Ir al contenido principal

¿Por qué oímos mejor cuando cerramos los ojos?

Esta pregunta es en parte verdad y en parte no, según lo que estemos escuchando. Si una pieza de música requiere toda nuestra atención y exige, para que disfrutemos de su encanto, que podamos coordinar en nuestra mente lo que acabamos de oír con lo que estamos escuchando y con lo que esperamos oír momentos después, entonces cuantas menos cosas esté haciendo nuestra mente en esos momentos, tanto mejor. Es indudable que disfrutaremos más de la música con los ojos cerrados que con ellos abiertos o con la vista errante, sin fijarla en nada, porque entonces le prestamos mayor atención.

La única excepción es cuando escuchamos la música y leemos la partitura al mismo tiempo. En este caso, la forma de las frases y demás circunstancias que ve el ojo ayudan al oído a entenderlas y disfrutar mejor de lo que oye. Pero no ocurre lo mismo cuando estamos escuchando una aburrida conferencia, en una tarde bochornosa, pues en estas circunstancias, si cerramos los ojos, lo más probable será que no oigamos absolutamente nada. Para oír, el cerebro debe hallarse más o menos despierto, y en las circunstancias descritas, la luz que penetra en los ojos le ayuda a conservarse despierto.

Si realizamos experimentos con luces muy brillantes y sonidos muy agudos, observaremos que ambos se ayudan mutuamente y obtendremos una percepción de cada uno de ellos de mayor intensidad, con tal de que las luces y los sonidos actúen todos al mismo tiempo.

¿Por qué oímos mejor cuando cerramos los ojos?
¿Por qué oímos mejor cuando cerramos los ojos?

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…