Ir al contenido principal

¿Se tienen pesadillas por cenar abundantemente?

En México somos muy antojadizos y en la noche ni se diga, por esta razón están llenos los puestos de comida y restaurantes; todos hemos caído en la tentación de los típicos tacos al pastor con todo y su trozo de piña, hay quienes son más afines a los tacos de suadero, buche, longaniza, cabeza, y como cinco tacos no son suficientes, la cuenta se va incrementando hasta llegar a los doce tacos seguiditos; los puestos de pambazos, quesadillas y pozole también son muy socorridos al caer la oscuridad. A diferencia de los aztecas y los mayas, que comían sólo lo necesario para quedar satisfechos, actualmente nosotros comemos hasta llenarnos y dejamos sólo unos minutos para darle oportunidad al postre nocturno, que generalmente se trata de flanes napolitanos, pan dulce acompañado de un rico cafecito, y si nos topamos con un rollo de canela o churros, no les perdonamos la vida. La meta es tener que desabrocharnos el cinturón, es decir, quedar completamente llenos, aunque no hubiésemos necesitado todo lo que cenamos, porque cenamos más por placer que por necesidad. Desafortunadamente al cenar por la noche no hay oportunidad de hacer la digestión, pues nadie se pone a hacer ejercicio para procesar los alimentos digeridos cuando nos cobija la luz de la luna... Desde chico, he escuchado esa amenaza nocturna que nos dice que cuando soñamos mucho soñamos pesadillas. Esto es mentira.

A menudo las pesadillas se producen debido a un cuadro de preocupación o estrés, pero es importante señalar que no tienen nada que ver con el nivel de ingesta nocturna; imagínese, si esto fuese realidad, ¿cuántas pesadillas tendríamos a la semana por nuestra alimentación desordenada? Las pesadillas se presentan en raras ocasiones en nuestros sueños. Cuando las personas tienen la misma pesadilla de manera frecuente, entonces es momento de ir a consultar a un especialista, ya que podría tratarse de un problema psicológico que de no ser atendido se corre el riesgo de seguir soñándolo. Las pesadillas se pueden identificar como una forma de descubrir preocupaciones y problemas personales.

De manera que cenar fuerte no nos hará tener pesadillas; sin embargo, no es recomendable, ya que puede traer consigo otro tipo de problemas de salud, como obesidad que generalmente desencadena enfermedades como presión arterial o diabetes, así que lo mejor es hacerle caso al dicho popular que dice:"... Desayuna como rey, come como príncipe pero cena como mendigo..."


¿Se tienen pesadillas por cenar abundantemente?
¿Se tienen pesadillas por cenar abundantemente?


Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

El calor que congela

A medida que ascendemos por la atmósfera terrestre, la temperatura no disminuye de forma constante al aproximarse al espacio exterior. Al principio lo hace a un ritmo de 1°C cada 150 m, hasta alcanzar un promedio de —65°C a 18 km. Pero ahí, donde comienzan la estratosfera y la capa de ozono, la luz ultravioleta del Sol transforma el oxígeno en ozono. Esta reacción química produce calor y, por lo tanto, la temperatura se eleva otra vez paulatinamente, hasta alcanzar —3°C a una distancia de 50 km de la superficie de la Tierra. Ahí terminan la estratosfera y la capa de ozono. Más allá, el aire es tan ligero que el efecto del calentamiento ultravioleta es insignificante, y progresivamente se va enfriando hasta los 80 km, donde la temperatura baja a —90°C.
Pero en la ionosfera, que se inicia ahí y se extiende hasta 300 km, sucede un efecto muy extraño. Rayos ultravioleta de pequeña longitud de onda y rayos X provenientes del Sol penetran las moléculas de gas y despojan a los átomos de sus…