martes, 12 de marzo de 2013

Entonces... ¿de quién es el Harlem Shake?

Acaso no sabes qué es el Harlem Shake??

Héctor Delgado, ex cantante de reggaetón y ahora predicador evangelista en Puerto Rico llamó a suex representante, Javier Gómez, para decirle que su voz se escucha claramente en "Harlem Shake", la canción que ha disfrutado de éxito viral en internet y ascendió a la cima de las listas de popularidad.

Y no era el único... Jayson Musson, un rapero de Filadelfia, recibió una llamada de otro integrante del ex colectivo de rap Plastic Little, quien le dijo que su voz también se oye en la popular canción, gritando la consigna clave: "Do the Harlem Shake!" (¡Haz el Harlem Shake!).

Ninguno de los dos le otorgó permiso al productor y autor de la canción, Harry Bauer Rodrigues, quien graba bajo el seudónimo Baauer, para que utilizara fragmentos de sus grabaciones, dijeron.
"Es casi como si hubieran construido una casa en mi terreno", expresó Delgado. Él y Musson ahora buscan obtener compensación financiera de Mad Decent Records, que lanzó el sencillo en el 2012. Tanto el sello como Baauer se negaron a comentar al respecto.

Pero la historia de cómo una canción que contiene posibles violaciones de derechos de autor alcanzó la cima de las listas de popularidad ilustra no sólo la índole "todo se vale" de la música subterránea para bailar, sino también el poder de una moda en Internet para crear un repentino éxito ajeno al sistema de las principales disqueras.

La obtención de licencias para el uso de "samples" se ha vuelto una práctica estándar en la industria musical y, en la mayoría de los casos, requiere una de estas licencias tanto de la casa discográfica productora como del sello que generó la grabación original. Los tribunales han dictaminado que incluso un sample corto le da derecho a regalías al artista sampleado.

Sin embargo, los sellos pequeños, como Mad Decent, a veces carecen de los recursos para que sus abogados revisen las producciones y, en lugar de ello, confían en que los productores se cercioren de que las grabaciones estén exentas de problemas de derechos de autor.

El tema se benefició de un cambio reciente en la metodología de Billboard en que se incluyen vistas en YouTube junto con reproducciones en la radio y ventas de sencillos. La canción salió en mayo en el sello Jeffrees, filial de Mad Decent, pero sus ventas no se dispararon hasta el mes pasado, cuando se convirtió en la pista musical de un fenómeno en YouTube: gente sube videos en los que danza convulsivamente, vestida con atuendos absurdos, al ritmo de los primeros 30 segundos de la pista, en los que Delgado, cuyo nombre profesional era Héctor El Father, canta "Con los terroristas".

Luego, Musson entona "Do the Harlem Shake" a los 15 segundos de iniciada la pista, desatando movimientos desaforados de los "bailarines". Con miles de personas subiendo videos, se disparó la demanda por la canción y Baauer se convirtió en estrella de la noche a la mañana, al grado de aparecer en la portada de Billboard.

El popular sample proviene del sencillo "Los Terroristas", de Delgado, del 2006, incluido en el álbum The Bad Boy, lanzado por la disquera Machete; también se utilizó en otras canciones.
"Era algo así como el sello de Héctor", aseguró Gómez.

Musson, cuyo sample procede del rap del 2001 "Miller Times", indicó que está negociando una compensación con Mad Decent y que, aunque aún no se ha alcanzado algún acuerdo, las conversaciones han sido amigables. En cuanto a Gómez, relató que el fundador de Mad Decent, el DJ Thomas Pentz, llamó a Delgado el mes pasado.

Desde esa llamada, los abogados de Machete Music (que produjo en el 2006 el sencillo de donde procede el sample) han estado negociando el pago. "Héctor recibirá lo que le corresponde", aclaró Gómez. "Podemos cambiar de parecer y ponerle un alto a esa canción. Viola claramente los derechos de propiedad intelectual".


Dólares en juego

- Hasta el momento se han vendido 816 mil descargas digitales de "Harlem Shake" en EU.
- La venta digital asciende a más de 807 mil dólares.
- A esto se le suman los ingresos por streaming en servicios como YouTube, que generan ganancias por cada vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada