sábado, 3 de agosto de 2013

¿Podríamos mover al Sol?

En algún momento en un futuro lejano, nuestros descendientes podrían querer trasladar al Sol. Pero tan loco como suena, la física dice que podría funcionar. Y así es como lo harán.

Una civilización de tipo Kardashev I tendría que usar todo el poder de un planeta. Los del Tipo II,usaría un sistema estelar, y una del Tipo III aprovecharía la energía de una galaxia entera. Es alucinante pensar en la ingeniería necesaria para reorganizar las estrellas de una galaxia.

Lo anterior - La Escala de Kardashov - es un método propuesto en 1964 por el astrofísico ruso Nikolái Kardashov para medir el grado de evolución tecnológica de una civilización. Tiene tres categorías, llamadas Tipo I, II y III, basadas en la cantidad de energía utilizable que una civilización tiene a su disposición, que se incrementan de manera exponencial. Estas categorías también están basadas en el grado de colonización del espacio. En términos generales, una civilización de Tipo I ha logrado el dominio de los recursos de su planeta de origen, Tipo II de su sistema solar, y Tipo III de su galaxia. La civilización humana se encuentra actualmente (año 2012) alrededor de 0,72, con los cálculos que sugieren que podemos alcanzar el estado de Tipo I en unos 100-200 años, de Tipo II en unos cuantos miles de años, y de Tipo III entre unos 100.000 a un millón de años. [Fuente: Wikipedia]

Pero, ¿es realmente posible mover una estrella? ¿Podemos realmente mover al Sol?

Esta idea fue propuesta por primera vez por el físico Dr. Leonid Shkadov en su artículo de 1987, "La posibilidad de controlar el movimiento del sistema solar en la galaxia".

He aquí cómo funciona.

Una futura civilización extraterrestre podría construir una estructura reflectante gigantesca en un lado de su estrella. La luz de la estrella rebotaría en esta estructura y la empujaría.

Si esta estructura reflexiva tiene suficiente masa, atraería con ella a la estrella por la gravedad. La estrella estaría tratando de empujar la estructura a la distancia, pero la estructura tiraría a la estrella junto con ella.
Si una civilización futura pudiese realizar este proyectp, sería capaz de "jalar" a la estrella alrededor de la galaxia, usando su propia luz como empuje. Al principio, no tendría mucha velocidad. Pero al dirigir la mitad de la energía de una estrella,podría moverla eventualmente a través de la galaxia.

En el transcurso de un millón de años, habría cambiado su velocidad de unos 20 metros / segundo. La estrella habría viajado unos 0,3 años luz, menos del 10% de la distancia a  Alfa Centauri. Si sigue así durante mil millones de años se movería miles de veces más rápido. Lo que le permitiría viajar 34 mil años luz, una parte importante de la galaxia.

De este modo, una civilización futura podría utilizar esta técnica para mover sus estrellas a mejores lugares, o incluso reorganizar enormes porciones de una galaxia para sus propios fines energéticos.

Esto puede parecer teórico, pero Duncan Forgan, de la Universidad de Edimburgo sugiere que busquemos extraterrestres que ya hayan desplazados a sus estrellas. Según él, se puede usar telescopios de búsqueda de planetas como el Kepler para detectar las firmas de luz extrañas que veríamos al usar un propulsor Shkadov (así se llama dicha tecnología de la megaestructura para mover estrellas). No hay nada en las leyes de la física que diga que no pueda reazlizarse.

Si te interesa leer más sobre el asunto pero en ficción, te recomiendo Mundo Anillo, de Larry Niven... es como Halo, pero algo aburrido a ratos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada