jueves, 25 de julio de 2013

Los medios nos cambian

La tele nos engorda, la grabadora no refleja fielmente nuestra voz, y el del espejo no soy yo... ¿Por qué?
La televisión. La televisión tiene fama de mentirosa. Los famosos se quejan de que la tele engorda, pero lo cierto es que no es la tele, sino las cámaras, o más bien, la iluminación. Las luces que se usan en los platós son excesivas e impiden recoger los matices, por lo que la imagen aparece plana y achatada.

Las grabaciones. Cuando oímos nuestra voz grabada nos cuesta reconocerla. Las grabaciones (y el teléfono) sólo registran una parte de las frecuencias de la voz. Para que la grabación o transmisión sea más barata, se eliminan las frecuencias más agudas y las más graves.

El espejo. Es el que nos da habitualmente la mayor parte de la información sobre nuestra imagen, pero siempre nos miente. Para empezar, la imagen que nos devuelve e: plana y no tridimensional, que es como realmente somos Además, esa imagen reflejarle está invertida. Vemos nuestro cuerpo al revés de cómo es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada