jueves, 27 de febrero de 2014

Haz que Marty McFly viaje a cualquier día del presente

Hoy es el día de volver al futuro

Ya está aquí! Por fin hemos llegado al día en que Marty McFly viajó en el tiempo en la película Volver al Futuro II. Ahora… ¿En dónde está mi hoverboard?

En realidad, todos los días es el Día Volver a futuro con este generador de fechas. Puede ser la fecha de hoy, o programar cualquier fecha a partir de enero de 2012 a diciembre 2015 y conseguir una foto de ello. Eso podría ser divertido para, por ejemplo, invitaciones de cumpleaños. Por cierto, la verdadera fecha en la película es el 21 de octubre 2015

Enlace: http://www.itsbacktothefutureday.com/

¿Qué podemos llevar de regalo a un enfermo en un hospital?

¿Vas a ir a visitar a un a un amigo o familiar al hospital? De seguro estás pensando en llevarle un obsequio para hacerle la convalecencia un poco más llevadera… ¿Qué puedes regalarle entonces?

  • Humectantes para labios, cara y cuerpo, y agua embotellada. Muchos hospitales tienen un clima artificial caluroso y seco.
  • Velas perfumadas. Aunque quizá no le permitan encenderlas, disimularán el olor de las medicinas.
  • Periódicos o revistas.
  • Las flores son encantadoras, pero se marchitan pronto con el calor del cuarto de hospital. Duran más las orquídeas o una planta pequeña.
  • Un libro. Ten siempre en cuenta los gustos de la persona, pero evita los de temas filosóficos densos.
  • Una lamparita para leer. Atenúa la palidez de los tubos fluorescentes, y si la lectura es la principal distracción del paciente, éste merece una buena fuente de luz a su lado.
  • Un disco compacto o un reproductor de MP3
  • Una libreta o un diario para anotar números telefónicos, pensamientos y mensajes.

¿Qué otra cosa se te ocurre?

¿Cuándo se debe renunciar a un blog?

Si bien no todas estas cuestiones se aplican a cada blog, debes considerar la respuesta de cada una de estas preguntas a la hora de tomar la decisión de renunciar al blogeo.

¿Qué metas tengo para este blog? 

¿Se están cumpliendo? ¿Estoy acercándome a lo estimado? 

¿Estoy realmente interesado en el tema?

¿Estoy obteniendo satisfacción personal al desarrollarlo? 

¿Cuantos artículos he escrito en el último mes? 

¿Tengo tiempo para mantener el blog en funcionamiento?

¿Hay alguien que lee mi blog?

¿Le dedico el tiempo suficiente?

¿Me veo a mí mismo escribiendo en este blog en 18 meses?

¿Este blog no gana nada de dinero?

¿Evoluciono al desarrollar el blog?

¿Hay otros beneficios al mantener este blog?

¿El blog me da energía o toma la energía de mí?

¿El tráfico y los ingresos crecen o disminuyen?

¿Los lectores participan? 

Si los lectores están comentando ¿Qué dicen?

¿Cuáles otros bloggers escriben sobre mi blog?

¿Tengo algo original y útil que decir sobre mi tema?

¿Qué otra cosa podría hacer con el tiempo que paso desarrollando este blog?

¿Cuál sería el impacto si retirara este blog?

 

Ahora que has tenido un momento de reflexión, ¿Qué has decidido?

Coloca los créditos a las fotos que utilices

Existe una parte en Internet que me parece ha sido totalmente ignorada: cómo dar el crédito apropiado a las fotos que usamos en la red.  Llevo algún tiempo utilizando Windows Live Writer, me parece hasta el momento el editor más cómodo para publicar en Blogger, salvo que ahora ya no guarda las fotos en PicasaWeb. Pero ni Windows Live Writer, ni Word Press poseen algún mecanismo para añadir los derechos de autor o Creative Commons que es la licencia que he utilizado mayormente, tampoco existe un apartado para colocar el nombre del fotógrafo y un subtítulo (la descripción) para cada imagen.

Me gustaría tener la posibilidad de añadir estos datos a cada imagen que uso en alguno de mis artículos. El fotógrafo merece tener el crédito tanto como el escritor.  Y es algo que no hice desde el principio, aun tengo alguno que otro artículo al que aun no le agrego los datos del autor de las imágenes. Cuando quise enviar un artículo a los editores de Microsiervos en su blog de fotografía, éste fue rechazado por esa razón. En vez de enojarme e invocar a los demonios para que los maldigan, decidí que a partir de ese momento, le agregaría a cada una el debido enlace hacia el sitio de su creador.

Lamentablemente en algunas ocasiones no encuentro en mi fototeca alguna que ilustre la idea del texto, así que recurro a Flickr.  Y apenas ayer recibí el correo de un fotógrafo del cual tomé una imagen de un rayo, Solofotones es su seudónimo, incluso busque la forma de enviarle un correo y al no encontrarlo, le he enviado un mensaje por medio del mismo portal para invitarlo a colaborar cuando él así le plazca.
En mi sitio, a las fotos a las que no le asigno créditos, por lo general son mías; pienso que debo de colocar el crédito correspondiente.  El grupo de los sitios que visitos, en su mayoría no se molestan colocar esta información sobre los autores, y con esto colaboran a promocionar esta práctica desleal.  En Flickr, puede restringir los resultados en la búsqueda de manera que solo te muestre las que están marcadas con determinado tipo de licencia.

Las que encuentres con el logo de la doble C requieren que menciones al nombre del fotógrafo y quizás, si así lo especifica, también un enlace. Aunque no hay forma de hacer esto de manera fácil, yo trato de no dejar ahora ninguna huérfana.  No existe aún un método sencillo para agregar esta información, lo ideal sería que el editor que utilizas pudiera leer la información guardada en la misma foto. Otra alternativa sería es usar la marca de agua, pero esto significa alterar la imagen y una gran cantidad de fotógrafos no quieren que lo hagas.

Me encantaría ver que Windows Live Writer o WordPress fueran capaces de cargar estos datos en los campos correspondientes para cada imagen. Me parece que esta forma es la solución más sencilla.  Por lo que yo sé, las leyes de derechos de autor en la mayoría de los países nos obligan a poner un crédito de las imágenes que utilizamos. ¿Por qué esto ha sido omitido en la mayoría de los sistemas editores de páginas web?

¿Cómo te gustaría mostrar los créditos y los títulos?

A buen sueño no hay cama dura

Tanto las camas confortables que soportan el sueño como la recámara, espacio personal e íntimo, son relativamente nuevas en la historia del género humano. El hombre prehistórico –al igual que los animales más cercanos a éste– se reunía en grupos para mantenerse caliente por la noche, con un ojo abierto, temeroso de sus depredadores, y su habitación era la cueva más cercana o cualquier refugio natural que se encontrara a su paso. No fue sino hasta el neolítico que el hombre gozó de una comodidad similar a la de la cama.

En los relatos bíblicos podemos encontrar el uso de cojines en el piso, que proporcionaban una mayor comodidad en el descanso nocturno, aunque éstos eran más bien raros, ya que estaban reservados a los reyes y clases acomodadas. La cultura egipcia, por su parte, descubriría la ventaja de elevar una superficie por encima del piso destinada al sueño, alrededor del año 3400 a.C. El rey Tutankamon descansaba en una cama de ébano y oro, lo cual nos habla de lujo, pero no necesariamente de comodidad: las camas eran cortes de madera estrechos y no muy largos que durante el día servían como sillones. Este mismo periodo, la gente del pueblo seguía durmiendo sobre pulas de hojas de palma en algún rincón de la habitación.

Los nobles de Babilonia dormían en camas de metal con incrustaciones de joyería, las que, se creía, ejercían poderes mágicos sobre el sueño. A esta tendencia se sumarían los griegos, quienes llevaros el concepto de “confort” a un nuevo nivel, creando, además, la ropa de cama a base de pieles y telas. Las almohadas ricamente decoradas se convertirían en un símbolo de estatus. Pero el lujo verdadero en materia de camas llegaría con el Imperio Romano, generalmente decoradas con oro, plata o bronce. Para estas camas ya se incluirían colchones rellenos de carrizo, heno, lana y pieles. También es a los romanos a quienes se atribuye la invención de la cama de agua, ya que fueron ellos los primeros en desarrollar un saco relleno de líquido, el cual proporcionaba un nuevo paradigma de descanso, distinto al que las camas regulares podían brindar. (1) 

A la caída de Roma, el lujo en el descanso quedaría rezagado por siglos. (2) Sin embargo, el hombre medieval redescubriría los beneficios de la cama, construyendo una especia de bastión para este fin, una estructura que protegiera a aquel que dormía de los ladrones y asesinos en sus rondas nocturnas. El caballero medieval usualmente dormía sentado solamente con almohadas, un cabezal y con la espada lista para ser usada pendiendo de uno de los postes de la cama. La cama era también escenario del parto y el lecho de muerte, por lo que constituía el punto del comienzo y fin de la vida, volviéndose, de este modo, un lugar muy personal y estrechamente vinculado a los afectos. (3)

Las camas de los nobles de la Edad Media, más allá del estamento guerrero, tenían postes y cortinas que las dotaban de una mayor intimidad, ya que eran un ámbito construido ex profeso para la pareja y, con ello, para el sexo. Así, la cama se erige como el lugar de las pasiones carnales.

Con la llegada del Renacimiento, la cama comenzó a recuperar la comodidad y la grandeza antes vistas en Roma. Inicialmente, fueron los italianos y franceses quienes fabricaron estos muebles. Las camas alcanzaron nuevos niveles de opulencia, gracias a sus tamaños inusuales, así como a las mantas de seda brocada y terciopelo; en el museo Victoria y Alberto se exhibe la cama más grande del mundo –68 personas caben en ella y sus medidas son cinco metros y medio de ancho más de tres y medio de largo.

Luis XIV era conocido como un gran fan de permanecer en cama por lapsos prolongados, por lo que, frecuentemente las reuniones de la corte se llevaban a cabo alrededor de ella. Este rey tenía 413 camas, que ponían de manifiesto su especial gusto por la ostentación y variedad en torno a dicho mueble. (4)

La cama de armazón de hierro con colchón de algodón aparece a fines del siglo XVII, creando un espacio más atractivo para el sueño y menos atractivo para los insectos, ya que hasta ese momento toda clase de pequeñas alimañas habían sido aceptadas como parte de una cama, aun en las habitaciones de la realeza.
Entre los siglos XVIII y XIX se popularizó la expresión “sleep tight” del inglés –literalmente, “dormir apretado”–, que en la actualidad tiene la connotación de “dormir tranquilo y cómodo”, (5) porque entonces los colchones se colocaban sobre sogas que los mantenían fijos a la base de la cama y que debían ser amarradas constantemente.

Hasta el siglo XIX, la recámara había sido el lugar en donde se recibía a las visitas, de modo que era un espacio casi público, la cama incluso podía estar relacionada con esta vida pública llevada a la habitación. Este mueble tenía una clara función social de ostentación que debería ser vista por el resto de la sociedad circundante; las connotaciones de intimidad y cercanía de la cama –lugar a donde no de invita sino exclusivamente a las personas con quienes se comparten vínculos afectivos– son entonces bastante modernas:

“El dormitorio se ha convertido en uno de los ámbitos más “privados” y más “íntimos” de la vida humana. Al igual que la mayor parte de las funciones corporales, también el “dormir” es algo que se ha ido relegando cada vez más, a la trastienda del trato social”. (6)

En las primeras décadas del siglo XX, los colchones de resortes cubiertos con tapiz y las fundas de cama comenzaron a cobrar importancia en el mercado, y además se introdujo el futón (7) en Norteamérica. Para 1950 aparecieron los colchones y cojines hule espuma y, diez años más tarde, reapareciera triunfalmente la cama de agua, acompañada por las camas de posiciones ajustables que invitaban a disfrutar con mayor gusto en el lecho.

Para la última década del siglo XX, la comodidad en el descanso era ya un imperativo. El 1999, la cama queen-size tendría los más altos niveles de venta en Estados Unidos, superando por primera vez a la cama matrimonial, en respuesta evidente a la evolución del hombre: con el aumento de las expectativas de vida, se aumentan también los años de duración de un matrimonio y, ¿quién, después de más de 20 años de dormir con la misma persona, no necesita su propio espacio?

La cama es un lugar tan importante en la vida cotidiana que incluso es objeto de refranes y dichos populares, como:

“En la cama y en la cárcel se conocen los amigos”

en el que la cama cobra connotaciones negativas y de enfermedad; sin embargo, dicho mueble engloba una serie de connotaciones sexuales que dan lugar a expresiones como:

“Esos zapatos, debajo de mi cama”

o el verbo encamar y sus derivados, como encamable, que describe a la persona que resulta atractiva sexualmente. De este modo podemos ver cómo la cama, al ser el escenario por excelencia de las relaciones sexuales, ya sea reproductivas o recreativas, se ha ido llenando de una carga semántica relativa a las actividades amatorias, por lo que muchas veces la relación inmediata en la mente de las personas al escuchar la palabra cama es en este sentido. (8) El mismo Kama Sutra ha sido relacionado con la cama en un fenómeno conocido comoetimología popular –se cree que ambos términos están relacionados a sus etimologías–; sin embargo, Kama es el dios hindú del amor, cuyo nombre nada tiene que ver con el celto-latín camba, que da origen a la palabra cama.

Reflexionando un poco podemos asociar la historia de la cama con la evolución de la civilización: mientras más compleja se han vuelto las culturas, mucho más cómodo tenía que ser el espacio en el que –literalemente– se gestan sus “sueños de grandeza”.

Cama según la Wikipedia

Una cama es un mueble que se utiliza para dormir, aunque también suele usarse para otras actividades: leer, sentarse, descansar, saltar, tener relaciones sexuales, comer, jugar (sobre todo los niños), reposar en períodos de enfermedad, etc.

Bibliografía

(1)Edward Lucie-Smith, Breve historia del mueble, Madrid, España del Serbal, 1993.
(2)Mary Bellis, inventora y curadora de galerías de arte electrónica, apunta en su “Historia de la cama” –disponible enwww.inventors.about.com/library/inventors/blbed/html
(3)Elias Norbert, El proceso de la civilización, México: F.C., 1997.
(4)Éste y muchos otros datos similares en torno a la relación de personajes célebres con sus camas se pueden encontrar en el sitio oficial de The better sleep council,www.bettersleep.org/Mattressology/bed_in_history.asp
(5)The Oxford English Dictionary apunta que el adverbio tightlysignifica “apropiadamente”, “bien” o “efectivamente”.
(6)Elias Norbert, op. cit., p203.
(7)El futón es una especie de colchón de algodón que sirve ya sea para dormir o bien a manera de asiento.

miércoles, 26 de febrero de 2014

¿Redes sociales o sociedades enredadas?

"El surgimiento de esta sociedad enredada no puede ser entendido sin la interacción entre estas dos tendencias relativamente autónomas: el desarrollo de nuevas tecnologías de información y el intento de la vieja sociedad de reinstrumentarse a sí misma utilizando el poder de la tecnología para servir a la tecnología del poder."

(Manuel Castells en "La revolución de la tecnología de la información")

Soluciones complejas a problemas sencillos

Viajando anoche por auto con mi hijo, recordamos aquello de las plumas americanas y los lápices rusos en la carrera espacial. Para no enredar más las cosas, les expongo aquí dos casos de problemas simples con soluciones simples... o problemas complejos con soluciones simples... o personas complejas con soluciones complejas... o personas inteligentes con soluciones simples a un problema cualquiera.

Problema
Cuando la NASA comenzó con el lanzamiento de astronautas al espacio, averiguaron que los bolígrafos no funcionarían en gravedad cero (la tinta no bajaría hasta la superficie a escribir).

Solución A
Resolver este problema, les llevo una década y 12 millones de dólares. Desarrollaron un bolígrafo que funcionaba bajo gravedad cero, al revés, debajo del agua, prácticamente en cualquier superficie incluyendo cristal y en un rango de temperaturas que iban desde menos de la congelación hasta más de 300 grados.

Solución B
¿Y que hicieron los rusos? Los rusos utilizaron un lápiz!

Problema
Uno de los más memorables casos de estudio de la gestión japonesa fue el caso de la caja de jabón vacía, ocurrido en una de las más grandes empresas de cosmética de japón. La compañía recibió la queja de que un consumidor había comprado una caja de jabón que resultó estar vacía. Inmediatamente las autoridades aislaron el problema a la cadena de montaje, que transportaba todas las cajas empaquetadas de jabón al departamento de reparto. Por alguna razón, una caja de jabón pasó por la cadena de montaje vacía. Los altos cargos pidieron a sus ingenieros la solución del problema.

Solución A
Tan rápido como les fue posible los ingenieros trabajaron duro para idear una máquina de rayos X con monitores de alta resolución manejados por dos personas para vigilar todas las cajas de jabón que pasen por la línea para asegurarse que no estén vacías. Sin duda, trabajaron duro y rápido.

Solución B
Pero cuando a un empleado común en una empresa pequeña se le planteó el mismo problema, no entró en complicaciones de rayos X, etc. en lugar de eso obtuvo otra solución. Compró un potente ventilador industrial y lo apuntó hacia la cadena de montaje. Encendió el ventilador, y mientras cada caja pasaba por el ventilador, simplemente salían volando fuera de la línea las que estaban vacías.

Moraleja: ' No te compliques! Concibe la solución más simple posible al problema. Así que aprende a céntrate en las soluciones, no en los problemas.'

¿De dónde vienen las pelusas que aparecen en el ombligo?

La pelusilla del ombligo es la acumulación de fibras sueltas en el ombligo. Muchas personas descubren que, al principio y al final del día, ha aparecido una pequeña bola de pelusa en el ombligo. El porqué ha sido objeto de conjeturas durante muchos años, pero en 2001 el doctor Karl Kruszelnicki de la Universidad de Sydney (Australia) realizó una encuesta sistemática para obtener datos sobre la pelusa del ombligo. Sus principales hallazgos fueron los siguientes:

La pelusa del ombligo consiste principalmente en las fibras sobrantes de la ropa, mezcladas con piel muerta y algo de vello. La pelusa se desplaza de abajo arriba y no al revés como sería más "verosímil". El proceso migratorio es el resultado de la fricción del vello corporal con la ropa interior, que arrastra las fibras sueltas hacia el ombligo.
Las mujeres tienen menos pelusilla en el ombligo debido a que su vello corporal es más fino y corto. Por el mismo motivo, los hombres mayores, por tener pelos más ásperos y numerosos, acumulan una mayor cantidad de pelusa.

La coloración azul se debe a la existencia de fibras azules en la mayor parte de las prendas de vestir.La existencia de pelusilla en el ombligo no reviste ningún peligro para la salud. La dedicación del doctor Kruszelnicki para resolver este misterio le valió una recompensa en 2002, cuando recibió el premio Ig Nobel por la Investigación Interdisciplinar.

Graham Barker, de Perth (Australia), está en el libro Guinness de Récords por acumular la mayor cantidad de pelusa umbilical. Ha estado coleccionando su propia pelusilla casi todos los días desde el 17 de enero de 1984, y produce alrededor de 3,03 mg cada día. Al contrario de lo que dice el estudio del doctor Kruszelnicki, su pelusa tiene un tono más bien rojizo, a pesar de que no suele llevar ropa roja.

Cuanto más rápido lo lees, más fácil se entiende

P057 C1FR4D0:

C13R70 D14 D3 V3R4N0 3574B4 3N L4 PL4Y4 0853RV4ND0 D05 CH1C45 8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4, 357484N 7R484J4ND0 MUCH0 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0 D3 4R3N4 C0N 70RR35, P454D1Z05, 0CUL705 Y PU3N735. CU4ND0 357484N 4C484ND0 V1N0 UN4 0L4 9U3 D357RUY0 70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0 4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4. P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 110R4R,P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LLO. C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 L1364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R. S4LUD05 Y 83505.

Las leyes fundamentales de la estupidez humana

Recogidas en el libro Allegro ma non troppo (1988), del historiador económico italiano Carlo Maria Cipolla (1922 - 2000).

Primera Ley Fundamental: Siempre e inevitablemente todos subestiman el número de individuos estúpidos en circulación.

Segunda Ley Fundamental: La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona.

Tercera Ley Fundamental (o de Oro): una persona estúpida es aquella que causa pérdidas a otra persona o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas.

Cuarta Ley Fundamental: Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento, lugar y circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

Macroanálisis y Quinta Ley Fundamental: La persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe.

Corolarios de Giancarlo Livraghi, recogidos en El Poder de la Estupidez. Segunda parte, de septiembre de 1997.

Primer Corolario: En cada uno de nosotros hay un factor de estupidez, el cual siempre es más grande de lo que suponemos.

Segundo Corolario: Cuando la estupidez de una persona se combina con la estupidez de otras, el impacto crece de manera geométrica; es decir, por multiplicación, no adición, de los factores individuales de estupidez.

Tercer Corolario: La combinación de la inteligencia en diferentes personas tiene menos impacto que la combinación de la estupidez, porque (Cuarta Ley de Cipolla) "la gente no estúpida tiende siempre a subestimar el poder de daño que tiene la gente estúpida".

Carácter, actitud y pose

Así como huesos, músculos y piel sustentan, mueven y recubren respectivamente nuestro cuerpo, tres conceptos inorgánicos hacen lo propio con nuestra forma de ser: el carácter, la actitud y la pose.

Carácter
El carácter, de origen interno, es quizás la más irracional de las tres cualidades, pues procede de la fragua genética y de una alfarería social moldeada en edades y tiempos sobre los que aún ejercíamos escaso control.

Como la constitución ósea, un carácter firme y recio puede ser un buen soporte para sobrellevar las cargas más pesadas. Pero también un exceso de dureza y rigidez puede ser contraproducente, si es flexibilidad, más que resistencia, lo que las circunstancias demandan.

A menudo se confunde la fortaleza de carácter con el mal carácter, pero en realidad es sólo una cuestión de exteriorización, pues las malas conductas siempre se ponen más fácilmente de manifiesto. La fuerza del buen carácter, edificado sobre la adaptabilidad y la capacidad de conciliación (que no conformidad), habitualmente se menosprecia o se llega a confundir con debilidad por no ejercer voluntariamente la imposición.

Actitud
La actitud también tiene un origen interno pero, a diferencia del carácter, parte de una motivación más racional y voluntaria. Aunque no siempre es fácil afrontar las situaciones con la actitud más adecuada, esta cualidad suele ser el resultado de una intención de actuar (o de no hacerlo) para lograr un objetivo.

La actitud es el músculo, mejor o peor entrenado, que nos pone en movimiento; ya sea para cambiar de estado en un entorno estático, o para mantener una posición estable en un escenario cambiante y adverso. La motivación última de nuestra actitud puede ser loable o deleznable, pero siempre estará caracterizada por una intención voluntaria de autocomplacencia, y cierta capacidad de control.

Pose
La pose, aunque protectora como la piel y a veces necesaria para suavizar la imagen visceral, suele tener más que ver con el adorno estético para complacer a las miradas ajenas. La finalidad, por tanto, es externa, ya que su objetivo es proyectar una imagen maquillada a ojos de los demás. Al no proceder de una motivación autónoma y realmente de propia, sus objetivos también serán más superfluos.

Parece razonable pensar que una personalidad equilibrada será la que reúna de manera proporcionada estos tres aspectos. En efecto, dado que el carácter es una cualidad sobre la que tenemos poco control, una personalidad sesgada desmesuradamente sobre esta variable parece una candidata probable a la insatisfacción y la infelicidad (salvo que nuestro carácter esté totalmente alineado con la predominante mezquindad de este mundo).
- o -

Por otra parte, cualquier individuo que priorice la pose sobre los otros atributos, estará haciéndose una paupérrima declaración de intenciones a sí mismo. Así que, aunque buena parte del ruido social y mediático incita a este comportamiento (y es cierto que la pose en estado puro a veces tiene una insolente recompensa), no parece la mejor de las opciones para alguien con ciertas inquietudes metaestéticas.

Nos queda entonces la actitud como eje intermedio y principal mecanismo conductor en el camino hacia el equilibrio y la personalidad verdadera. Lástima que no siempre (casi nunca, en realidad) baste con proponerse las cosas para conseguirlas. Pero eso tampoco es razón para rendirse, pues nadie ha dicho que fuese una empresa fácil...

Conjuras del destino

  • En la carretera, durante un atasco de tráfico, por mucho que lo cambiemos nuestro carril siempre será el que más lento avance.
  • Con toda probabilidad, al ir a pagar en el supermercado, la cola de la caja en la que nos pongamos permanecerá irremediablemente estática mientras contemplamos como las demás se despachan con fluidez.
  • Si tenemos lesionado el dedo gordo del pié izquierdo, todos los obstáculos del camino se esmerarán en afinar su puntería para golpearnos certeramente en dicho punto.

¿Casualidad? ¿Ley de Murphy? No, sencillamente atención selectiva.

Picando piedra

Aunque no recuerdo bien la fuente, probablemente fue algún afamado gurú de la motivación el que primero fabuló y relató la historia de un peregrino medieval que, a su paso por la capital de Francia, se encontró con una cuadrilla de hombres que trabajaban esforzados, golpeando sus metálicas herramientas contra la dura roca, en el marco de lo que parecía un nuevo gran proyecto urbanístico de la ciudad.

Tras detenerse a observar atentamente a tres de ellos, los cuales parecían estar realizando idéntica labor, se dirigió a uno de los hombres, que parecía bastante contrariado, y le preguntó: "Señor, ¿qué es lo que hacéis?", a lo que el trabajador, sin detenerse ni devolver la mirada, respondió de mala gana: "¿Acaso no lo veis? Estamos picando piedra".

A cierta distancia, un segundo hombre llevaba a cabo las mismas tareas, pero su semblante no mostraba signos de enfado. El peregrino se dirigió hacia él y le preguntó: "Señor, ¿qué es lo que hacéis?". El hombre dejó el pico por un momento, se secó con la mano el sudor de su frente y, mirando al peregrino sin aparente emoción contestó: "Estamos levantando una columna".

Un poco más lejos, un tercer hombre realizaba idénticas acciones, pero había algo en su actitud que irradiaba entusiasmo. Intrigado, el peregrino se aproximó hasta donde estaba y repitió la misma pregunta: "Señor, ¿qué es lo que hacéis?". El hombre, con una notoria sonrisa y grandes ademanes, dejó caer el pico agradecido y deseoso de poder entablar conversación. Mientras señalaba y movía sus manos, como intentando representar en el vacío una forma imaginaria, exclamó con vehemencia "¡Estamos construyendo la catedral de París!".

¿Y tú? en la analogía laboral que sugiere esta simplista moralina, ¿dentro de qué categoría te consideras? ¿Picas piedra? ¿Construyes catedrales? ¿O acaso es ya tal el cansancio de gastar el cincel en pos de ficticias iglesias de credos ajenos, que te das con un canto en los dientes y te conformas con imaginar que levantas alguna que otra columna, aquí y allá?

La cotorra que decía un millón de palabras

"Erase una cotorra que decía
un millón de palabras cada día.
Y con grandilocuencia
desgranaba mil floridas sentencias
sin saber que al final de la jornada
no había conseguido decir nada.
Pájara majadera e insensata,
cierra ya el pico y no nos des la lata.
Cotorras hay con sombrero y corbata
que cuando abren el pico meten la pata."

(Vainica Doble)

El arte de tener razón

Confieso que, en estos tiempos que corren, empiezo a observar el clima dialéctico imperante no sólo ya con distante desagrado, también con creciente inquietud.

Por un lado está el ruido; el barullo azuzado y las interferencias (con más frecuencia intencionadas que casuales) que convierten el canal de comunicación en un mero discurso de entropía e información nulas, porque uno ya sabe lo que va a decir cada cual mucho antes incluso de que abran la boca.

Por otra parte está el completo desdén hacia el contenido, pues de cara a la rentabilidad buscada, parece bastar con que las estridentes formas alcancen la suficiente resonancia.

Todo ello recuerda mucho a las retorcidas estratagemas que ya recopiló Schopenhauer hace casi doscientos años en su "Dialéctica erística", un completo recetario para dominar el arte de la vana disputa, en el que lo importante no es tener razón, sino aparentar que se goza de ella, aunque sea de forma ilícita.

Algunas obvias, otras más sutiles, el texto del filósofo recoge hasta 38 prácticas y artificios para subvertir los argumentos del adversario. Diríase que este compendio es la hoja de ruta de algunos de los políticos y proclamadores de la verdad que infestan el panorama actual, como si estuvieran participando en una competición por ver quién cumple y anota más muescas en esta checklist de subterfugios y falacias.

La lectura de este breve manual, de terminología a veces un poco áspera pero de asequible comprensión, es recomendable para todo aquel que, independientemente de su signo u orientación ideológica, no se conforme con el mensaje aparente de los discursos, ni siquiera de aquellos que le resulten más afines.

Invito a los espíritus inconformistas a que contabilicen las ocurrencias de cada una de las estratagemas entre los argumentos habituales de sus políticos, jefes y demás oradores del Speaker's corner. Después uno tendrá que seguir padeciéndolos a todos, pero esta vez quizás con la discreta satisfacción de no haberse dejado engañar por sus trucos y mangas de doble costura.

El arte de engañarse a sí mismo

Y hablando de la dialéctica de la distorsión, no conviene olvidar que, probablemente, la persona que más fácilmente cae en el engaño propio es precisamente uno mismo. Ya sea por comodidad, por autoprotección, por miedo o por falta de confianza, a lo largo de la historia ni siquiera la ciencia ha escapado de caer ocasionalmente en las garras de la poderosa autosugestión.

Como relataba el singular físico Richard Feynman al hablar del principio de integridad científica o de honradez a ultranza, no siempre es fácil dar la totalidad de la información y no engañarse a sí mismo. El caso que ponía como ejemplo era el de la medición de la carga del electrón.

El 1909, Robert Millikan ideó y llevo a cabo un famoso experimento que le permitió medir la carga eléctrica de esta partícula subatómica. Hoy se sabe que el valor que obtuvo no era totalmente exacto y se apartaba un ligeramente del verdadero porque el valor de la viscosidad del aire era incorrecto. Ello no le quita valor al experimento de Millikan, cuyos méritos le valieron el Premio Nobel de Física de 1923.

La curiosa historia de autoengaños tiene que ver con los experimentos y mediciones posteriores a la suya, tal y como describen las propias palabras de Feynman (que también recibió dicho galardón varias décadas después):

"[...] Resulta interesante examinar la historia de las mediciones de la carga del electrón posteriores a la de Millikan. Si uno va representándolas gráficamente en función del tiempo, se observa que cada una es algo mayor que la de Millikan, y la siguiente, un poquito mayor que ésta, y la siguiente, un poquito mayor todavía, hasta que finalmente se estabilizan en un valor más alto que el primitivo.
¿Por qué no se descubrió inmediatamente que el valor correcto era superior al de Millikan? Es una cuestión que avergüenza a los científicos —hablo de esta historia particular— porque salta a la vista que la gente hizo cosas como las que voy a explicar: cuando obtenían un valor que estaba demasiado por encima del de Millikan, pensaban que habían cometido algún error, y buscaban hasta dar con algo que les parecía que pudiera estar mal. En cambio, cuando obtenían un valor más cercano al de Millikan, no examinaban los resultados con tanta minuciosidad. De este modo fueron eliminando los valores que se desviaban demasiado y otras cosas por el estilo. Hoy ya nos sabemos estos trucos y no padecemos ese tipo de enfermedad.

Pero esta larga historia de aprender a no engañarnos a nosotros mismos —de integridad científica a ultranza— es algo que, siento decirlo, no hemos incluido específicamente en ningún curso concreto del que yo tenga noticia. Nos limitamos a confiar en que sea adquirida por ósmosis."

martes, 25 de febrero de 2014

Telemugrero

Para muestra basta un botón... los programas como Laura, la barra de programación de XHGC y en si toda la televisión abierta se les acomoda esto:

"La televisión no es vulgar y lasciva porque la gente que compone la audiencia sea vulgar y lasciva. La televisión es así simplemente porque las personas suelen ser muy similares en sus intereses vulgares y lascivos, y ampliamente diferentes en sus intereses refinados, estéticos y nobles."

(David Foster Wallace)

Cuando no se tiene más que el amor

Cuando no se tiene más que el amor
para repartir
en el día del gran viaje,
que es nuestro gran amor.
Cuando no se tiene más que el amor,
mi amor, tú y yo,
para que estallen de alegría
cada hora y cada día.
Cuando no se tiene más que el amor
para vivir nuestras promesas
sin ninguna otra riqueza
más que creer en ello siempre.
Cuando no se tiene más que el amor
para amueblar con maravillas
y cubrir de sol
la fealdad de los barrios.
Cuando no se tiene más que el amor
por única razón,
por única canción
y única ayuda.

Cuando no se tiene más que el amor
para cubrir por las mañanas
a los pobres y vagabundos
con abrigos de terciopelo.
Cuando no se tiene más que el amor
para ofrecer en oración
por los males de la tierra
como un simple trovador.
Cuando no se tiene más que el amor
para ofrecer a aquellos
cuyo único combate
es buscar la luz.
Cuando no se tiene más que el amor
para trazar un camino
y forzar el destino
en cada encrucijada.
Cuando no se tiene más que el amor
para hablar a los cañones
y nada más que una canción
para convencer a un tambor...

Entonces, sin tener nada
más que la fuerza de amar,
tendremos en nuestras manos,
amigos, el mundo entero.

("Quand on n'a que l'amour", Jacques Brel, 1956)

Tarde para la fama

Cuenta una leyenda alemana que, si bien los Reyes Magos que llegaron a Occidente para adorar al recién nacido niño Jesús eran tres y de nombres Melchor, Gaspar y Baltasar, en realidad fueron cuatro los sabios que debieron partir desde Oriente. Pero el último de ellos, Artabán, nunca logró reunirse con sus compañeros de viaje ni alcanzar después su destino geográfico.

Artabán acudía al encuentro de los otros Reyes en el zigurat de Borsippa, una importante ciudad de la antigua Mesopotamia (actual Iraq), y llevaba consigo una triple ofrenda compuesta por un diamante protector de la isla de Méroe, un pedazo de jaspe de Chipre, y un fulgurante rubí de las Sirtes. Su primer camino se interrumpió al toparse con un viejo moribundo y desahuciado por bandidos, al que curó las heridas y ofreció el diamante. Cuando llegó al lugar de encuentro previsto, sus compañeros ya habían partido.

Continuó pues su viaje en solitario, pero al llegar a Judea, tarde de nuevo, no encontró a los Reyes ni al Redentor, sino al ejército de Herodes degollando a niños recién nacidos. A uno de los soldados ofreció el rubí a cambio de la vida de uno de los inocentes, pero sorprendido en el canje, fue arrestado y encarcelado en el palacio de Jerusalén.

Allí permaneció durante treinta años, a lo largo de los cuales le iban llegando noticias y ecos de los prodigios del Mesías, Rey de Reyes, al que él había querido ir a adorar. Con la absolución y errando por las calles de Jerusalén, recibió el anunció la crucifixión de Jesucristo y encaminó sus pasos al Gólgota para ofrecer la adoración largamente postergada.

Pero en su camino reparó en un mercado en el que una hija estaba siendo subastada para liquidar las deudas su padre. Artabán se apiadó de ella y compró su libertad con el pedazo de jaspe, la última ofrenda que le quedaba.

Es entonces cuando Jesucristo murió en la Cruz: tembló la tierra, se abrieron los sepulcros, los muertos resucitaron, se rasgó el velo del templo y cayeron los muros. Una piedra golpeó a Artabán y entre la inconsciencia y la ensoñación, se presentó una figura que le dijo: "Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste". Desorientado y exhausto Artabán preguntó: "¿Cuándo hice yo esas cosas?", y con la misma expiración recibió la respuesta: "Lo que hiciste por tus hermanos, lo hiciste por mí". Y con el Redentor se elevó a los mismos cielos que en su juventud le guiaron en pos del destino finalmente alcanzado.

Así fue como Artabán, el cuarto Rey Mago, llegó tarde para la fama, pero no para la gloria.

Hacerse el loco

Todo el mundo, alguna vez, ha optado por desentenderse de alguna cuestión que le atañe personalmente, fingiendo no ver o enterarse de algo a fin de evitar una incomodidad. Es lo que se conoce como hacerse el loco, el sueco o el longui.

De forma ocasional puede ser perfectamente disculpable e incluso necesario como mecanismo de defensa. Pero algún caso hay también de quien lo toma como actitud permanente ante la vida, haciendo orgullosa gala de su arresponsabilidad.

Son estos últimos los que, cuestionados, suelen responder con un "yo soy así" y un "no lo puedo evitar". Y en esta presunta inmutabilidad de la naturaleza impuesta basan toda la defensa de su cómoda fortaleza. A menudo, como alegación refranesca, se acogen a la máxima "yo soy yo y mis circunstancias".

Pero esta frase truncada, y por tanto malinterpretada, tiene en su versión original (la de Ortega y Gasset) precisamente el sentido contrario al que comunmente se le da. "Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo" sugiere justamente lo opuesto: no dejarse abatir por los propios hechos o limitaciones, declarando que sólo hay redención posible en hacerles frente.

Otros hay que convierten su locura de conveniencia en todo un modo de vida, pretendidamente rebelde y bohemio, con esa aureola artística que rodea siempre a una supuesta demencia. Incluso alguno recurre de nuevo a citas literarias y filosóficas, recordándonos que ya Erasmo de Rótterdam elogiaba la locura.

Otro argumento erróneo, pues cualquier figurada estética de dicha posición pierde bastantes puntos cuando, tras una revisión más precisa del Encomium moriae, se comprende que en esta obra el término "locura" se usa como sinónimo de necedad, estulticia y estupidez.

Por todo ello, no es genuino el loco que lo es por distracción o exageración intencionadas, pues a tal intención contribuyen el juicio y la razón, y es precisamente su pérdida la verdadera locura.

Una información exacta

Creo que fue en algún texto de Martin Gardner (aunque mi recuerdo es difuso y agradecería que alguien me pudiera confirmar o refutar los detalles) donde hace ya bastante leí la historia de un explorador extraterrestre que llegaba de visita a nuestro planeta con el noble propósito de recopilar todo el saber y conocimiento humano.

La metodología del singular visitante se basaba en transcribir cada libro, cada documento y cada pieza de información existente sobre la faz de la Tierra, codificando sus caracteres mediante un equivalente numérico y encadenando estos dígitos en una larguísima ristra de cifras, como por ejemplo: 72948105483264...

Después de haber codificado todo el acervo cultural de nuestra especie obteniendo una cadena de números de longitud nada despreciable, se limitaba a añadir un cero y una coma decimal al principio de la misma (0,72948105483264...). Acto seguido, tomaba una pequeña vara de cierta longitud (digamos L) y con un pulso firme realizaba una delgadísima muesca justo en el punto infinitesimal en el que ésta dividía la longitud del palo en la proporción exacta indicada por la ristra completa de cifras. De esta forma, todo el conocimiento humano quedaba condensado en un simple trazo, ocupando un mínimo espacio y carga en el vehículo espacial de este extraterrestre recolector de información.

La técnica de este original cuento toparía en la práctica con las limitaciones inherentes no sólo a la exactitud y precisión de los instrumentos que sería necesario utilizar para medir y marcar la varilla, sino a la propia estructura de la materia, pues ni siquiera alcanzando el nivel atómico nos daría capacidad para registrar el contenido de un ejemplar del periódico.

lunes, 24 de febrero de 2014

Monos que pintan monitos

"Media docena de monos, provistos de máquinas de escribir, producirá en unas cuantas eternidades todos los libros que contiene el Museo Británico."
(Variante del Teorema de los infinitos monos)


Cada cierto tiempo aparece, en los telediarios o en los periódicos, alguna noticia sobre orangutanes, elefantes y otros animales que parecen demostrar habilidades artísticas cuando se les proporciona un lienzo y un pincel (convenientemente adaptados a su anatomía).

Uno de los casos más famosos fue el del chimpancé Congo, quien, apadrinado por Desmond Morris (autor, entre otros libros, del conocido "El mono desnudo"), se convirtió en un afamado pintor durante la década de los cincuenta del pasado siglo, contando incluso con ilustres defensores de su arte, como Pablo Picasso.

Estos casos ponen de manifiesto la importante dosis de subjetividad que existe en la apreciación de esa delgada y borrosa frontera que separa lo que es y lo que no es arte. Personalmente, yo no estoy de acuerdo con la manida máxima de que TODO sea o pueda ser arte, o de que todo el mundo sea artista en cierta medida, incluso sin pretenderlo. No creo que sea así, al menos simultáneamente y desde un mismo punto de vista. Se podría argumentar, de manera informal, que si fuese de ese modo, la propia palabra "arte", por implícita, carecería de significado. Bien es cierto que lo que unos pueden entender por arte, otros no lo incluirían en ese concepto y, claro, reuniendo las opiniones y gustos de todo el mundo, al final cualquier cosa podría llegar a ser arte para alguien en algún momento. Pero no se trata de eso.

Probablemente, cualquiera de nosotros, aunque seamos incapaces de expresar en palabras o de hacer entender a los demás nuestro particular concepto de arte, podemos reconocerlo perfectamente cuando lo encontramos. No obstante, tratando de dar una definición más formal de mi percepción del asunto, he encontrado cinco aspectos que considero indispensables para considerar una obra como arte. Los describo a continuación:

Actividad humana
Consultando diferentes definiciones del término arte en distintas fuentes y atendiendo a las entradas correspondientes al ámbito que nos ocupa, se observa que en muchas de ellas aparece un primer factor distintivo, que es la calificación del mismo como actividad humana.

Teniendo en cuenta esta primera criba, nuestro amigo Congo quedaría fuera de la selección. Pero por ser el simio un pariente cercano, casi de la familia, vamos a concederle el beneficio de pasar por alto este detalle y le haremos también partícipe de las siguientes rondas comparativas.

Técnica
Una segunda exigencia que se hace evidente en las definiciones oficiales es la necesaria presencia de cierta habilidad, destreza o técnica en el proceso. Este es quizás el punto fuerte merced al cual ciertos animales especialmente hábiles pueden inducir a la ilusión de parecer artísticamente expresivos por el mero hecho de disponer de maña suficiente como para manejarse con las pinturas.

Desde nuestra perspectiva, sus obras pertenecerán siempre a una corriente abstracta, aunque puede quedarnos la duda de si, desde la limitada concepción de un chimpancé, su brochazo verde se corresponde acaso con una representación hiperrealista del árbol en el que duerme. En cualquier caso, sin el concurso del resto de condiciones indispensables del arte, la destreza de los animales no dejará de ser una ilusión.

Conviene aclarar que, en el arte, la posesión de habilidad y destreza no tiene por que implicar su ostentación. Se trata más bien de conocer y dominar las reglas, para luego optar por respetarlas o por saltárselas (aunque incluso pretender intencionadamente la simplicidad, improvisación y falta de rigor en el resultado puede requerir de una refinada técnica, no visible para los ojos profanos).

Estética
Otro factor fundamental, y quizá el más subjetivo, es el criterio estético. Históricamente se ha comprobado la validez perceptual de determinadas normas de belleza (relacionadas con las proporciones, los espacios, las líneas, el movimiento, etc.) cuyo conocimiento entra dentro del ámbito de la técnica. No obstante, es el juicio del artista el que en última instancia determinará el equilibrio o la composición de la pieza, en función de unos valores personales.

La principal singularidad de este factor es que de él participa no sólo el creador, también el observador o espectador de la obra, y rara vez coincidirán íntegramente los criterios de ambos puntos de vista.

Retomando el análisis del simio pintor, podemos suponer que los criterios estéticos del chimpancé pertenecerán a un nivel más elemental (preferencias de colores, por ejemplo) y serán, en general, menos elaborados que los que pueda llegar a valorar un humano.

Intención
En mi opinión, la intencionalidad es otro matiz primordial en la creación artística. El resultado, aún cuando sea fruto del aporte de grandes dosis de improvisación y azar, debe partir de una motivación o deseo expresivo del artista, así como de unas mínimas pautas y directrices de origen.

Imaginemos un pintor que olvida un lienzo vacío en un balcón durante una tormenta. La lluvia arrastra el óxido de un tejadillo y cae sobre la tela, dejando sobre la misma trazos y estelas dirigidos por el viento. Cuando la tormenta cesa, el resultado es un abstracto dibujo de tonos ocres que despierta el interés del pintor, quien decide asumirlo como obra propia sin ningún proceso adicional de elaboración. En este hipotético ejemplo no hay intención, ya que el resultado, aunque estético, es puramente casual. Cuando esto ocurre, no existe arte en la creación, aunque sí puede haberlo en la interpretación.

Este puede ser el caso de los cuadros pintados por Congo, pues posiblemente haya más intención en nuestra interpretación de su obra que en su propia elaboración.

Creatividad
Una última cualidad exigible a toda obra artística sería la creatividad, entendida ésta como la creación de algo nuevo, no necesariamente universal, pero sí que vaya más allá de una mera copia.

La simple replicación de una pieza no escaparía más lejos de la consideración técnica y, si bien la capacidad de reproducir un resultado parece en un talento adecuado y necesario en un artista, basando únicamente en ella su trabajo, éste quedaría relegado al ámbito de la artesanía, no del arte.

No sé si entre la inmensidad de cosas que nos quedan por descubrir acerca de la capacidad intelectiva de los animales (y de la nuestra propia), aguarda alguna importante sorpresa creativa. Por el momento, en nuestra siempre conservadora pretensión de humanizarlos, si queremos que nos pinten La Gioconda, lo único que podemos hacer es seguir la sugerencia de Borges: meter a varios miles de monos en un taller y esperar una eternidad.

Entre blogs y moleskines

"Ella" no sabía lo que es un blog, ni falta que le hace. Hay mayores preocupaciones en esta vida.

Del mismo modo que garabatear en un Moleskine no le convierte a uno en Matisse, Picasso o Hemingway, el hecho de tener un blog no es, en sí mismo, marca alguna de virtud o valor personal añadido.

Razones para un escribir un diario web las hay numerosas y diversas, aunque la cardinalidad del conjunto se reduce bastante al hacer la intersección con las razones para leerlo. El resto queda fuera del interés público, y dentro del ámbito más subjetivo y personal.

Economizando

En la primera clase de teoría económica, durante mi paso por la universidad, me contaron que la economía estudiaba la distribución de los recursos, que son escasos (al menos aquellos de los que se ocupa esta ciencia social), y sus diferentes usos o aplicaciones para satisfacer las distintas necesidades humanas, que son ilimitadas.

A veces me parece que, en no pocos casos, la tendencia económica actual consiste más bien en hacer negocio menguando artificialmente la disponibilidad de ciertos bienes, por un lado, y propiciando en los consumidores potenciales la inflamación de necesidades ficticias, por otro.

Considerando cubiertas las necesidades más básicas (si se es lo suficientemente afortunado), de los dos posibles caminos hacia la persecución de la felicidad: por expansión de propósitos o por contracción de necesidades, siempre me ha parecido que el segundo era el más sensato.

Aunque hay días en los que incluso parece complicado pretender una vida sencilla, mientras la decisión en este cruce de caminos siga siendo una elección personal y no una imposición externa, mantendré la esperanza.

Derechos del lector


  • Derecho a no leer.
  • Derecho a saltarse las páginas.
  • Derecho a terminar un libro.
  • Derecho a releer.
  • Derecho a leer cualquier cosa.
  • Derecho al bovarismo.
  • Derecho a leer en cualquier parte.
  • Derecho a picotear.
  • Derecho a leer en voz alta.
  • Derecho a callar.

La hora de la verdad

Escribió Lewis Carroll que a menudo preferimos un reloj que atrase un minuto al día frente a otro reloj que esté completamente parado aún cuando, dejados ambos a su libre albedrío, el segundo marca la hora correcta dos veces al día y el primero sólo lo hace una vez cada dos años.

Objetará el lector escéptico que un reloj estropeado no es útil, pues no podemos saber (si sus agujas indican las ocho en punto, por ejemplo), cuándo es realmente la hora correcta. "Bastará con no despegar la vista de la esfera y esperar a las ocho en punto", respondería el escurridizo Carroll. En cualquier caso, el reloj que atrasa no es mucho más útil si no se dan ciertas circunstancias especiales; a saber: conocer la demora de su velocidad y poder intervenir en él para corregirlo (o bien saber cuál fue el último instante en el que acertó y calcular periódicamente la diferencia de sus indicaciones con respecto a la realidad).

Por su parte, Bertrand Russell argumentaría con lúcida sencillez, que a pesar de que para un reloj detenido haya un instante en el que sus manecillas señalan la hora exacta, la información en dicho momento puede ser correcta, pero no es en esencia la verdad.

¿Cuáles son nuestros márgenes de error aceptables? ¿Aporta el movimiento más información que la estaticidad? Sin entrar en estos detalles y en otros afines (como las paradojas de Zenón), me quedo con el dato de Russell para aplicarlo al juicio crítico cotidiano: una información correcta no es necesariamente la verdad.

Veracidad vs. verosimilitud

Buscábamos la verdad y nos ofrecieron veracidad.

Nos conformamos con la veracidad pero nos dieron verosimilitud.

Creímos la verosimilitud, mas la tornaron en falacia.

Aceptamos la falacia y henos aquí en la mentira.

Y así, gradualmente acostumbrados, ni siquiera nos sentimos engañados.

Cuando no se tiene más que el amor

Cuando no se tiene más que el amor
para repartir
en el día del gran viaje,
que es nuestro gran amor.
Cuando no se tiene más que el amor,
mi amor, tú y yo,
para que estallen de alegría
cada hora y cada día.
Cuando no se tiene más que el amor
para vivir nuestras promesas
sin ninguna otra riqueza
más que creer en ello siempre.
Cuando no se tiene más que el amor
para amueblar con maravillas
y cubrir de sol
la fealdad de los barrios.
Cuando no se tiene más que el amor
por única razón,
por única canción
y única ayuda.

Cuando no se tiene más que el amor
para cubrir por las mañanas
a los pobres y vagabundos
con abrigos de terciopelo.
Cuando no se tiene más que el amor
para ofrecer en oración
por los males de la tierra
como un simple trovador.
Cuando no se tiene más que el amor
para ofrecer a aquellos
cuyo único combate
es buscar la luz.
Cuando no se tiene más que el amor
para trazar un camino
y forzar el destino
en cada encrucijada.
Cuando no se tiene más que el amor
para hablar a los cañones
y nada más que una canción
para convencer a un tambor...

Entonces, sin tener nada
más que la fuerza de amar,
tendremos en nuestras manos,
amigos, el mundo entero.

("Quand on n'a que l'amour", Jacques Brel, 1956)

Fraudes en cajeros automáticos

Ayer pude comprobar, bastante de cerca pero sin llegar a sufrirlo directamente, el alto grado de refinamiento que están alcanzando las estafas en los cajeros automáticos.

Suelo ser bastante suspicaz con estos temas, y si ya desconfío de las máquinas en general, más aún cuando son tan sensibles a la picaresca humana. Esto me evitó picar el anzuelo de un cajero automático que en un principio me pareció algo sospechoso, y que luego resultó estar disfrazado con un falso panel frontal que no escatimaba en últimas tecnologías.

Los delincuentes hacen uso de diversas técnicas para obtener o duplicar la información de las tarjetas de crédito/débito, desde el "lazo libanés" hasta la suplantación de las ranuras lectoras en las puertas de entrada o en el propio terminal.

Ya en una ocasión en un cajero de Banamex el aparato se tragó mi tarjeta... la reporté de inmediato y la cosa no pasó mayores. Otro día, en quincena, vi la estafa del tipo que quiere ayudarte a teclear el PIN.

Siempre hay que estar alertas... los bandidos abundan. 

Antónimos equivocados

Lo contrario de subir no es bajar, sino estar parado.

Lo contrario de querer no es odiar, sino olvidar.

Lo contrario de llorar no es reir, sino estar muerto.

Sortilegio

Una pequeña bruja, de cuya hechizería soy cautivo desde un solsticio de verano, me dijo en una ocasión:


Decidida a encontrar el sentido de la vida,
resolví desvelar mi pócima escondida:

Con un poco de
sarna con gusto,
pájaro en mano,
tres en un burro y
ave que no vuela,
sólo conseguirás sentirte
como una mona vestida de seda.

Con una pizca de
perro flaco,
caballo regalado,
burro grande y
pan con pan,
conseguirás echar
pelillos a la mar.

Algo de
ojos que no ven,
oídos sordos,
pan para hoy y
mala hierba,
te darán la felicidad
de la mujer eterna.

Con
perro ladrador,
zorro dormilón,
mano dura y
piojo en costura
serás genio y figura
hasta la sepultura.

Con
hábito de monje,
grajo que vuela bajo,
cabra que tira al monte y
barbas de tu vecino
sólo conseguirás llorar
lágrimas de cocodrilo.

A todo aquel que mi conjuro no quiera seguir,
dos tazas de este caldo le habrán de servir.

El hombre que hablaba al revés

El hombre que hablaba al revés era un tipo singular.
Siempre llegaba despidiéndose y se marchaba diciendo "hola".
El hombre que hablaba al revés cantaba canciones que nadie podía entender.
El hombre que hablaba al revés daba el pésame en las bodas y brindaba en los entierros.
Pero no lo hacía de mala fe; es sólo que no podía evitar hablar al revés.

El hombre que hablaba al revés no reparaba en elogios hacia las personas que detestaba.
Escribía cartas de amor a sus peores enemigos.
Y, en Navidad, enviaba amenazas de muerte a la familia.
El hombre que hablaba al revés insultaba con frecuencia a sus cada vez más escasos amigos.
El hombre que hablaba al revés le dijo NO a la mujer de la que estaba enamorado.
Y se apoderó de él tal tristeza que no podía dejar de contarse chistes a sí mismo.

Un día, el hombre que hablaba al revés se asomó a la ventana de su pequeño apartamento en la planta 25 (¿o era la 52?).
El hombre que hablaba al revés gritó que se arrojaría al vacío para poner fin a su vida.
El hombre que hablaba al revés se despidió del cruel mundo.
Pero la multitud expectante que le observaba vio como, en lugar de caer, el hombre que hablaba al revés comenzaba a levitar ingrávido en el aire, ascendiendo lentamente hasta perderse en la lejana infinitud de un hermoso cielo azul.

Le echamos de más.

Perteneciente a una colección de cuentos de 1994.

El pez que se bebió el océano

Había una vez un pez que tenía sed. Tanta sed tenía, que comenzó a beber y no paró. "Puedo beber cuanto quiera", pensó, "el mar es grande". Pero por más agua que cruzara su gaznate, la avidez no se calmaba. Bebió y bebió durante días. Bebió y bebió durante semanas. Bebió y bebió durante meses hasta que del océano sólo quedó una minúscula gota. Y también se la bebió.

"Ya estoy satisfecho", se dijo a sí mismo, "Mi sequedad está calmada para toda la vida". Fue entonces cuando intentó nadar y no pudo. Pidió ayuda a sus amigos, pero estos habían desaparecido. ¡Se los había tragado sin darse cuenta! El pez se sintió triste porque, en un mar sin agua y sin amigos, había dejado de ser un pez. Tan triste se sentía que comenzó a llorar y no paró. Lloró y lloró durante días. Lloró y lloró durante semanas. Lloró y lloró durante meses hasta que cada lágrima derramada fue, poco a poco, llenando de nuevo el océano.

Desde entonces el mar es salado como las lágrimas.


[Perteneciente a una colección de cuentos de 1994 y publicado en el nº 0 de "Dodo", un ecléctico fanzine de los tiempos pre-internéticos]

Pequeño poema infinito

Nunca es mañana.

viernes, 21 de febrero de 2014

Otras 100 preguntas interesantes

Me encontré ésta otra lista de preguntas... Cada quien se puede acomodar las que más le plazcan.

1. Piensa en la última persona que te dijo "Te amo" ¿Crees que en verdad lo sentía?
2. ¿Saldrías con alguien de 18 años teniendo la edad que tienes ahora?
3. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste enojado y feliz al mismo tiempo?
4. ¿Le sonreirías a un(a) extraño(a)?
5. ¿Hay alguien a quien le moleste que salgas/hables con una persona?
6. ¿Hoy escuchaste una canción que te recuerde a alguien?
7. ¿Qué estas vistiendo en este momento?
8. ¿Qué tan seguido escuchas música?
9. ¿Usas mas jeans o shorts?
10. ¿Crees que tu vida va a cambiar dramáticamente antes del 2013?
11. ¿Eres una persona social o antisocial?
12. ¿Has besado a alguien cuyo nombre empiece con la letra "A"?
13. ¿Y con la "J"?
14. ¿Sabes manejar?
15. ¿Te importa que las personas hablen mal de ti?
16. ¿Vas a salir de la ciudad próximamente?
17. ¿Cuándo fue la última vez que lloraste?
18. ¿Le has dicho a alguna persona que la amas?
19. Si pudieras cambiar tu color de ojos, ¿Lo harías?
20. ¿Existe alguien que te guste por quien harías absolutamente todo?
21. Nombra algo que no te guste de este día.
22. ¿Crees que es tierno cuando te besan en la frente?
23. ¿Quién fue la última persona con la que hablaste?
24. ¿En dónde estás en este momento?
25. ¿Hay alguien que te diga frecuentemente (sin contar la familia) que te ama?
26. ¿Alguna vez has querido a alguien que no puedes tener?
27. ¿Quién fue la última persona con quien hablaste antes de dormir?
28. ¿Te enfermas seguido?
29. ¿De dónde es la playera que estás usando en este momento?
30. ¿Alguien te odia?
31. ¿Tienes botellas de alcohol escondidas en tu cuarto?
32. ¿Te gustan las películas de terror?
33. ¿Quieres perforarte la lengua?
34. Si tuvieras que eliminar un año de tu vida, ¿Cuál sería?
35. ¿Soñaste anoche?
36. ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a alguien que la/lo amabas?
37. ¿Crees estar casado(a) en 5 años?
38. ¿Crees gustarle a alguien?
39. ¿Crees que alguien esté pensando en ti en este momento?
40. ¿Tuviste un buen día ayer?
41. ¿Estabas en una relación hace dos meses?
42. ¿En las próximas 48 horas, vas a salir con alguna chica?
43. ¿Alguien te ha dicho que no quiere perderte nunca?
44. ¿Qué es la mejor parte de la escuela?
45. ¿Tienes fotos tuyas en tumblr?
46. ¿Mensajeas en clase?
47. ¿Revives cosas que ya pasaron una y otra vez en tu cabeza?
48. ¿Eras soltero(a) el verano pasado?
49. ¿Tu vida se parece a como era hace dos años?
50. ¿Qué se supone que debes estar haciendo en este momento?
51. ¿Odias a la última persona con quien hablaste?
52. ¿Eres amigable con todos?
53. ¿Algyuna vez te ha gustado alguien que jamás esperaste te iba a gustar?
54. ¿Crees poder estar en una relación por 6 meses y ser fiel?
55. ¿Eres bueno(a) escondiendo tus sentimientos?
56. ¿Crees que te gusta alguien?
57. ¿Has besado a alguien cuyo nombre empiece con "R"?
58. ¿Prefieres amigos hombres o mujeres?
59. ¿Alguno de tus amigos te ha visto llorar?
60. ¿Odias a alguien?
61. ¿Cómo está tu corazón?
62. ¿Hay algo en tu pasado de lo que detestes hablar?
63. ¿Has llorado por una chica?
64. ¿Quién probablemente está hablando mal de ti en este momento?
65. ¿Te pintas las uñas?
66. ¿Te han robado un beso?
67. Las chicas aman cuando sus novios lloran, ¿Verdad?
68. Se te han caído los pantalones en público?
69. ¿Quién fue la última persona con la que hablaste por telefono?
70. ¿Cómo luces en este momento?
71. ¿Tienes alguien con quien puedas ser completamente tú?
72. ¿Te puedes comprometer a una sola persona?
73. ¿Tienes a alguien del sexo opuesto a quien le puedas contar todo?
74. ¿Alguna vez te has sentido reemplazado?
75. ¿Te despiertas molesto(a)?
76. ¿Eres celoso(a)?
77. ¿Crees que las relaciones valen la pena?
78. ¿Estás alejandote de alguien?
79. ¿Quieres ver a alguien en este momento?
80. Menciona algo que tienes que hacer mañana.
81. La última persona que te vio llorar.
82. ¿Hay alguien que nunca vas a olvidar?
83. ¿Crees que la persona por la que tienes sentiemientos, es celosa?
84. Si la persona con la que quieres estar, estuviera aquí contigo, ¿Qué estarían haciendo?
85. ¿Superaste tu pasado?
86. ¿Alguna vez te ha gustado tu mejor amigo(a)?
87. ¿Hay alguien que sepa un secreto enorme sobre ti?
88. ¿Si tu primer amor tocara a tu puerta, pidiendo disculpas y con regalos, que harías?
89. La última persona que besaste llega a tu puerta a las 3am, ¿La dejas pasar?
90. ¿Alguna vez te ha gustado alguien que tus amigos odiaran?
91. ¿Estarás en una relación en dos meses?
92. ¿Conoces a alguien que se llame Miguel?
93. ¿Has besado a alguien llamado Mariana?
94. ¿Estabas en una relacion en Abril?
95. ¿Eras feliz con la persona que te gustaba en Marzo?
96. No mientas, ¿la última persona que llamaste por telefono era atractiva?
97. ¿Qué dice el último mensaje recibido en tu celular?
98. ¿Si la persona que te gusta te dijera que le gusta alguien más, que le dirías?
99. ¿Has besado a alguien mayor que tú?
100. ¿Cuándo cumples años?
101. Una canción.
102. ¿Alguien te ha hecho sentir 'mariposas' en el estómago?
igual nadie me manda nada y-y

jueves, 20 de febrero de 2014

Preguntas de media noche

1:  ¿Esa foto es tuya:?
2: Eres una persona monógama o eres mente abierta en las relaciones?
3: Han terminado contigo (relación)?
4: Que es lo que mas te gusta hacer en una cita?
5: Alguna vez saliste con alguien con quien no estabas realmente interesado?
6: Cuando besas a alguien por primera vez, usualmente quien lo inicia? tu o la otra persona?
7: Que parte del cuerpo de una persona es la que te parece mas atractiva?
8: Quien fue la ultima persona con la que hablaste anoche antes de ir a dormir?
9: Tendrías sexo con alguien que conociste hace menos de una hora?
10: Tendrías sexo con alguien que ni siquiera conoces su nombre?
11: Que hace que tu estomago se llene de mariposas y te haga una sonrisa gigante en el rostro?
12: Te involucrarías con alguien si el/ella tiene un hijo actualmente?
13:  Alguna vez a alguien le has gustado y te lo ha confesado?
14: Le dices a muchas personas cuando te gusta alguien?
15: Extrañas a tu ultimo novio/a?
16: Cuando fue la ultima vez que bailaste lentamente con alguien?
17: Saldrías con alguien que nunca has visto?
18: Como puedo ganar tu corazón?
19: Cual es tu signo zodiacal?
20: Que estabas haciendo anoche a las 12?
21: Cocinas?
22: Has vuelto a tener contacto con algún antiguo amor despees de 3 meses o mas sin comunicación?
23: Si estas soltero ahora mismo, te gustaría estar en una relación?
24: Prefieres salir con varias personas o te gusta mas caer en relaciones monógamas rápidamente?
25: En que rasgos físicos te fijas para un potencial interés?
26: Nombra cuatro cosas que desearías tener:
27: Eres coqueto?
28: Alguna vez besaste a 2 personas en un día?
29: Eres molesto?
30: Algunas vez saliste con alguien que conociste en las redes sociales?
31: Te has enamorado profundamente de alguien?
32: Alguien de tumblr con quien saldrías?
33: Abrazos o besos?
34: Eres muy tímido al invitar a salir a alguien?
35: La primera cosa en la que te fijas del sexo opuesto (o de tu mismo sexo si eres homosexual)?
36: Es lindo cuando un chico/chica te llama bebé?
37: Si una persona sexy te busca, pero sabes que el/ella esta en una relación, irías por el?
38: Coqueteas mucho?
39: Tu ultimo beso?
40: Has besado a mas de 5 personas desde que comenzó el 2012?
41: Has besado a alguien en el ultimo mes?
42: Si pudieras besar a alguien, quien seria?
43: Sabes con quien sera tu próximo beso?
44: Hay alguien que te guste en la actualidad?
45: Tienes actualmente sentimientos por alguien?
46: Te gusta estar en relaciones serias, o solo andar/salir?
47: Alguna vez saliste con algún amigo y comenzaron una relación?
48: eres mas feliz soltero o en una relación?

¿Cuál es el material más duro y cuál el más suave?

Si describimos dureza o suavidad en función de la densidad del material, o sea, de la cantidad de masa en un volumen dado, entonces el material más duro es el diamante, cuyos átomos de carbono tienen un arreglo cristalino. En 2012, en el Instituto Carnegie, en Washington, se sometió al diamante a presiones muy altas y se "construyó" un material más duro, pero este nos se da de manera natural, por lo que el campeón de la dureza continúa siendo el diamante.

Ese material era conocido desde tiempos inmemoriales en a India; sin embargo, luego hacía el siglo XVIII, se descubrieron algunas minas en Brasil, y en la década de 1870 se hallaron ricos campos de diamantes en Sudáfrica.

También existen estrellas de neutrones, cuya densidad es mayor a la de cualquier elemento conocido en la Tierra, pero ya nos se trata de un material formado por átomos o moléculas, sino puramente de neutrones aglutinados (recordemos que los átomos están formados por un núcleo de protones y neutrones más electrones "alrededor" de dicho núcleo. 

Si bien su fama se debe primordialmente a su su utilización en la joyería - ya que es la gema preferida para sellar el compromiso de las parejas próximas a casarse -, el diamante también sirve como herramienta de corte y pulido, o de grabado, como recubrimiento semiconductor o en componentes ópticos en láseres; además se le emplea como disipador de calor en microelectrónica de alta precisión. Hasta hace poco se empleaba en mecanismos de relojería como cojinetes de baja fricción.

En oposición, lo contrario a dureza serían los elementos menos densos, más ligeros, que son algunos gases como el hidrógeno y el oxígeno, o sólidos, como el potasio o el sodio, que serían los más suaves, aunque "suave" no es del todo preciso.

viernes, 14 de febrero de 2014

¿Cuándo se tuitean más los "Te amo"?

Es el Día de San Valentín y los usuarios de Twitter de todo el mundo están confesando su amor en línea, pero quizás en ningún lugar más que en Israel, el país que dice que esas tres palabras mágicas  I LOVE YOU en Twitter más que cualquier otro.  Según los datos publicados el viernes por Twitter, 481 millones de tweets en 116 lenguas diferentes incluyen la frase "Te amo" en 2013. 

Entre los cinco primeros países que más a menudo envían su amor en forma de tweet, Israel es el único de los primeros cinco que no está en Europa. Puede ser frío en el norte de Europa, pero los corazones escandinavos son cálidos. Suecia y Noruega fueron el segundo y tercer lugar en el envío de I-Love-Yous por Twitter, seguido de España y Hungría. 

Los Estados Unidos no son tan amorosos, ocupa una humilde 26ª posición en la lista. 
Y si bien este día auspicioso para los amantes podría parecer un momento especialmente apropiado para las declaraciones de afecto, resulta que nos decimos unos a otros "te amo" en Twitter incluso más a menudo en agosto, el mes más popular para twittear la frase en Inglés. Los hablantes de idioma francés dicen "Te amo" o Je T'aime, según sea el caso en octubre, mientras que los españoles dicen las palabras "Te Amo" con mayor frecuencia en noviembre.

martes, 4 de febrero de 2014

¿Quiénes eran los agotes?

Hoy en día, Agote es un apellido más, pero hasta bien errado el siglo XX por "agote" se conocía a los miembros de una raza maldita y despreciada, sin que se sepa a ciencia cierta cuál era el origen de esta maldición. El rechazo se reducía en que se les destinaba un sitio aparte en la iglesia, no podían subir al altar a hacer la ofrenda durante la misa, tenían un aguamanil para ellos solos y entraban en el templo por otra puerta. Un agote no podía ser ordenado sacerdote, y en sus cosas se colocaban escudos para distinguirlos. El nacido de padre agote, aunque su madre no lo fuera, era considerado agote. En alguna época, incluso, si se encontraba a algún agote anemia descalzo por los sembrados, se le quemaba el pie con un hierro candente. La propia palabra, agote, se ha empleado frecuentemente como un grave insulto. De ellos se han dicho desatinos tales como que eran unos empedernidos ladrones, que poseían un aliento nauseabundo, que sufrían gonorrea, que carecían de lóbulos en las orejas, que éstas eran más cortas de lo normal y que tampoco poseían mucosidad nasal. También se afirmaba que eran descendientes de leprosos. 

La realidad constatada es que los agotes llegaron al valle de Baztán desde el otro lado de la frontero pirenaica y se instalaron en Bezote, donde trabajaron para los señores de Ursua, en una relación feudal de vasallaje. Aunque se ha especulado mucho el origen de estas personas sigue siendo un misterio. ¿Descendientes de godos, asentados en el Suroeste galo? ¿De sarracenos? ¿De origen judío? Incluso una teoría moderna asegura que eran restos de los ejercites albigenses, traídos de Italia por alguien de Baztan. Tampoco se ha descartado que procedan de los españoles que, huyendo del dominio árabe, siguieron o Carlomagno; o descendientes de los primitivos cristianos de Pirineo: o un pueblo que vivía en eso zona con anterioridad a los cántabros.

¿Sirven las cremas cosméticas igual a hombres y mujeres?

Los productos cosméticos existentes en el mercado se pueden utilizar indistintamente en el cuidado de la piel del hombre y lo de lo mujer, ya que no hoy diferencias ni en su constitución, en su composición ni en sus funciones. Tonto el tipo de células —queratinocitos, melonocitos, células de Longerhans y de Merkel— como los fibras de colágeno y elastina, así coma los glándulas sebáceos, o de lo graso, del sudor, los vasos y los nervios de lo piel son idénticos en el hombre y en lo mujer, siempre que se comparen los mismos tipos, zonas y edades. Por otro porte, los hombres que, por necesidades de su trabajo, deben maquillarse llevan años usando los productos cosméticos femeninos sin ningún problema.

De todas formas,  hay que recordar que la piel, independientemente del sexo de su poseedor, puede ser grasa, seca o mixto: cloro, pigmentado u oscuro: más o menos sensible, etc. Por eso, hoy que adecuar los tratamientos cosméticos en función del tipo de piel que se tengo, y no del sexo al que se pertenezca.

¿Qué pasaría con la Tierra si la Luna se saliera de su órbita?

En primer lugar deberíamos explicar que un fenómeno así no escurrirá, salvo que se produzco un impacto de un cuerpo de tamaño similar o lo Luna contra nuestro satélite. Además, en este hipotético caso, sus efectos serían globales y afectarían también a la Tierra. Lo que sí sobemos con certeza es que lo Tierra y lo Luna se están alejando, lo que produce que los mareos sean menores y que, en un futuro, el sistema Tierra-Luna vaya a ser muy diferente: los dos cuerpos estarán sincronizados, se ofrecerán la misma cara y las mareas serán fijos en nuestro planeta. Esto es debido o que las fuerzas de marea que produce la Tierra en lo Luna han ido frenando rotación, hasta conseguir que su órbita de revolución en torno a nuestro planeta estén ya sincronizadas y lo Luna nos presente siempre una mismo cara. Pero también la Luna frena la rotación de la Tierra, lo que hace que la duración del día aumente dos milésimas de segundo codo siglo. El efecto en la órbita lunar de las mareas produce un alejamiento de nuestro satélite de tres centímetros por año.