lunes, 24 de febrero de 2014

Entre blogs y moleskines

"Ella" no sabía lo que es un blog, ni falta que le hace. Hay mayores preocupaciones en esta vida.

Del mismo modo que garabatear en un Moleskine no le convierte a uno en Matisse, Picasso o Hemingway, el hecho de tener un blog no es, en sí mismo, marca alguna de virtud o valor personal añadido.

Razones para un escribir un diario web las hay numerosas y diversas, aunque la cardinalidad del conjunto se reduce bastante al hacer la intersección con las razones para leerlo. El resto queda fuera del interés público, y dentro del ámbito más subjetivo y personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada