lunes, 9 de marzo de 2015

Historia de El Palacio de Hierro

Muchas tiendas y productos parecen haber existido por siempre. Sin embargo, la mayoría comenzó siendo apenas modestos negocios que ignoraban hasta dónde crecerían. Cada uno, no obstante, tiene su propia historia, en ocasiones fascinante, como la de El Palacio de Hierro.
Lejanos orígenes.

Corría el año 1860 cuando los señores V. Gassier y Alexandre Reynaud se asociaban para crear Las Fábricas de Francia, expendios de ropa. 16 años más tarde se unieron al negocio los señores Tron y Leautaud y sus crecientes necesidades comerciales les llevaron en 1888 a iniciar la construcción de la primera tienda de departamentos en México.

Un imponente "Palacio de Hierro"

"¡Qué Palacio de Hierro se está construyendo!"... Esa era la sorprendida y espontánea expresión de los transeúntes en el centro de la capital mexicana a finales del siglo XIX. Sin saberlo, bautizaban así al nuevo almacén que, inaugurado en 1891, adquirió el nombre definitivo de El Palacio de Hierro dejando su anterior denominación -Las Fábricas de Francia-a otras tiendas en el interior de la república.

La nueva filosofía...

El nuevo almacén vino a cambiar no sólo las viejas estructuras de ventas por regateo, imponiendo la novedad de los precios fijos, sino que instituyó igualmente el domingo como día oficial de descanso. Asimismo, ya para 1898, el almacén se convertía en la primera casa comercial del país que pasaba a considerarse sociedad anónima, bajo el nombre definitivo de El Palacio de Hierro.
Avanzando gradual y firmemente...

Desde su apertura -en 1897- el próspero almacén había contemplado ya dos ampliaciones para 1911, fecha en que se le consideraba el edificio más alto y grande de la ciudad. No obstante, el incendio causado en una de los aparadores del almacén durante el Concurso de Aparadores de Primavera de 1914, destruyó el edificio el 15 de abril de ese mismo año. Sin desanimarse, los socios de El Palacio de Hierro se dieron a la reconstrucción del inmueble, instalando mientras tanto la exhibición y venta de sus mercancías en calles cercanas y salas anexas. Incluso, se llegó a tener exhibición de muebles en los talleres de Necatitlán.

Un sueño en concreto.

Años de esfuerzo continuado concluyeron con la inauguración, el 22 de octubre de 1921, del nuevo edificio del almacén. Primer inmueble construido sólidamente a base de cemento armado. 7 años más tarde, tras una tercera ampliación, El Palacio de Hierro abría ya sus puertas con tres fachadas: Avenida 20 de Noviembre, Venustiano Carranza y Cinco de Febrero.

Nuevas necesidades, nuevas soluciones.

El constante crecimiento de la ciudad que ya para 1945 había descentralizado al comercio citadino, motivó a los socios de El Palacio de Hierro a construir otro almacén en una zona de mayor y más fácil acceso a las vías de comunicación. Así, se eligieron los terrenos de la antigua plaza de toros "El Toreo" para construir la sucursal Durango de la tienda. Almacén inaugurado el 25 de marzo de 1958.
Otra directiva...

Fue en 1963 que Don Raúl Bailleres, Presidente del Grupo Cremi, adquirió la mayoría de las acciones del almacén convirtiéndose a la vez —y hasta su muerte en 1967—, en Presidente del Consejo de Administración de El Palacio de Hierro. 

Creciendo para servir...

Pensando siempre en la comodidad de sus clientes y amigos, El Palacio de Hierro abrió en 1980 las puertas de su almacén Perisur. Sucursal que, situada en una área estratégica de la ciudad, atiende desde entonces a una clientela específica. Con ello, y a menos de 100 años de su fundación, el almacén asegura el poder brindar la alta garantía de sus productos a los más diversos puntos de nuestra ciudad constantemente en crecimiento, conservando siempre su imagen de almacén de calidad, exclusividad y pionero en moda, tanto en prendas de vestir para damas, caballeros, niños, como en muebles y accesorios para el hogar.

Historia de El Palacio de Hierro
Historia de El Palacio de Hierro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada