jueves, 15 de agosto de 2013

Trucos para el Candy Crush

Ya lo decían los Borg: La resistencia es fútil. Después de rechazar todas las invitaciones por el Facebook para jugar Candy Crush, después de que mis amigos, compañeros de trabajo y hasta mi esposa me pidieran "una vida", después de ver los incontables chistes que sobré tal juego hacen en las redes sociales, por fin, al fin, decidí jugarlo un rato.

A ver a ver... ¿Cómo que tengo que eliminar gelatinas? ¿Cómo que nada más tengo un número limitado de movimientos? ¿Cómo que tengo que juntar cierto número de puntos? ¿Cómo que sí quiero jugar más me tengo que esperar a que me den más vidas o a comprarlas con Paypal?

Están locos, y luego todo es de colores pastel como en el juego de carreras de la película Ralph el Demoledor, Sugar Rush; o en una pesadilla japonesa. Y los soniditos... Pffff.

No hay nazis, ametralladoras, tanques, miras telescópicas, extraterrestres, naves espaciales, misiones de conquista de tierras, soldados en trajes exoesqueñeticos, lasers... Caray, no, de plano eso de los dulces con gelatinas no es lo mío.

Pero tenía que probarlo, al menos una vez. Y no fue una, sino dos, una en la cuenta de Facebook de mi esposa, ya que me prestó tres vidas pero no me enseñó a usarlas. También instale una versión para el iPhone y... me desesperaron. 

Lo mismo pasó con los libros de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, una vez que leí un par no me queda más que pensar que todo lo que hace el señor es una porquería.

Y luego encuentro que hay quien dice tener trucos y tips para pasar los niveles sin tener que pagar. Y yo digo ¿para qué los trucos? Si algo me enoja es que mis hijos busques trucos o parches para avanzar en los video juegos... eso es hacer tramos y no se vale. Digo, no pienso pagar por un juego que no me gusta, pero que de gustarme, buscaría el modo de retribuirle al desarrollador.

Sin embargo el Candy Crush no es nada nuevo, así como Lord Darth Vader es el padre de Luke, Bejeweld (o como se escriba) ya era popular en ese asunto de juntar tres piezas para desaparecerlas... mismo concepto del Tetris.

Así qué me doy, me rindo, vuelvo a bloquearéis en el Face y a eliminar la App del teléfono. Lo mío, lo mío , lo mío son los FSP (como Medal Of honor pues), y como en el verano me acabe de nuevo el Halo Combat Evolved, no me queda más que ir al Blockbuster a ver que rento con mis hijos en ese estilo.

Ahí los dejo con sus gelatinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada