lunes, 2 de febrero de 2015

¿Qué hacer si no recuerdas el nombre de la persona que está a punto de saludarte efusivamente?

Ni se te ocurra intentar que te diga el nombre mediante los métodos de tu invención. Eso no funciona más que con los esquizofrénicos. Los psicólogos afirman que lo mejor es comenzar con un sencillo “¡Hola!, ¿cómo estás?", seguido de un chiste “que te acaban de contar” y de ser posible, políticamente incorrecto. Así lo distraerás, darás un respiro a tus neuronas y dejarás de lado la búsqueda del maldito nombre. Lo más probable es que te venga de pronto a la cabeza y, aunque no lo recuerdes, tu chiste dará la falsa impresión de que conoces bien a la persona olvidada. Seguro que tu interlocutor se dará cuenta de que tu mala memoria no es nada personal en su contra, sino una negativa y espontánea jugada de tu cerebro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada