jueves, 19 de marzo de 2015

¿Cómo es la historia del turco jugador de ajedrez?

En 1769, en Viena, el barón Wolfgang Kempelen dio a conocer un increíble autómata (o robot). Se trataba de la figura mecánica de un hombre vestido de turco que jugaba ajedrez y ganaba todas las partidas contra cualquier contrincante. Estaba sentado a una mesa donde reposaba el tablero y durante [as partidas todos sus compartimentos permanecían abiertos como prueba de que ningún humano lo manipulaba. El autómata realizó una exitosa gira por las cortes europeas; derrotó a Napoleón y a la emperatriz Catalina de Rusia. Mucho se especuló sobre su funcionamiento. Hoy se sabe que en la cabina, gracias a una ilusión óptica, se ocultaban ajedrecistas profesionales que lo operaban. En el siglo XIX fue donado al Museo de Filadelfia y se destruyó en el incendio de 1854. Apareció hace poco una novela dedicada a su interesante historia: La máquina de ajedrez, de Robert Löhr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada