jueves, 25 de septiembre de 2014

Tarzan se presenta para el papel de Tarzan

El director de escena de la Prominent miró de arriba abajo a Clayton, y luego dijo:

-¡Me gusta su aspecto! Voy a enviarle a mister Goldeen, que es el manager. ¿Usted tiene alguna experiencia?
-¿Cómo Tarzán?
El director sonrió, contestando:
-¡No, quiero decir como actor de cine!
-No.
-Bien; ya le enseñaremos. No necesita ser usted un Barrymore para representar el papel de Tarzán. Venga conmigo. Subiremos al despacho de mister Goldeen.
Un secretario les introdujo en el despacho del personaje.
-¡Adiós, amigo Ben! -dijo el director entrando con Clayton-; ¡me parece que he podido descubrir el hombre que te hacía falta! ¡Te presento a mister Clayton!... ¡Éste es mister Goldeen!
-Pero, ¿para qué lo traes? -preguntó Goldeen.
-Para el papel de Tarzán.
-¡Hum!... ¡No sé qué te diga!...
Y luego de examinar a Clayton durante unos instantes, hizo un gesto despectivo con la diestra, añadiendo:
-¡No, no es el tipo de Tarzán, ni mucho menos! ¡No sirve!
Cuando Clayton salía del despacho, siguiendo al director, aquél sonreía con sutil sarcasmo. El director le dijo luego:
-¡Bueno, verá usted! Quizá podamos buscarle un papel secundario en la cinta... ¡Ya le tendré en cuenta, y en todo caso ya le telefonearía! ¡Adiós!

Edgar Rice Burroughs, Tarzan and the Lion Man, 1934