Ir al contenido principal

¿Pueden los sueños anunciar el futuro?

Casi todos hemos oído hablar de algún sueño profético: la abuela que soñó que un rayo partiría en dos al roble, tal como luego ocurrió; o Fulano, que soñó que en el hipódromo ganaría Arabella, y ésta ganó. Al oír estas historias, los escépticos se preguntan por qué muchos sueños proféticos resultan fallidos.

Pero no todos los grandes pensadores han sido escépticos al respecto, como es el caso de Carl Jung, nada menos, quien estaba convencido de que en ocasiones los sueños predecían sucesos. En su libro Memorias, sueños, reflexiones narra cómo cierta vez soñó que un gélido viento ártico asolaba los campos de Europa y los cubría de hielo; toda la región quedaba deshabitada y sin vegetación. Aquello fue en junio de 1914: dos meses antes del inicio de la Primera Guerra Mundial.

El investigador Richard M. Coleman predijo cierta vez, en sueños, el resultado de un partido deportivo: la anotación exacta, el jugador y la jugada con que ganó. Coleman lo explica de acuerdo con la ley de probabilidades: dada la cantidad de aficionados interesadísimos en aquel próximo partido, dada la cantidad de minutos oníricos que éste suscitaba, dado el número de jugadores de cada equipo, y dada la combinación de posibles anotaciones... ¡era probable que alguien acertara a soñar el resultado!

Otros teóricos podrían decir que, sencillamente, el cerebro de Coleman había armado en sueños todos sus conocimientos acerca del deporte y de los jugadores, y había cargado los dados en favor de un equipo. Algo similar podría decirse del sueño de Jung: por leer los periódicos, sabía cuán explosiva era la coyuntura política, y por eso tuvo un sueño de ansiedad acerca de una posible guerra.

Lo cierto es que a veces los sueños anuncian sucesos que luego se cumplen (pero no es menos cierto que, otras veces, lo que anuncian no se cumple jamás). Es probable que el porqué continúe siendo un misterio durante algún tiempo.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…