lunes, 5 de agosto de 2013

¿Por qué es tan popular el café?

Sólo otro líquido negro, el petróleo, puede competir en fuerza Económica con el café. El aromático ha sido llamado 'satánico', Desató guerras e inspiró a artistas como Bach y Cézanne. Que ni la Duda ni la cafeína te quite más el sueño y averigua qué es lo que ha hecho tan popular a esta bebida.

Cuando Charles-Maurice de Talleyrand, diplomático francés del siglo XIX, trataba de dar solución a los conflictos bélicos por los que atravesaba la nación gala en la época de Napoleón, el célebre político se sentaba a tomar una taza de café. "Debe ser caliente como el infierno, negro como el diablo, puro como un ángel y dulce como el amor", decía Talleyrand. Sus palabras no han perdido vigencia a más de 150 años de su muerte. Hoy, la única materia prima comparable con el café en cuanto a su impacto en la economía global, es el petróleo. En 2003 se produjeron más de 6,30o millones de kilos de café en el mundo y es el principal sustento de países como Etiopía.

México se encuentra en cuarto lugar entre los productores, por detrás de Brasil, Colombia e Indonesia, con 300 millones de kilos de café anuales, de los cuales exporta 6o%. Las repercusiones históricas que ha tenido el café en el mundo son latentes. "Por ejemplo", escribe Mark Pendegrast en el libro El café: historia de la semilla que cambió el mundo, "la venta de granos financió al régimen genocida de Idi Amin en Uganda, o la revolución sandinista de Nicaragua. Incluso, después de la llamada Boston Tea Party, el café se convirtió en la bebida nacional de Estados Unidos". En Latinoamérica la situación es similar:" Actualmente, más de tres millones de mexicanos dependen de la producción de café", comenta Ramón Aguilar, catador profesional de la bebida. Pero no sólo las finanzas han sido ligadas al grano, las artes han estado presentes.

La relevancia del café en el mundo artístico se ha hecho presente en más de una forma. Las cafeterías se convirtieron en el centro neurálgico de todos los movimientos sociales y virtuosos del siglo XIX, y su popularidad se extendió hasta la década de los años cincuenta en el siglo pasado, cuando la escena Beat estaba en su esplendor. Tenemos las pinturas impresionistas de Paul Cézanne, Pierre-August Renoir y Henri FantintLatour.

En su cuadro Coin de Table, este último reunió a varios iconos del movimiento simbolista alrededor de una taza, entre ellos a los poetas Arthur Rimbaud y Paul Verlaine. En el siglo XVIII era muy común encontrar a figuras como Jean-Jaques Rousseau, Denis Diderot o Voltaire en el café Procope de París, y ya a finales del siglo XIX e inicios del pasado Charles Dickens, William Butler Yeats, Conan Doyle, Oscar Wilde o Bernard Shaw en el café Lloyd's de Londres, lugar del que eran clientes asiduos. Ya entrado el siglo XX, el café ha reflejado su aroma en obras pictóricas del hiperrealista Edward Hopper, o en el mundo del cine, en películas como Coffee and Cigarettes, de Jim Jarmusch, o CoffeeHouse, de Pavel Koutsky.

En el presente siglo, la popularidad de las cafeterías se ha reanudado gracias a los llamados café-Internet. Incluso, el lenguaje de programación de computadora llamado Java, tomó su nombre del café que bebían sus creadores en las oficinas de la empresa Sun Systems. El grano de la isla de Java es famoso porque ahí se fundó la primera plantación europea del fruto e, incidentalmente, éste fue el último lugar del mundo en el que entró Internet.

Inmiscuido tanto en guerras, arte, tecnología y política, las características de una buena taza de dicha infusión no han cambiado en esta media docena de siglos. Según explica Ramón Aguilar: "Las cualidades de la bebida son la acidez en su sabor: a mayor acidez, mayor calidad; su aroma peculiar y su cuerpo, ya que no debe ser tan delgado como el té." Existen dos variedades de granos según su origen, el arábigo y la canéphora, también conocido como robusta. Mientras uno es más ácido y de un sabor más agradable, el otro tiene una sensación más amarga al paladar. Las distintas formas de preparar ambos son lo que le otorga un sabor único. "La mejor forma de tomar café es al estilo americano, así se pueden disfrutar realmente de sus aceites y esencias. Los europeos queman demasiado los granos. El tueste debe ser claro", asegura Aguilar.

Hoy, la industria cafetalera es una de las más importantes del orbe. Países como Brasil basan su economía en la producción del grano, y empresas como Starbucks reportan ingresos por más de cuatro mil millones de dólares anuales. Sea cuál sea tu preferencia para tomarlo, el aromático es, como lo llama Stewart Lee Allen en el libro The Devil's Cup, "la droga recreacional favorita de la sociedad cafecéntirca". Al grano.

Café o té ¿Qué es mejor para la salud?

Además de acompañar algunas comidas el té y el café ayudan al organismo aportando antioxidantes y minerales, sin embargo no es aconsejable consumir más de tres tazas diarias de ninguno de los dos 

Puede que la respuesta pase por el gusto personal, pero no es tan así. Hay recomendaciones médicas que se deben atender al momento de optar por una de estas dos populares bebidas.
Más allá de las características de cada uno se debe tener en cuenta que de ninguno de los dos se tiene que abusar y por ello, no se deben consumir más de tres tazas diarias de té o café.

El té

Respecto del té, sin importar el tipo de té que se consuma, (té negro, verde, rojo y blanco), en términos generales funciona como un excelente diurético y uno de los mejores aliados en temas de prevención del envejecimiento por su contenido de antioxidantes.

Por otra parte, ayuda a mejorar las defensas, a levantar el ánimo, reducir los niveles de colesterol y por su contenido de hierro es un buen aliado en caso de anemias.

Si se padece de hipertensión arterial o nerviosismo excesivo consultar al médico antes de consumirlo de forma habitual. Si bien se trata de un complemento para la alimentación, en ningún caso sustituye las comidas que debemos consumir dentro de nuestro día.

También es un excelente antioxidante, es decir, ayuda a prevenir el envejecimiento. Y es un gran aporte para la hidratación de nuestro organismo.

El café 

El café es rico en potasio, uno de los minerales que favorece a las contracciones musculares, incluyendo las de tipo cardíaca.

Por otra parte al contener calcio, favorece al fortalecimiento de los huesos previniendo una posible osteoporosis y también ayuda a tener una excelente dentadura. Otro de sus componentes es el magnesio, el cual se asocia en la ayuda del equilibrio del sistema nervioso.

En algunos casos ayuda a prevenir la formación de cálculos renales y biliares. Además, al contener cafeína ayuda a la memoria y la concentración.

En su dosis justa, ayuda a combatir jaquecas, también es un excelente diurético y por su contenido de cafeína ayuda en el proceso digestivo. Y aumenta tu nivel de endorfinas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada