viernes, 20 de marzo de 2015

¿En qué consiste el “síndrome de Munchausen”?

Consiste en la fabricación intencional de una enfermedad aguda, muchas veces dramática y convincente, que lleva a cabo una persona que va de un hospital a otro, y de un doctor a otro para recibir tratamiento.

En ocasiones el paciente ha ingerido sustancias tóxicas con el fin de enfermarse en realidad. Varios de esos pacientes tiene largos historiales médicos, pero su mal, en realidad, es un trastorno emocional, que se asocia a problemas muy complicados. El paciente es inteligente y hábil y se documenta sobre temas médicos para saber cómo crearse problemas. Sus motivos no son fáciles de conocer, y tienen una base inconsciente que los impele a querer ser el centro de la atención de su entorno, y manipular a quienes forman parte de él. Su sentido de la realidad es pobre, tienen relaciones superficiales con los demás y se niegan a recibir tratamiento psiquiátrico, que parece ser la única alternativa para mejorar.

A veces se someten a operaciones innecesarios y a otros tratamientos sin sentido real. Una variante más de este mal consiste en hacer de uno de los hijos el objetivo de estas fantasías. Los niños pequeños son sometidos a procedimientos quirúrgicos y a pruebas de laboratorio sin ninguna necesidad. El síndrome fue llamado así en honor de un personaje literario, el barón de Munchausen, que contaba unos cuentos bastante elaborados (tanto como los de los enfermos imaginarios, que han de distinguirse bien de los hipocondriacos comunes).

¿En qué consiste el “síndrome de Munchausen”?