Buscar este blog

No hay recetas para ligar sin dolor

En la dinámica de las relaciones contemporáneas, la constante es la soledad; vivimos escuchando historias de parejas disfuncionales, de noviazgos fallidos, de soltería voluntaria, de un proceso de desencanto frente al reto de establecer una relación de pareja. Cada vez hay menos románticos que verdaderamente esperan envejecer con la misma persona a su lado y, por lo tanto, cada vez somos más temerosos para conocer al otro, para acercarnos y... ligar.

Pareciera que al momento de cruzar una mirada con alguien que nos parece atractivo, una ola de timidez, acompañada de una disfunción general de nuestra capacidad expresiva, se apoderara de nuestro cuerpo; el lenguaje falla, nos volvemos toscos y decididamente, perdemos el encanto.

Hay que dejar bien claro que esto pasa tanto a hombres como a mujeres, que el nerviosismo y la desconfianza son compartidos. Nadie en su sano juicio —a menos que pase por un momento de sana locura— se atreve en estos días a romper las formas de la convivencia distante para sacar de balance al otro, para provocar una respuesta no mecánica; para estimular la pasión resguardada.

La oveja negra no puede dormir

La oveja negra no puede dormir

¿Existe la fobia a los suegros?

De acuerdo con especialistas, se trata de la socerafobia. “Es un miedo irracional creado por la mente, principalmente si hay baja autoestima”, comparte Steffano Castillo, autor de Estudio de las fobias humanas y su relevancia en la sociedad actual. El primer contacto con los padres del otro es parecido a un examen para ser aceptado en el nuevo grupo familiar. La fobia a los suegros consiste, esencialmente, en el temor o ansiedad de ser juzgado, criticado, ofendido delante de otras personas o, simplemente de no ser el compañero “ideal” que los suegros habían pensado para su hijo(a).

¿Quién inventó a zutano y a perengano?

Usamos fulano, mengano, zutano y perengano para designar a personas que no conocemos. De acuerdo con Marina Menéndez, profesora de Letras de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, se sabe que fulano y mengano vienen del árabe –fulano significa “ese” o “tal” y mengano, “quien sea”–, pero el origen de zutano y perengano es incierto.

Menéndez señala que en algunos países de América Latina, perencejo reemplaza a perengano; en la zona amazónica de Perú, peshuco equivale a fulano, y la expresión quechua imasuti, se usa cuando no se recuerda el nombre de la persona de la que se habla.

Cómo ganar un premio en la feria

¿Quieres impresionarla ganándote un oso de peluche? He aquí las mejores formas de hacerlo.

 Los juegos de feria suelen estar más arreglados que los concursos de belleza donde las participantes tienen oportunidad de "convivir" con los jueces. Pero esto no significa que tengas que limitar tus considerables actividades atléticas a proezas de gimnasio que sólo son apreciadas por tu instructor. De hecho, las pruebas de destreza que encontrarás descritas a continuación son el mejor modo de impresionar a tu novia, a tus hijos y al charlatán que pensaba que eras dinero fácil en el momento que le pediste participar.

Basquetbol

Anotar un tiro libre al aro suele ser simple, pero en las ferias usan balones sobreinflados y aros más pequeños de lo normal. Trata de encestar directo a la red, sin tocar el aro. Si intentas el tiro al tablero, la pelota rebotará con fuerza y fallarás sin remedio.

Carreras de agua

El popular juego donde impulsas un caballo hacia la meta rociando su base con una pistola de agua suele parecer imposible de superar... hasta ahora. Observa unas cuantas carreras antes de participar. Incorpórate al juego una vez que hayas detectado cuál de las pistolas es más potente que las otras (siempre hay una que se destaca), y preferentemente cuando muchos niños estén participando (quieres ganar, ¿no es así?). Comienza a disparar un segundo antes de que suene la campana de arranque y no tendrás adversario a la vista.

Pelotazo al muñeco

Como el peluche en torno al muñeco suele hacerlo parecer más grande de lo que es en realidad, es preferible que apuntes la pelota hacia el centro del cuerpo. Y no te esfuerces por sacar a relucir tu "bola rápida"; un golpe directo, sin demasiada fuerza, suele bastar para derribarlos.

Cubre el círculo con discos de metal

No es el juego más común, pero suele ser una auténtica trampa para ingenuos pues se ve muy fácil. Consiste en cubrir un círculo pintado sobre la mesa con discos metálicos de menor tamaño. El secreto es procurar colocar tu primer disco en el centro del círculo, e ir traslapando los demás alrededor del primero como pétalos en torno a una flor.

El hombre fuerte


No impulses el martillo con un movimiento rápido y poderoso. Al intentar imprimir tanta fuerza perderás la ubicación del blanco en el suelo, y tu golpe será más débil de lo esperado. Controla el golpe para que toda la cabeza del martillo haga contacto con la superficie del blanco al mismo tiempo.

Cómo ganar un premio en la feria

Gödel, Chomsky y Heisenberg entran en un bar

Heisenberg dice:
Dado que nosotros tres estamos juntos en un bar, esto debe ser un chiste. Pero no puedo decir si tiene gracia o no.

Gödel responde:
Nosotros estamos dentro del chiste, así que es imposible para nosotros decir si tiene gracia o no. Tienes que apreciarlo desde fuera.

Y Chomsky mueve la cabeza y dice:
Por supuesto que tiene gracia, lo que pasa es que lo estáis contado mal.

¿Por qué huele mal el pescado?

Cuando un pez está vivo, su  organismo contiene óxido de trimetilamina, un compuesto químico que ayuda a mantener el equilibrio  y muere, sus músculos empiezan a generar ácido láctico. Además, debido a un proceso químico, el óxido de trimetilamina, una sustancia salada, volátil, con un olor similar al amoniaco, responsable del característico tufo. 

Cuanto más tiempo permanece encerrado el pescado, más se concentra la trimetilamina y peor huele. Por eso, el desagradable hedor es un indicativo muy útil de se frescura. 

¿Quién inventó la máquina de tortillas?

A finales de los años cuarenta, Fausto Celorio convirtió el proceso artesanal de la tortilla en toda una industria capaz de abastecer las necesidades de los mexicanos. En 1947 creó la primera tortilladora automática con rodillos, alambres despegadores y troqueles. Actualmente existen alrededor de 100,000 máquinas trabajando en México, Estados Unidos y Centroamérica.

¿El tomate es una fruta o una verdura?

Hay mucha confusión sobre cómo definir los jitomates porque lo que determina si son frutas o vegetales depende de a quién le preguntes. Básicamente, se trata de una discusión entre los jardineros y cocineros.

Botánicamente, el fruto es más o menos considerado una fruta debido a sus semillas. Como Merriam -Webster señala, "en su estricto sentido botánico, [una fruta es] el ovario maduro carnoso o seco (parte agrandada del pistilo) de una planta con flores, que encierra la semilla o semillas. Duraznos, plátanos y uvas, así como las vainas de frijol, granos de maíz, jitomates, pepinos, las bellotas y las almendras, son técnicamente frutas".

El argumento fue realmente resuelto por el caso del Tribunal Supremo de EE.UU., que determinó en 1893 que el tomate podía ser vegetal, según la definición culinaria y más popular, que es lo que realmente importaba. Aunque genéticamente es una fruta de acuerdo con la secuenciación de su genoma que se realizó en 2012.

¿Por qué las señales de alto son octagonales?

Detroit instaló la primera señal de alto en 1915, pero esta primera versión era en realidad un cuadrado con letras negro sobre un fondo blanco. A partir de entonces, las señales de alto en todas las formas y tamaños proliferaron hasta 1923, cuando la Asociación del Valle de Mississippi de los departamentos de carreteras del estado creó un conjunto de estándares para todas las señales de tráfico.

Se utilizaron colores diversos hasta 1935, cuando un documento de 166 páginas llamado el "Manual de Dispositivos de Control de Tráfico Uniforme" fue creado por los ingenieros de tráfico y ampliamente adoptada . En este primer manual , sin embargo , se sugirió que la señal de alto fuera amarillo con letras en negro . No fue sino hasta la revisión en 1954 de que el manual sugiere señales de alto deben ser de color rojo con letras blancas

¿Qué es la estática de la televisión?

La estática ha desaparecido con el auge del cable y la televisión digital (excepto para los suscriptores de HBO con su famosa cortinilla), pero cuando fueron capturadas las señales con antenas, la  estática era un espectáculo habitual. La televisión con antenas siempre recogía algún tipo de señal (por ejemplo, el ruido atmosférico) y cuando las ondas de un supuesto canal no podían ahogar la estática natural en el aire, la antena emitía una señal en la pantalla. Los televisores fueron entonces diseñados para producir secuencias aleatorias de puntos blancos y negros para coincidir con la fuerza de la señal estática.

Se ha teorizado que esta estática fue causada en parte por el Big Bang.

¿Qué significan los números en un código de barras?

Esas líneas y números que se encuentran en casi todos los productos se llaman UPC (Universal Product Code) los códigos de barras se introdujeron en la década de 1970 para acelerar el proceso de compra en el supermercado. Los primeros seis dígitos sirven como identificación para el fabricante, los siguientes cinco dígitos son el número de artículo y el último dígito es un "dígito de control" que permite a los lectores saber si leen el código correctamente.

Cada uno de los 12 dígitos corresponde a las líneas y los espacios situados por encima de ellos, cada uno con un ancho específico medido en valores de uno a cuatro. Por ejemplo, el patrón para el dígito "0" es "3-2-1-1". Por suerte, contamos con escaneres que hacen la lectura para nosotros rápidamente.

Algunos "famosos" ID de fabricante son Coca-Cola de 049.000 y Quaker O030,000 . También hay patrones para determinados productos y artículos ponderados como frutas, que  comienzan con un "2", los productos farmacéuticos empiezan con el número "3" y los cupones comienzan con un "5".

¿Qué hora es en la Estación Espacial?

¿Cómo es un día en la Estación Espacial Internacional?

En el espacio se experimentan 16 amaneceres y puestas de sol en un día, y la EEI orbita la Tierra cada 90 minutos. Los astronautas duermen un promedio de 5-6 horas por día en lugar de las 7-8 horas de sueño del que disfrutan en la Tierra.

¿Qué hora es en la EEI?

El tiempo a bordo de la Estación Espacial Internacional se rige por el GMT o tiempo medio de Greenwich. Este tiempo es el que hay en una zona media de tiempo entre Houston y Moscú. Así que cuando los astronautas se despiertan cerca de las 7:00 GMT, son las 2 de la mañana en Houston y las 11 en Moscú.

¿A qué velocidad orbita?

La Estación Espacial Internacional orbita alrededor de la Tierra a 28 mil kilómetros por hora y los astronautas no lo perciben.


¿Por qué los semáforos son de color rojo, amarillo y verde?

El esquema de tres colores se basa en luces utilizadas por la industria ferroviaria en el siglo XIX. El rojo se utilizó para indicar alto, verde para la precaución y blanco para continuar. Sin embargo, el filtro rojo se caía, dejando dos luces blancas (y trenes chocando). Por ello, los filtros verdes sustituyeron la luz blanca para señalar continuar, y el amarillo se introdujo para indicar prudencia, explica Todd Van Luling en The Huffington Post.

A John Peake Knight se le acredita el sistema de semáforos contemporáneo, instalado en Londres por un breve tiempo en 1868. Pero las luces sólo se utilizaron en la noche con la policía dirigiendo el tráfico durante el día (ya que se pensaba que nadie iba a obedecer las reglas dadas por las máquinas). Después de aproximadamente un mes, una fuga de gas provocó que un semáforo explotara y quemó gravemente a un policía de guardia. Así que el sistema fue abandonado hasta 1920, cuando William L. Potts inventó el semáforo en rojo, amarillo y verde que hoy conocemos. Se utiliza junto con las señales regionales específicas hasta 1935, cuando la Administración Federal de Carreteras requiere que todas las luces sigan esta norma.

¿Por qué seguimos viendo televisión “en vivo”?

La tecnología nos da el control de cuándo y dónde vemos televisión ( Mucho ojo, al decir televisión me refiero a los programas, no al aparato cuadrado que está en la sala), y, sin embargo, aún nos sentimos obligados a ver las series, las entregas de premios, los deportes o las telenovelas lo más pronto posible.
Cada uno de los avances tecnológicos, en cuestiones de televisión, en las últimas dos o tres décadas han sido anunciadas como aniquiladores de la televisión “en vivo”; es decir, que se supondría que no tendríamos que sentarnos a esperar a una transmisión en especial a la hora a la que se le antoja a la cadena de televisión transmitirla.

El debut de la video casetera prometía no tener nunca más que correr a casa a ver a entrega de los Oscar, el Supertazón, el final de Cuna de lobos o la llegada del Juan Pablo II al país. Simplemente se debía programar la VHS y podíamos ver cualquier trasmisión cuando se nos pegara la regalada gana. Los descendientes de las VHS, las DVR, ni siquiera requieren aprender códigos secretos para programar la grabación; basta con consultar la agenda que incluye la cadena de cable en su transmisión para elegir cuáles programas quedarán registrados.

Mientas la tecnología avanzaba, tal parecía que la televisión se ajustaba mejor a nuestras ocupadas agendas. ¿Te perdiste aquel capítulo de Friends? No había problema, podías comprar después el set de DVDs con toda la temporada, o verla en Netflix, descargarla en iTunes o, asumiendo que utilizas una red de torrentes, la descargas de manera pirata. Cada nuevo invento que aparecía nos daba más control sobre cuándo y dónde veíamos nuestros programas favoritos, hasta el punto en que ni siquiera necesitamos una televisión para ver televisión (¡Que loco suena esto!). Por fin llegó la época utópica que visualizaban en el siglo XX los escritores de ciencia ficción, tenemos el poder de no estar esperanzadas a un horario.

Por supuesto que en la realidad no funciona de ese modo.

No me malinterpreten; las descargas de internet, las grabadoras y los servicios de transmisión a petición hacen todo lo que queremos, en teoría tenemos el control total, o al menos el mayor control que nos otorga nuestro presupuesto y nuestro gadgets, los cuales pueden ser un teléfono, una Tablet, una laptop o quizás una televisión con wifi integrada. Y, sin embargo, millones y millones de personas siguen viendo televisión “en vivo”. Siguen esperando el final de la novela, el partido de la selección nacional, o cualquier capítulo de nuestra serie de televisión preferida.

Cuando algún despistado se entera de que una serie ya va por la segunda, tercera, cuarta o N temporada, se apresura a ver las anteriores de inmediato, como energúmeno, lo antes posible, en el menor tiempo posible, sin parar... ¿por qué lo hacen? ¿Por qué la prisa?

Una pausa.

Antes de continuar, permítanme decirles que en México, lo regular en la televisión es ver los capítulos de una serie en orden aleatorio, en horarios cambiantes, con un doblaje pésimo y fuera de contexto.
Continuamos…

¿Por qué la gente sigue viendo televisión “en vivo”? La respuesta, a mi parecer, es: Por culpa de Internet. O para ser más específicos: las redes sociales. De lo anterior ya se ha discutido bastante; se trata del efecto “enfriador del agua virtual”… ok… me explico: en las oficinas, el sitio que ocupa el enfriador de agua sirve para entablar charlas intrascendentes y de los temas más variados. En las redes sociales se hace lo mismo… hablar de tontería y media en ratos libres, los cuales cada vez parecen ser más y más.

Twitter, Facebook, Tumblr y otras redes se han convertido en los centros para la conversación sobre aquellos temas que, en el pasado, eran las charlas que ocurrían a la hora del café o al hacer la carne asada (en el norte de mi país se acostumbra a hacer carnes asadas para convivir). En términos de medios de comunicación… en las redes hablamos sobre los más recientes programas de televisión, sobre la película más reciente, de la canción de moda… pero con un inconveniente: no podemos pedirle a los demás que se callen y no nos cuenten nada que no hemos visto.

Bueno… si puedes hacerlo… pero no te van a hacer caso.

De hecho, habrá quienes a propósito te querrán convencer de enterarte de los detalles de ese programa que no has visto… te querrán contar sobre el capítulo 17 cuando tu apenas vas en el 11. Youtube se encargará de avisarte de los avances de la nueva temporada… los blogs hablarán hasta el cansancio sobre lo que no quieres saber para no echar a perder la trama, en Twitter sabrás cuál personaje ya murió, en Facebook verás imágenes con texto alusivos. Si te conectas a Internet no podrás escapar de los spoilers.
Esto supone un dilema… si alguien te dice en una red social de qué trata el final de temporada tu…

a) Te retiras de las redes sociales por un tiempo en lo que te pones al día.
b) Aceptas que te cuenten el final.
c) Sientes la presión de ver frenéticamente todos los capítulos que te faltan antes del final.

La opción “a” es, obviamente, la respuesta correcta, y, sin embargo, la vida sin las redes sociales ya no es ni factible ni divertida.

La tecnología nos ha libreado de la cadena de tener que esperar a un horario en especial para ver un determinado programa; al mismo tiempo que nos ofrece libertad, nos esclaviza a obligarnos a estar al día y vivir bajo el yugo de las redes sociales.

Mal… muy mal.

¿Es Juego de Tronos el mejor programa de la historia?

Hubo un tiempo, hace dos o tres décadas, cuando la gente podía sentarse y ver un programa de televisión… verlo, disfrutarlo, apreciarlo, tal vez incluso recordar en una charla amena alguna parte del mismo al día siguiente - sin recurrir a los superlativos como "¡Es el mejor programa de televisión de la historia!" o " ¡Es el mejor show que alguna vez existió!” ". ¿Para qué utilizar tales expresiones? ¿Por qué no podemos simplemente verlo, sentirnos entretenido un rato y ya… nada más… sólo eso… sólo así?

Podría hacer una referencia historia a LOST, pero no… odie con odio jarocho el final de LOST y como Forrest Gump diría: No tengo nada más que decir al respecto(no soy de Veracruz, lo de jarocho lo decía el Ratón Crispin)

Lo que nos lleva al juego de tronos, la serie de fantasía (si, de fantasía) de HBO que está provocando que la gente razonable ande por ahí diciendo cosas absurdas, como que Tronos es el espectáculo más grande en la historia de la televisión; incluso mi esposa lo dice, pero no mi papá… a él le gustan las historia de vaqueros y ni siquiera ha visto la serie.

Lo admito… si, lo admito sin reparos: A mí me gusta Juego de Tronos. He visto todos los episodios. Me gusta el programa, me gustan los libros de donde proviene la trama, me encanta Tyrion , odio a Cersei , me identifico con más de uno de los personajes. De hecho, le agradezco a HBO haberme quitado de la mente ese feo sabor de boca que me dejó el final de LOST. Game of Thrones me da una agradable hora a la semana, y al igual que los Lannister, yo siempre pago mis deudas (Que no me escuchen los de Banamex porque aún debo el pago de la tarjeta de crédito). Gracias, HBO, han hecho un gran trabajo… La serie es como una película de muchas, muchas horas.

¿Pero acaso es el mejor espectáculo en la historia de la televisión? Imposible. En primer lugar, ¿cómo puede algo ser el "mejor espectáculo en la historia de la televisión", cuando el 80 por ciento de ella es el sexo escabroso y la violencia gratuita? Eso es como decir que la revista Playboy es mejor que el periódico El Norte (… soy norteño caray, si no entiendes la referencia entonces sustituye por el Milenio o El Universal). No crean que soy un espantado… pero es obvio que no puedo ver ese programa con mis hijos menores merodeando en el área limítrofe. Cada episodio tiene que ver con relaciones sexuales y asesinatos… envestidos en armaduras.

Por supuesto, se podría decir lo mismo de la serie anterior de HBO, Roma, pero al menos esa serie tenía fundamentos históricos reales, ya que no había, de hecho, una cosa tal como el Imperio Romano. Sí, tenía grandes cantidades de las relaciones sexuales, desnudez, y el derramamiento de sangre en Roma; aunque también tenía a Julio César, a Marco Antonio y al Senado romano.

Pero Tronos no tiene esos antecedentes históricos. Es la representación de un asesinato tras otro sin parar y relaciones sexuales en un contexto totalmente ficticio. Si, tiene intriga política, y aunque parezca muy buena, ha habido series que han tratado el tema magistralmente sin la parte de la piel desnuda.

También podemos ver los borbotones de sangres en The Walking Dead, la mega- exitosa serie de zombies. Serie que no me agrada en lo absoluto, parece una telenovela en donde lo que menos aparece son los muertos vivientes. Vi algunos capítulos sueltos y me aburre tanto o más que Harry Potter, el cual no tiene nada que ver pero querían que supieran que no me gusta el maguito. Una vez más, ¿por qué no pueden simplemente considerar como un programa más de televisión y disfrutarlo, apreciarlo, fantasear media hora después con lo que vimos, sin sentirnos obligados a darles una corona y hacerle alabanzas?

La gente está tan cautivada con The Walking Dead , que incluso la cadena televisora quela produce ha realizado un spin-off llamado Talking Dead , donde las personas se sientan en un sofá y hablan acerca de lo que acaban de ver. Es una sala de chat televisada; en donde comentan sobre esa aventura zombi con tal solemnidad y reverencia, que se podría pensar que estaban discutiendo filosofía pura.

Insisto, por si no te quedó claro, soy un fan de Tronos. No hay manera de que me pierda un episodio. Me gustó que asesinaran a Joffrey y me intriga saber quién fue. Estoy esperando el gran triunfo de la Khaleesi, y anoto las frases célebres del más chaparro de los Lannister.

Pero antes de que me una a los que consideran a Juego de Tronos como el mejor programa del mundo mundial, necesito leer el final de la historia… no quiero que me pase lo mismo que con LOST.

¿Es Juego de Tronos el mejor programa de la historia?