miércoles, 7 de enero de 2015

La envidia y no el amor es lo que mueve al mundo

Tengo que admitirlo, nadie me quiere tanto como para regalarme una agenda Moleskine..
y si es que existe, lo más probable es que no le alcance el dinero para comprar una.

Una Moleskine, una hermosa Moleskine.

Hace ya casi cinco años que me auto inicie a desarrollar el bello arte del encuadernado. Nadie nace sabiendo, y en mis comienzos desperdicie tanto material por mi ignorancia y por no haber contado con un maestro. Ahora me quedan muy bien. Incluso he desarrollado mi propia técnica, misma que es tanto eficaz como eficiente.

Ahora quiero vender mis creaciones para poder adquirir equipo más sofisticado. En un maletín cabe todos los materiales que pudiese necesitar. Todo el contenido es específico y adaptado a mis necesidades.

Lo dicho, nadie me regalara una Moleskine, por lo tanto, tendré que fabricarme una para mi, incluso una mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada