martes, 25 de marzo de 2014

¿Por qué se estudia la sexualidad?

Independientemente del estudio de la conducta sexual en los animales, la sexualidad humana se estudia con más interés y preocupación para encontrar respuestas a infinidad de acontecimientos en los que se presume tienen su raíz en la salud sexual.

Esto quiere decir, que la sexualidad de las personas se forma a partir de una herencia y un ambiente determinados que interactúan desde los primeros meses de vida. Los primeros en abordar el tema de la sexualidad en el siglo pasado y el presente fueron Henry Havelock Ellis (1859-1939) quien como médico se atrevió a abordar el comportamiento sexual. Richard von Krafftebing (1840-1902) presentó un primer enfoque serio de la psicopatología de las desviaciones sexuales; Magnus Hirschfeld (1868-1935) asumió con una mentalidad más abierta y menos deshumanizada el tema, ya que como psiquiatra se le consideró como el padre de la medicina sexual.

Con Sigmund Freud (1856-1939) se dio una rasgadura severa a la cortina que velaba aspectos más profundos en la conducta sexual adulta, ya que sus intuiciones aún repercuten en nuestras generaciones; hasta llegar con William Masters y Virginia Johnson, con su libro Respuesta Sexual Humana (1966), quienes estudiaron durante once años la sexualidad de un grupo de hombres y mujeres y los aspectos síquicos y físicos del proceso. Como podemos ver, la sexualidad no es materia de estudio para una sola rama de la medicina, pues en ella intervienen psiquiatras, fisiólogos, psicólogos, sociólogos, neurólogos, sin faltar uno que otro religioso que intenta aportar alguna orientación acerca de la sexualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada