martes, 6 de agosto de 2013

Una cápsula del tiempo para mi sobrino/a

Es oficial, seré tío de nuevo.  Al igual que con mis hijos y sobrinos, el día que nacen guardo el periódico y espero que ya de grandes disfruten de leer las noticias acontecidas en su natalicio. 

Sin embargo, para éste nuevo bebé he tenido la idea de elaborar una cápsula del tiempo. Si, has leído bien, una cápsula del tiempo, no la confundas con una "máquina del tiempo"; no es cuestión de ciencia ficción sino de guardar objetos durante una determinada cantidad de años para ser apreciados por una generación futura al menos. En este caso no será tanto tiempo, quizás únicamente sean diez años. 

Hay cápsulas del tiempo por todo el mundo, dentro de edificios, debajo de monumentos, en las paredes de algunas casas... hay algunas cápsulas del tiempo que lo han llegado a ser "sin querer queriendo". Como aquella cartera que le robaron a un tipo en Nueva York la cual el ladrón dejo dentro de una pared en construcción, en las remodelaciones la descubrieron los constructores y, afortunadamente localizaron al dueño varias décadas después. 

Hay otras cápsulas del tiempo diseñadas especialmente para tal motivo. Los japoneses poseen cápsulas con sistemas de respaldo, las cuales vigilan constantemente para mantener el control de la degradación de sus contenidos. Hay un silo que almacena semillas en el permafrost de Noruega para que, en caso de una catástrofe mundial, la humanidad pueda recurrir a ella para retomar la agricultura. 

Mi proyecto no es tan ambicioso, pero aunque parezca cosa fácil, cada elemento que guardara deberá llevar un cuidado especial para poder preservarse lo mejor posible durante mucho tiempo. 

Aquí voy a tratar de explicar cada proceso para que, si deseas imitar la idea, te resulte más satisfactorio el resultado del esfuerzo. 

La cápsula del tiempo en cuestión estará dedicada a coleccionar objetos y momentos que representen éstos meses de la gestación de mi sobrino/a; se cerrará, sellará y etiquetará el día siguiente a su nacimiento, y se abrirá hasta al menos el 2032. 

Ya le he contado la idea a mi hermana, y ha pensado en enviarme las ecografías para anexarlas. Mis hijos guardaran las bolsitas de las golosinas que coman, una vez limpias de cualquier material biodegradable serán una buena muestra de los productos que solemos consumir en éste 2013. 

Con las cámaras digitales de cada uno grabaremos testimonios de la familia, noticias y programas de la televisión, sonidos de la ciudad, opiniones de los temas del momento y por supuesto, escenas cotidianas de nuestro quehacer. 

Lo digital quedara en una memoria USB de 4 GB. Aunque también se incluirán fotos impresas. Habrá que Controlar la humedad del contenedor y como el espacio es limitado habrá que hacer una selección muy especial del contenido. 

Ahora bien, si tienes alguna idea para agregar al proyecto te la agradecería en los comentarios.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada