lunes, 5 de enero de 2015

Todo lo que necesitas es... a los Beatles

De algo estoy seguro, soy Beatlero por herencia (no me gusta el término Beatlemaniaco). Mi papá es contemporáneo del cuarteto de Liverpool; es gracias a su gusto por ellos que heredé el mio.

Sin embargo, no tengo canciones de ellos en mi teléfono. Si, si tengo espacio para llevar conmigo incluso toda la discografía... le puse al aparato una memoria de 32 Gb. No las llevo conmigo porque me agrada más encontrarlas en la radio, o cuando un auto pasa y las va escuchando. Para ser sinceros, cuando he digitalizado mis discos de los Beatles, las primeras veces si las canto con mucho gusto, pero luego de algunos días solo escucho las que más me gustan y las demás les pico siguiente...  siguiente… siguiente…

En alguna revista (que no era de música) leí en la editorial que el autor opinaba que los Beatles no eran el mejor grupo musical de la historia; en aquel momento si era un fan de hueso colorado, y aquella opinión me doió... estaban hablando mal de mi grupo favorito. Sin embargo, leí aquello de pi a pa y al final me logró convencer si bien no del todo, de que no me gustan todas las canciones de los Beatles.

Durante muchos años las versiones digitales de la discografía no estuvo disponible en ningún lado. Pero mucho antes de eso para escucharlos habia de hacer gala de ingenio. Así que de niño esperaba algún programa especial sobre ellos (... Los Beatles) para poder grabarlos; pero no crean que aquello era de gran calidad, para nada. El auto de mi papá sintonizaba estaciones que el estéreo de la casa y mi grabadora de doble casettera no pescaban. Así que para grabarlos tenía que colocar una extensión eléctrica en la cochera para que el sonido proveniente de las bocinas del auto fuera capturado por mi rudimentaria grabados gris.

Bendita la era digital.

Una vez, en una pulga (Pulga =flea market… asi se les llama a los mercados eventuales en los Estados Unidos) vi que vendían un disco LP, de los de acetato, original de los Beatles, en la ridicula cantidad de cinco dólares. Un tipo vio cuando lo iba a pagar y le ofreció a quien l vendía 100 dólares, mismos que yo no tenía para contrarrestar la oferta. De nada valió defender mi compra diciendo que yo lo había visto primero, la dueña prácticamente me lo arrebató para entregárselo a aquel abusivo. Ni modo, pudieron más los dólares que el honor.

Ya en los dos miles, y con tarjeta de iTunes en mano pude adquirir las que más me gustan en la tienda de Apple. Aunque ahora lo que utilizó es un Android, por lo que únicamente cuando llevo el iPod las escucho.

Y es que con los Bestles me pasa lo mismo que con Star Wars, cuyas versiones tengo en VHS, DVD, Blueray… y son las mismas versiones, sólo varía el formato. Si desde un principio las hubiera podido adquirir en bits, no habría gastado tanto en ello.

…pero pues ya que.

Con decirles que nunca he visto la Antología completa; cuando la pasaron en la televisión, por razones que ya no recuerdo, varios días no pude llegar a tiempo a ver algunos capítulos. No lo han vuelto a transmitir y ya no quiero gastar en ellos tanto.  Cuando lo vuelvan a pasar me avisan.

Recuerdo a Jacobo Zabludowsky anunciando en un corte informativo antes de iniciar su noticiero 24 Horas sobre la muerte de
Lennon. Por cierto, yo creia que las canciones de Lennn como solista eran de los Beatles.

Cuando McCartney hizo aquel concierto en el DF, mismo que fue transmitido por Youtube, conecté bocinas y puse el monitor grande en la sala, era lo más parecido y cercano a un concierto de los Beatles que tendría nunca… era diferente porque era en vivo.

Tengo póstets de ellos sin colgar, a mi esposa lw regalé una playera con la portada de uno de sus discos, tengo bRajitas, llavero… en fin. Si soy fan.

Y ninguno de mis hijos es beatlero, quizas tenga que esperar a que un nieto cultive ese gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada