Campeones acuáticos

El pez marino más rápido es el pez vela. Al retraer su gran aleta dorsal en forma de vela contra el lomo, su cuerpo se vuelve más aerodinámico y puede nadar a 100 km/h a lo largo de 90 in, o sea más rápido de lo que corre un guepardo. En contraste, los hombres más veloces nadan a no más de 8 km/h.

Los mamíferos nadadores más veloces son los delfines, que alcanzan los 55 km / h. Esto lo logran con esfuerzo muscular mínimo, lo que es atribuible en parte a su sedosa piel, lubricada por aceite. (Se ha producido una piel artificial, similar a ésta, para torpedos, con el fin de reducir la turbulencia y lograr mayor velocidad.)

Al igual que en el nado, la capacidad de inmersión de los animales deja muy atrás al hombre. La mayor profundidad a la que puede bucear un ser humano sin equipo es de 100 m. Los pingüinos emperador descienden hasta más de 260 m y permanecen bajo el agua 18 minutos.

Sin embargo, incluso los logros de estos pingüinos son insignificantes si se comparan con los del plusmarquista de profundidad: el cachalote. Se ató un indicador a uno de estos animales y se registró su inmersión a 2,250 m, profundidad que es cinco veces mayor que la altura del edificio Empire State y la mitad de la altitud del Monte Blanco (Francia). En contraste, los seres humanos sólo han alcanzado 668 m de profundidad, aun equipados con tanques de oxígeno y trajes presurizados.

Campeones acuáticos
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada