jueves, 26 de septiembre de 2013

El trato entre líneas

Clark Clifford, sobre su ex jefe Harry Truman:

Todas las mañanas, a las 8:30, el Presidente se reunía con su equipo de colaboradores. Un día el empleado del correo trajo un sobre azul con un regio sello lacrado y listones color púrpura. Al abrirlo, el Presidente encontró una carta del rey Ibn Saud, de Arabia Saudita, cuya salutación empezaba con estas palabras: "Su Magnificencia".

"Su Magnificencia", repitió Truman, sonriendo. "Me gusta. Muchachos, no sé cómo se refieren a mí cuando estoy ausente, pero no tengo ningún inconveniente de que en lo sucesivo lo hagan como Su Magnificencia".
Truman envió posteriormente un mensaje a las Naciones Unidas en el que apoyaba la admisión de 100,000 judíos en Palestina. Muy pronto recibió una segunda carta del rey Ibn Saud, que empezaba así: "Estimado Señor Presidente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada