Buscar este blog

Meai gotu de batrum?

Es cierto que en la vida conocemos a personas que pueden cambiarnos, a veces de forma tan profunda que nunca volvemos a ser los mismos. Pero en éste texto no me refiero a uno de los buenos. 

Quizás recordarán la televisión antes de la era de Cable, por el tiempo cuando trasmitían las "Fantasías animadas de ayer y hoy", El Pájaro loco, Mandibulín y un largo etcétera. Al inicio de cada capitulo se escuchaba una voz en Off indicando el título del episodio. Mi sentido arácnido me indicaba que algo, un no se que, que qué se yo, no cuadraba. Por aquel entonces mi nivel de Inglés era casi nulo, pero bastaba no ser bruto como para darse cuenta de que lo escrito como título de la caricatura no correspondía a lo expresado por el locutor.

Pasan los ríos, pasan los autos, pasan los años; el vivir cerca de la frontera ayuda para aprender el lenguaje de Shakespeare por ósmosis; del mismo modo en que lo frankensteiamos y acabamos por parlar el Espanglish. Así, la camioneta es la troca, bye es adiós, pollito chiken, gallina hen, Pablo Marmol y pluma pen.

Es decir, mas tarde qye temprano me di cuanta la manera en que loa productores de televisión nos timan en el asunto del doblaje de programas. Jack Palance no decía: ¡Aunque usted... no lo crea! Sino que era algo así como: ¡Créalo...o no!

Y no crean que es cosa del pasado, en los programas actuales como Los Simpson, The Big Bang Theory, CSI, el doblaje se las ve negras para adaptar el doblaje de aquella cultura pop al español. Incluso en el afán de protegernos de chistes pelados en Ingles, hasta se atreven a cambiar el contexto de la trama (por ejemplo el caso del pianista de 20 pulgadas de Bart Simpson). 

Como decía Don Gato, me sentía engañado, timado, estafado... me veían la cara. 

En uno de tantos años en que mis papás buscaban la manera de mantenerme ocupado, me inscriben al Instituto Iberoameicano de Idiomas (el Ay ay ay, por la onomatopeya de sus siglas al pronunciarlas en Inglés), donde no se si aprendí mucho, o si aprendí poco... pero si se que aprendí algo. Ahí fue el primer sitio donde aprendí a aprender el Inglés por mi cuenta; desde entonces procuro aprender idiomas y de las diferentes culturas del planeta, no únicamente de la anglosajona. 

Y entonces entre a la Facultad de Comercio. 

Una de las primeras clases de la mañana era precisamente la de Inglés. Ingles I la impartía una maestra de cuyo nombre no quiero (y no puedo siquiera) acordarme. Y ahí me tienen, el primer día con el aula totalmente abarrotada, nos explicó la manera de calificarnos y en que consistiría su clase. El primwr tema: lo escencial de cualquoer lenguaje, las letras... mencionó una palabra fatídica para mi: Abecedary.

En el Ayayay me habían enseñado que no se decía Abecdary, sino Alphabet... la primera era la manera vulgar de referirse al conjunto de letras que componen nuestro idioma, y era preferible hacer uso de Alphabet, parq sonar sofisticado. Cualquiera con acceso a la Wikipedia podrá darse cuenta en tres patadas que esas definiciones se quedan cortas, pero la idea ya la tienen. 

Tuve la inmadura y estúpida idea de levantar la mano aquella mañana, con el afán de colaborar al entendimiento entre universitarios, haciendo gala de mi conocimiento y con el propósito de participar (la participación estaba contemplada en la evaluación), la maestra me dio la palabra y yo de menso... la corregí.

Por supuesto que si ya lo había hecho antes; en cuarto grado de primaria corregí a la maestra por el orden de los planetas. Vi a un astrónomo explicar que dadas las órbitas excéntricas de Neptuno y Pluton, durante algunos años el ahora ya no planeta Plutón estaría más cerca del Sol que Neptuno. La maestra dijo que así no estaba en el libro.

Corregí a la maestra de Historia de la Secundaria, cuando aclaré el asunto de la "I" de Francisco I. Madero, tema del cual mi abuelo, priista de toda la vida me había contado. También la maestra no me creyó y me hizo bullyng (burla pues) frente a todos. dos décadas después el tema resurge y se establece oficialmente como la versión que contase mi abuelo.

Volviendo a la frivolidad de mi relato. 

A la "Miss" de Inglés de la Universidad le cayó de la chingada mi arrogante aclaración lingüística. Y así sin más me expulsó de la clase por lo que restaba del semestre. No lo podía creer, yo con mi libro nuevecito no pasé de la media hora de la primera clase. Al principio era incrédulo, pero la "Miss" hizo pausa a la clase hasta que abandoné el salón. Al día siguiente regresé en la esperanza de su olvida. Pero ni madres, al entrar volvió a enviarme a la chin pum pas tortillas papás. 

¿Y qué creen? 

Ese maldito vicio de corregir profesores se hereda. Mis hijos hacen lo mismo... ¿con cuál cara les digo que no lo hagan? Claro que cada uno lo hace a su modo, y es a mi hija a quien le resulta bien a fin de cuentas. Y los apoyo en eso de alegar si tienen la razón, pero con humanos que son, sus maestros no lo ven tan didáctico como yo. En fin, pobres de ellos, de los maestros de mis hijos. Sorry!

Como dice Dora la exploradora, lo que aprendí a fuerzas fue a quedarme callado en ciertas (muchas) clases, hasta en los diplomados, porque el que expone es el que sabe y los demás estamos muy pendejos. Calladitos nos vemos más bonitos. 

La "Miss" me mandó a extraordinario, por tanto vagué todo el semestre durante la hora de Inglés.

... saqué 10 en el extra. 

Reflexionando, no quiso aguantarme de mamón todo el curso, y no se si yo sabía tanto Inglés, pero al aprobarme con tan buena calificación quizás se aseguraba de no volverme a ver en clase.

El enigma de los cuatro caballeros

¿Quién ganó y quién perdió en esta justa, ante la reina Ginebra?

1. Eran cuatro en total los nobles caballeros
2. que a Ginebra mostraron sus brazos tesoneros.
3. Empieza la leyenda contando varias cosas,
4. que descifrar os ruego, pues son maravillosas.
5. A sir Richard llamaban sus amigos "Valiente",
6. y otro más fue famoso por ser. el "Imprudente".
7. En la justa guerreaba caballero esforzado
8. que en el brazo portaba gran escudo dorado.
9. Sir Paul derrotó en breve al de escudo esmeralda,
10. mas perdió con el "Bravo", de durísima espalda.
11. El noble caballero conocido por "Leal"
12. embrazaba un escudo de blancura de cal.
13. En la lid memorable sir Steven ganó
14. solamente al que escudo color sangre ostentó.
15. Sir John se llamó uno de los cuatro animosos
16. que en el reino de Arturo lidiaron valerosos.
17. No hubo dos que igualaran en número victorias
18. (sólo hablamos de cuatro caballeros de glorias).
19. Si cada par peleaba una vez entre sí,
20. decid quiénes ganaron y perdieron allí.

Solución a "El enigma de los cuatro caballeros"

Si cada par peleaba una vez entre sí (verso 19), esto significa que cada caballero combatió tres veces. Y puesto que no hubo dos que igualaran en número los triunfos (verso 17), uno de ellos tuvo tres victorias, otro dos, otro una y otro ninguna.

Sir Steven es el caballero que sólo consiguió un triunfo (versos 13 y 14). Sir Paul no ganó tres veces ni perdió los tres combates (versos 9 y 10), por lo que debe ser él quien ganó dos batallas.

El que perdió en todas la lides tiene que haber sido el que salió derrotado por sir Steven, o sea el que ostenta escudo color sangre (versos 13 y 14). El de escudo esmeralda no puede ser sir Paul ni el que siempre ganó (verso 9), por lo que debe tratarse de sir Steven.

Sir Paul no perdió ante el de escudo color sangre (pues este siempre fue derrotado), ni ante sir Steven (quien sólo ganó al de escudo color sangre). Por tanto, el caballero que ganó a los otros tres es el "Bravo" (versos 9 y 10).

Puesto que su apodo era "Valiente", sir Richard no puede ser quien haya ganado siempre (verso 5), por lo que él debe ser a quien los demás derrotaron. Deducimos de esto que sir John triunfó siempre.

Ya que el escudo de sir Steven es esmeralda, él no es el "Leal" (versos 11 y 12), sino el "Imprudente". Sir Paul es el "Leal" y porta escudo blanco (versos 11 y 12), por lo que deducimos que sir John lleva escudo dorado.

Sir John el "Bravo" lleva escudo dorado y triunfó sobre sir Paul, sir Steven y sir Richard.

Sir Paul el "Leal" porta escudo blanco y derrotó a sir Steven y a sir Richard. Sir Steven el "Imprudente" embraza un escudo esmeralda y le ganó a sir Richard. Sir Richard el "Valiente" tiene escudo color sangre y perdió ante los demás.

¿Por qué las burbujas de jabón son esféricas?

No son perfectamente esféricas todo el tiempo, tienden a serlo. Si soplamos una burbuja en forma de aro o de cilindro, tratará de convertirse en una esfera.

Se debe a que las burbujas están hechas de una capa muy delgada de líquido, cuyas moléculas se mantienen unidas porque se atraen unas a otras. Este fenómeno, llamado cohesión, crea tensión superficial: es decir, una barrera que resiste a los objetos que intentan atravesarla. Las moléculas de aire atrapadas dentro de la capa de líquido no pueden salir, aunque ejercen presión contra el agua. Al mismo tiempo, más moléculas de aire ejercen presión desde afuera.

Para resistir estas fuerzas, la capa de agua adquiere la forma más compacta y eficiente posible que, adivinaste, es la de una esfera. Así de sencillo.

¿Se ha diferenciado siempre el zapato izquierdo del derecho?

No. La diferenciación tiene apenas dos siglos. Hasta fines del XVIII se usaban modelos idénticos para ambos pies. En 1818, cuando comenzaron a elaborarse como piezas distintas por razones de salud y comodidad, la gente los rechazaba y los consideraba ridículos diciendo que eran ‘zapatos torcidos’ en comparación con los ‘zapatos derechos‘. La aceptación de la nueva forma fue un proceso gradual que se consolidó hasta la década de 1850. Todavía en la Guerra Civil de Estados Unidos (1361-1865), las botas que empleaban los soldados eran idénticas para los dos pies.

¿Por qué no hay que bañarse durante una tormenta eléctrica?

Se dice eso porque el agua es un excelente medio conductor de la electricidad, y quien se baña, se encuentra en una alberca o en algún cuerpo natural de agua, podría recibir una peligrosa descarga de energía. Por esa razón hay que permanecer lejos de otros materiales conductores, como las tuberías de acero. Otras precauciones importantes recomendadas por las autoridades de Protección Civil son evitar las actividades al aire libre, no utilizar aparatos eléctricos, no protegerse ni acercarse a aquellas estructuras que actúen como pararrayos, por ejemplo, los árboles; deshacerse de objetos metálicos, y evitar los lugares altos y las entradas de las cuevas, donde hay mayor exposición a los rayos.

¿Acaso es verdad que Thomas Alva Edison nació en Zacatecas, México?

La historia oficial dice que el famoso científico nació en Milan. Ohio, el 11 de febrero de 1847. Sin embargo, de acuerdo con un interesante mito. Thomas Alva Edison nació en Sombrerete y emigró a Estados Unidos a los 20 años de edad.

Su padre Samuel era un ingeniero de minas procedente de Pachuca, y no sólo se apellidaba Alva, sino Alva Ixtlixóchitl. Todos los datos recopilados de la tradición local confirman esta versión. Por ejemplo: en una carta de la época, el remitente escribe: “En 1899, siendo yo estudiante de la Escuela Normal para Profesores de Zacatecas, uno de mis grandes maestros,  don José Guadalupe Ponce, nos decía: ‘En este salón recibió clases Edison, que entonces sólo era conocido por Tomás Alva”.  Además, la escritora Adriana Malvido narra que la maestra Refugio Castillo (Cuca, el amor platónico de José Clemente Orozco) encontró un libro parroquial entre los escombros de la iglesia de Sombrerete, y que ahí aparecía el nombre del niño Tomás Alva Edison. Se dice también que dos investigadores norteamericanos le solicitaron al cura permiso para estudiar los libros de nacimientos de la parroquia. Se quedaron en Sombrerete dos días y volvieron a su país diciendo que no habían hallado nada. No obstante, poco después se supo que, tras la visita de los extranjeros, varias hojas de un libro de nacimientos del registro eclesiástico habían sido arrancadas. ¿Cuáles? ¡Pues las que correspondían por orden alfabético a la familia Alva, claro! 

Aunque todo esto resulta novelesco, la verdad es que no hay pruebas contundentes de que haya nacido en México. De todos modos, sus ‘paisanos’ de Sombrerete colocaron una placa metálica en el número 19 de la calle de Hidalgo, con la leyenda: “En esta casa nació TOMÁS ALVA EDISON el 18 de febrero de 1848”.

¿Por qué vemos caras en todas partes? (... como en las tostadas)

El nombre técnico de este fenómeno es pareidolia: “la percepción imaginada de un patrón o un significado en donde no lo hay". Al parecer se trata de una herencia evolutiva. De acuerdo con la doctora Nouchine Hadjldiani, de la Universidad de Harvard, llegamos al mundo programados para detectar caras.

“Un bebé de apenas unos minutos de vida dirigirá su atención hacia algo que tiene los rasgos generales de una cara antes que hacia otra cosa que tenga los mismos elementos en un orden aleatorio”, explica. La pareidolia ayudó a nuestros ancestros a sobrevivir, pues les permitía diferenciar, por ejemplo, a una piedra de un oso gris y podían huir más rápido. Otros expertos piensan que es un efecto secundario de la manera en la cual procesamos la información. Si el cerebro se enfrenta con formas, líneas, colores o texturas que le parecen demasiado ambiguas, las interpreta como algo que conoce bien, o sea: rostros. En todo caso, si te encuentras un hongo con la cara de Cristo, a Hitler en una tetera, o a la Madre Teresa de Calcuta en un pedazo de pan, entre otros, sonríe, ya que podrías sacar un dineral, como la estadounidense Diana Duyser, quien vendió una tostada mordida con la cara de la Virgen María por 18,500 dólares.

La mejor cámara es la que llevas contigo... aunque sea la del teléfono

A los puristas de Ia fotografía se les ponen los pelos de punta cada vez que escuchan hablar de conceptos como la 'moviIgrafía' o “telefonografía” o, lo que es lo mismo, cualquier cosa que haga referencia al hecho de hacer fotografías, de cierto mérito, con el teléfono móvil.

Está claro que las cámaras integradas en smartphones y tablets todavía tienen mucho camino por recorrer, y que no se encuentran todavía en disposición de convertirse en la cámara principal para unas vacaciones o evento importante. Pero también es innegable su gran valor para poder inmortalizar, en imágenes o vídeos, esos momentos espontáneos que antes se perdían en el limbo.

Sinceramente creo que no hay que ser tan radical, e Incluso le otorgo mucho mérito a aquellos que son capaces —dadas sus muchas limitaciones técnicas de realizar fotos artísticas de cierta calidad con la cámara de un smartphone.

Si quieres lograr fotografías más convincentes y “profesionales” con la diminuta cámara de tu teléfono, lo que tienes que hacer es: conocer las funciones, saber sus limitantes, hacer muchas fotos de práctica, pedir consejos y aceptar las críticas. 

Lo que yo digo es… la mejor cámara es la que llevas contigo.