Ir al contenido principal

Historia de dos cerebros (El de él... y el de ella)

Pocas cosas desesperan tanto a una mujer como ver a un hombre, prácticamente en estado vegetativo, armado con control remoto frente al televisor haciendo zapping sin detenerse en ningún canal en especial.

Para ellas resulta ser algo intrigante; y no comprenden como la mente puede estar alojada en un lugar a kilómetros de distancia del cuerpo. Sabemos que hombres y mujeres no somos iguales. Pensamos diferente y reaccionamos a la vida de distinta manera. El cerebro del hombre, dice Gungor, está formado por cajas, muchas cajas. Una es la caja del dinero, otra para el coche, la caja de mamá, la e los amigos, la del negocio, otra especial para la suegra, en fin.

Cuando un hombre quiere ver o discutir un asunto, saca la caja requerida; la abre, la consulta, argumenta únicamente sobre esa caja, la vuelve a cerrar y la coloca de nuevo en su lugar. La única regla en la mente del hombre es que las cajas no se toquen entre sí. El cerebro de la mujer, por el contrario, está formado por una red de cables, entrelazados y todos conectados entre sí: su trabajo, su mamá, sus hijos, su tiempo libre, su marido, y demás. Así que durante un día de actividad normal, por todos lados se prenden foquitos que viajan interminablemente de un lado al otro, haciendo conexiones y ruidos de todas clases.

Todo esto es propulsado por una energía que se llama “emoción”. Si tienes alguna experiencia en la vida y quieres que se grabe para siempre, caliéntala con una emoción. Y como las mujeres le ponen emociones a todo, por eso y para pesar de los hombres, tienden a recordarlo todo.

A los hombres no nos ocurre esto frecuentemente, con excepción del fútbol y las herramientas, ya que pro lo general los demás asuntos no nos importan en lo absoluto. Lo interesante en este concepto de las cajas, es saber que en la mente del hombre hay una caja muy especial, la cual tal vez sea la favorita de muchos, ¿Por qué? Porque no hay ¡NADA! Está vacía… Si tenemos una oportunidad, recurrimos de inmediato a nuestra caja vacía. Es la caja que nos llevamos al ir a pescar, al ver los deportes por la televisión, al escuchar música...

Es la manera en que nos desconectamos del mundo. Las mujeres siempre están pendientes de algo, y no entienden como se puede tener una caja vacía. Es más, esa caja está tan vacía que no cabe ni siquiera algo que tenga que ver con las mujeres.

La caja vacía y el estrés

¿Qué creen que hacemos los hombres cuando estamos bajo estrés? Pues buscamos inmediatamente la caja vacía, y lo menos que queremos es hablar con alguien. Y es justo en ese momento, cuando una mujer se acerca y nos pregunta ¿En qué piensas? Lo cual odiamos al no saber qué contestar; la respuesta más habitual es un simple: "En nada" y soltamos un suspiro que indica que queremos que nos dejen regresar a nuestro limbo. La mujer, en cambio, cuando está agobiada tiene que hablar, sacar el estrés de su sistema, de lo contrario su cerebro explotará. Los hombres al escuchar la avalancha de palabras, preferimos huir, porque no importa qué contestemos... siempre será la respuesta errónea y eso derivará en problemas (Ojo, no la trates de ayudar porque te puede matar).

Ella no quiere consejos, sólo quiere que la escuches. Así que por favor, cuando veas que alguien se refugia en su caja vacía, hay que dejarlo solo y esperar con paciencia, a que regrese…
Imagen: El regreso de la guerra, Marte desarmado por Venus.

Historia de dos cerebros (El de él... y el de ella)
Historia de dos cerebros (El de él... y el de ella)

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

El calor que congela

A medida que ascendemos por la atmósfera terrestre, la temperatura no disminuye de forma constante al aproximarse al espacio exterior. Al principio lo hace a un ritmo de 1°C cada 150 m, hasta alcanzar un promedio de —65°C a 18 km. Pero ahí, donde comienzan la estratosfera y la capa de ozono, la luz ultravioleta del Sol transforma el oxígeno en ozono. Esta reacción química produce calor y, por lo tanto, la temperatura se eleva otra vez paulatinamente, hasta alcanzar —3°C a una distancia de 50 km de la superficie de la Tierra. Ahí terminan la estratosfera y la capa de ozono. Más allá, el aire es tan ligero que el efecto del calentamiento ultravioleta es insignificante, y progresivamente se va enfriando hasta los 80 km, donde la temperatura baja a —90°C.
Pero en la ionosfera, que se inicia ahí y se extiende hasta 300 km, sucede un efecto muy extraño. Rayos ultravioleta de pequeña longitud de onda y rayos X provenientes del Sol penetran las moléculas de gas y despojan a los átomos de sus…