viernes, 28 de junio de 2013

Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos

El 27 de junio de 2013, para este texto es el día de ayer, el hashtag "#esdenorteños" en Twitter fue uno de los temas de los que más se hicieron eco los navegantes de esa red social. Me hizo recordar un texto en el que se enumeraban las diferenciase entre la forma del ser del norteño Vs. las formas del chilango. Entre ellas, la que más tengo presente es la de que en el norte le ponemos hielo a la Coca Cola fría... y les pido que se queden con ese dato. 

"Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos", decía Porfirio Díaz. Y al mismo tiempo podría yo decir "Pobre de El Norte, tan cerca de los Estados Unidos y tan lejos del Distrito Federal. 

Si, allá en el sur todo es más barato: las flores, los tacos, el costo del pasaje, las bebidas... si, todos tenemos a algún familia viviendo en el centro... si, el clima de chilangolandia no es tan gacho como en la tierra de los coditos. Por eso le ponemos hielo a la Coca Cola. 

Esto viene a colación de que en la escuela de mi hija es necesario colocar una techumbre (curiosa palabra) para que los niños, incluida mi bomboncita, no padezcan el infernal calor de la primavera, el verano y el otoño norteños. Sin embargo, la ahora escuela resulta ser la casa de un ilustre personaje de nuestra historia, por lo que cualquier modificación al inmueble tiene que ser aprobada como si se tratase de lanzar una bomba atómica o si hay que pensar en un nudo sabor para la Coca Cola. Mmmm, una Coca Cola con hielos. 

Ya se autorizo el cambio por parte de los padres de familia, por los maestros, por el nivel educativo, por la Secretaría, por la SEP, y... sólo falta la aprobación de una sola persona, un burócrata del INAH. Explicaba Cantinflas en la película El Ministro y yo, que burócrata proviene del francés "bureau", escritorio. Y cracia, del griego "krátos" y significa poder. Es decir, aquellos que ejercen el poder desde los escritorios. 

Yo soy también un burócrata por cierto. 

Según el director del INAH, no autoriza la instalación de la techumbre porque le preocupa que los niños no reciban suficiente sol. Pobre Distrito Federal, tan cerca del poder centralizado y tan lejos de la resolana del norte. 

Entonces, en una arranque de genialidad, a la directora de la escuela se le ocurrió una idea morrocotuda: invitar al Sr. Burócrata a que se tome una Coca Cola a la hora del recreo en el patio de la escuela. 

Pues que coman pasteles... I'iñor. (Para mayor información buscar a María Antonieta en La Wikipedia) [No la de las nieves] Mmmm, nieve.

Sol del norte
El sol del norte de México

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada