refrigerio y recorre la ruta más corta para hacer el menor tiempo posible, cómpralo y envuélvelo de la forma más original que se te ocurra: como en una caja de pizza, en una envoltura de goma de mascar, o dentro de un costal de café veracruzano; si quieres conservar el cariño de tu compañera, desecha la opción de envolverlo con la bolsa para mareos que obtuviste en tu último viaje de negocios —obviamente sin usar—. Te seguirá amando por más durante un buen tiempo (o hasta que se le presente algo mejor) y serás premiado con su mejor y más linda sonrisa.

Correr por el Sahara

Running the Sahara es uno de los documentales que más me ha impactado. No pudes ver la vida de la misma manera después de conocer la aventura de Charlie Engle (de los Estados Unidos), Ray Zahab, (de Canadá) y de Kevin Lin (de Taiwan); quienes cruzaron África de Oeste a Este a pie, haciendo dos maratones diariamente. Impresionante el niño que encuentran en medio del desierto, cuyos padres lo dejan solo durante días para ir en busca de agua y quien nunca había visto a personas blancas. 

La de problemas para cruzar por Libia. Los esfuerzos del médico por mantenerlos sanos y que pudieran continuar la marcha. Justo hoy estaba recordándolo, y al buscar la página web, encuentro con que el protagonista principal y orquestador de la travesía estaba en prisión por defraudar al banco con la financiación de la expedición. Y precisamente, hoy 21 de agosto de 2012, sale libre. Espero que sus problemas monetarios se solucionen y pueda seguir inspirando a mucha más personas. Cuando puedas, mira el documental.

Además, he aquí 10 cosas que Charlie dice que aprendió en prisión.


The Top 10 Things I Learned At Camp

1. The 5 second rule does not apply in prison. If food hits the floor, something will eat it before you have a chance to pick it up.
2. Being a fan of “Dancing With The Stars” can get you the wrong kind of attention in prison.
3. Never ask a man about his family while he’s sitting on the toilet.
4. Squeeze Cheese, Honey Buns and sausage gravy are considered by many in West Virginia to be the “other food groups”.
5. In prison, if it can be lifted, it will be stolen.
6. There are at least 27 ways to prepare Ramen noodles.
7. If something appears to be moving on the shower floor, DO NOT step on it. You will just make it angry.
8. When you call home, never ask your wife or girlfriend, “Where were you last night?”
9. It is not advisable to smack another inmate on the ass even if you say “Good Game”.
10. If you think this can’t happen to you, you’re wrong.


http://www.runningthesahara.com/

http://charlieengle.com/

¿Es verdad que sólo cada 823 años hay un mes que tiene 5 viernes, 5 sábados y 5 domingos?

Cada mes, hay alguien que  copia y pega una cadena que indica un evento catastrofista o que si no le das seguimiento no tendrás suerte, o tendrás mala suerte o… en fin. Una de estas cadenas es la del mes que tiene tres días que se repite cinco veces. Unos consideran que es de buena suerte y otro de mala suerte… que estaba pronosticado por los Mayas, que es efecto del Feng Shui o que Nostradamus predijo que tal evento sería algo digno de recordar. Basta agarrar unos cuantos calendarios para comprobar el mito. Vamos haciendo cuentas.

Los primeros tres días laborales de cualquier mes que tenga 31 días se repetirán 5 veces ese mismo mes. Así que, cualquier mes que tenga 31 días y comience en viernes, tendrá 5 viernes, 5 sábados y 5 domingo. Y eso sucede mucho más frecuentemente que cada 823 años. Por ejemplo, la próxima vez que se utilizará el calendario del 2011 será en el 2022, lo cual tan sólo es 11 años después. Y lo que es más, un mes con 5 viernes, sábados y domingos sucede al menos cada año. En Marzo de 2013 será el próximo mes que tenga tal característica. 

Curioso es que el julio de 2011 será igual que el julio del 2016. Y más curioso es el afirmar que esto ocurre cada 823 años, ya que si haces cuentas, éste año no es igual que el de hace 823. Así, que un mes tenga 5 días de una cadena cualquiera de tres días de la semana, pasa siete veces al año.

Que un mes tenga precisamente 5 viernes, 5 sábados, y 5 domingos, pasará como media una vez al año (ya que son siete meses de 31 días, y 7 días de la semana por los que pueden empezar). Es importante lo de la media: cada año hay un día de la semana (que va cambiando) en el que no empieza ningún mes de 31 días, y un día de la semana en el que empiezan dos meses de 31 días (enero y octubre en años ordinarios, enero y julio en años bisiestos). 

En resumen, según cómo se entienda la frase podemos decir que atribuye una frecuencia de 1 cada 823 años a lo que sucede de media una vez al año… todo un disparate.

Listado de habilidades obsoletas:

- Ajustar la antena de conejo de de la TV
- Ajustar el tracking del vídeo
- Revelar las fotografías
- Utilizar el marcado de disco rotatorio del teléfono
- Levantarse del sofá para cambiar los canales de la TV
- Alinear el papel en la impresora matricial
- Buscar negocios en las Páginas Amarillas
- Poner una aguja sobre un disco de vinilo
- Rebobinar las cintas de vídeo
- Saber taquigrafía
- Descuartizar pequeños mamíferos y pájaros
- Cortejar a las mujeres
- Dar cuerda a los relojes
- Usar un ábaco
- Ver un pase de diapositivas… de diapositivas

... y tantos más.

¿Cuántas baterías se requieren para hacer funcionar a un humano?

Mi hijo tiene preguntas recurrentes respecto a los temas que plantea Matrix. ¿Que cómo sabe que el pollo sabe a pollo ¿Cómo reciclan el agua en Sión? ¿A cuántas baterías doble A equivale un ser humano? Y es justamente ésta última la que aquí se resolverá.

Las pilas o baterías alcalinas tamaño AA proporcionan unos 2,4 amperios × hora. Tienen un voltaje de 1,5 voltios, lo que quiere decir que podrían llegar a proporcionar unos 3,6 vatios por hora (siendo optimistas). Una hora tiene 3.600 segundos, de modo que eso equivaldría a unos 12.960 julios. Un ser humano consume unas 2.000 calorías por día. Esas (kilo)calorías que miden las dietas equivalen a 1.000 calorías de las que se utilizan en química e ingeniería. Una caloría son 4,2 julios. Por tanto equivalen a unos 2.000 × 1.000 × 4,2 = 8,4 × 106 julios por día. Dividiendo un valor por el otro se obtiene 648. Eso quiere decir que necesitarías unas 648 pilas alcalinas AA para hacer funcionar a un ser humano durante todo día.