Ir al contenido principal

Hacerse el loco

Todo el mundo, alguna vez, ha optado por desentenderse de alguna cuestión que le atañe personalmente, fingiendo no ver o enterarse de algo a fin de evitar una incomodidad. Es lo que se conoce como hacerse el loco, el sueco o el longui.

De forma ocasional puede ser perfectamente disculpable e incluso necesario como mecanismo de defensa. Pero algún caso hay también de quien lo toma como actitud permanente ante la vida, haciendo orgullosa gala de su arresponsabilidad.

Son estos últimos los que, cuestionados, suelen responder con un "yo soy así" y un "no lo puedo evitar". Y en esta presunta inmutabilidad de la naturaleza impuesta basan toda la defensa de su cómoda fortaleza. A menudo, como alegación refranesca, se acogen a la máxima "yo soy yo y mis circunstancias".

Pero esta frase truncada, y por tanto malinterpretada, tiene en su versión original (la de Ortega y Gasset) precisamente el sentido contrario al que comunmente se le da. "Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo" sugiere justamente lo opuesto: no dejarse abatir por los propios hechos o limitaciones, declarando que sólo hay redención posible en hacerles frente.

Otros hay que convierten su locura de conveniencia en todo un modo de vida, pretendidamente rebelde y bohemio, con esa aureola artística que rodea siempre a una supuesta demencia. Incluso alguno recurre de nuevo a citas literarias y filosóficas, recordándonos que ya Erasmo de Rótterdam elogiaba la locura.

Otro argumento erróneo, pues cualquier figurada estética de dicha posición pierde bastantes puntos cuando, tras una revisión más precisa del Encomium moriae, se comprende que en esta obra el término "locura" se usa como sinónimo de necedad, estulticia y estupidez.

Por todo ello, no es genuino el loco que lo es por distracción o exageración intencionadas, pues a tal intención contribuyen el juicio y la razón, y es precisamente su pérdida la verdadera locura.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…