martes, 18 de junio de 2013

No hagas cosas buenas que parezcan malas

Mi auto tiene un golpe en una de las puertas (ya tiene algo de tiempo). Se lo dieron no en una calle oscura en medio de la nada. No... el golpe se lo dieron en el estacionamiento de donde trabajo, a una hora en la que ya había pocas personas, por la tarde, y frente al guardia que vigila el sitio. Cuando me di cuenta del incidente le pregunte al guardia si había visto algo y, con cara de yo no se nada, me dijo: yo no se nada. 

¡México lindo y querido, si muero lejos de ti...! 

... pues hoy en la mañana, al bajar de mi auto para llegar por fin al trabajo, me detiene una joven que trabaja en el mismo edificio que yo. No lo conozco, pero lo he visto a veces en la cafetería. Me dice que esperaba a alguien que pasara por ahí para... hacer una buena obra. 

Resulta que frente a mi trabajo hay una calle lateral muy angosta, por ahí se estacionan los que llegan más temprano a laborar. Si, esta cerca de la entrada y si, se exponen a que los autos que pasan en ese espacio tan reducido les den un golpe a los vehículos aparcados. 

... pues el tipo al que me referí anteriormente vio que un auto golpeaba el espejo retrovisor de uno de esos autos en peligro, arrancándole la vista de plástico que lo cubría. Salió volando la pieza y el cuate quería ir por ella para devolvérsela a su dueño; sin embargo, no se atrevía a hacerlo sin un testigo, ya que, si la cocaba él mismo en su lugar alguien lo acusaría de estarla robando, y si se la llevaba... alguien podía acusarlo de estarla robando. 

¡Fuck! 

Así qué hizo lo más sensato (no, no fue dejarla ahí tirada), espero a que alguien pasara por ahí, en este caso yo, para tener un testigo que diera fe de su buena obra. Al parecer lo educaron a la antigua, con una moral que le impedía dejar de hacer lo correcto, y la inteligencia de no hacer una tontería.

Tonto es el que hace tonterías dice Forrest Gump. 

Así que dejó la pieza con el guardia, con la esperanza de que vuelva a su dueño y sin la esperanza de recibir una recompensa. Un caballero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada