jueves, 17 de octubre de 2013

El sexo y el amor pueden ocurrir juntos, pero no son lo mismo.

Científicos de la Universidad estatal de Nueva York examinaron las ondas cerebrales de 17 estudiantes (hombres y mujeres) mientras observaban la foto de la persona amada y después la de alguien conocido. La resonancia magnética detectó incrementos y descensos del flujo de sangre en el cerebro, dependiendo de la imagen, que reflejaron cambios en la actividad neurológica. Los investigadores notaron que cuando los sujetos observaban a gente que les resultaba atractiva sexualmente, se activaba una región cerebral que se encuentra en la zona opuesta al área que se veía estimulada cuando miraban la foto de la persona que los hace sentir pasión, deseo y amor. Un argumento que le da cierta razón a la teoría de José José, ¿no lo crees?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada