sábado, 10 de enero de 2015

El juego mediatico de la democracia y el Camaleón de Oro

No se me ocurres un método mejor de gobierno que la democracia, quizás esa sea la media de mi inteligencia.

Cuando mi hijo mayor estaba en quinto grado de primaria en la escuela se les conminó a participar en un simulacro de elecciones. Por su forma de ser, era el candidato ideal para participar como uno de los candidatos (serían dos por grupo). Él mismo y sus amigos le pidieron a la maestra que lo eligiera para lanzarse a la campaña. La respuesta de la maestra fue una negativa, ella decidió quienes serían los dos candidatos, serían los dos con las mejores calificaciones… uno de los cuales no quería ser parte de aquello, teniendo que hacerlo a la fuerza. Mi hijo quiso convencer a la maestra que él si deseaba participar; reunió firmas, el 60% de sus compañeros apoyaban su candidatura. Sin embargo la maestra no lo tomó en cuenta.

Mi hijo enojado decidió apoyar a uno de los candidatos de otro grupo, y fue entonces que pidieron mi presencia en la dirección escolar. Querían que convenciera a mi hijo de que apoyase a uno de los candidatos de su propio grupo. Me negué.

Si la escuela quería jugar a la democracia lo tenía que hacer como se juega en el mundo real, lo anterior entre comillas. Mi hijo imprimió carteles con el rostro de su candidato, repartio folletos con las propuestas para exponer a la directiva en caso de que ganas y… aquel niños ganó.

Creo que hice bien en no obligarlo a atacar el dedazo la imposición de candidato, y dejarle elegir libremente a quien apoyaría. 

Fue un buen experimento democrático, el cual no he vuelto a ver en las escuelas, creo que porque los niños de ese modo aprenden cosas que no convienen, es decir, aprenden a exigir a una autoridad sus derechos. Como decía la abuelita, esa es otra historia.

Luego, en el mundo de los adultos, el extinto de iniciales IFE, ahora INE, nos inundaba con un luchador lado el Camaleók de Oro, para enseñarnos a jugar a la democracia. De ahi pasamos a la familia Casilla y de ahi a algunos s spots insipidos subtitulados.

Si todo el tiempo de televisión que se gasta en mostrarnos idioteces electorales lo usaran para mostrarnos primeros auxilios, economía domestica o noticias agradables, otro gallo nos cantaba.

Vamos, un sktech sobre como sacar el IVA o los porcientos sería fenomenal.

Justo acabamos de entrar a la siguiente carrera electoral, y los partidos lanzan anuncios en donde todos hablan mal de todos, nos volveran a poner unos contra otros y al final, como el av fenix, todo volverá a renacer.

Sólo espero que Netflix no pase nada del INE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada