lunes, 12 de enero de 2015

El nuevo del gimnasio

¿Cómo saben los asaltantes que alguien es turista? Porque el susodicho se la pasa viendo para todos lados, especialmente hacia arriba. Y eso es justamente lo que me sucede a mi en el gimnasio: volteo para todas partes, sólo que en vez de ver hacia arriba, veo hacia los espejos.

No, nunca he sido persona de ejercicio, lo mío siempre ha sido el teclado, y el levantar el pecho para hacer dedaparecer la panza no sirve durante mucho tiempo

En el gimnasio lo que aprendi es a perder el miedo al ridículo, a hacer las preguntas tontas de rigor al muchacho de que parece saber todo en cuanto a aparatos de hacer ejercicio se refiere.

… saben qué??

A la chingada, voy a correr al camellon y luego al OXXO por un Gatorade.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada