viernes, 8 de mayo de 2015

¿Por qué es tan fácil notar una mala actuación?

¿Qué hacen los buenos actores que nos hacen creer que su trabajo luce natural? ¿Hay una explicación científica de cómo notar la diferencia?

Pues bien, los seres humanos somos animales sociales (para muestra basta el botón de Facebook). Si deseas tener una vida cómoda en el grupo o grupos a los que perteneces, debes reconocer un montón de pequeñas señales que cada uno de los integrantes te envía constante e incesantemente, tales como el lenguaje corporal, los tono de voz, las expresiones faciales...  cada pequeño detalle es importante y estamos capacitados para notar las discrepancias. Es decir.. sabes muy bien cuando alguien está enojado contigo porque su forma de tratarte es diferente, y no de manera sutil. 

Un buen actor tiene que engañar en todos en todos esos frentes. Un mal actor sólo se dedica a uno de éstos aspectos; cuando sonríe no levanta las cejas, su voz suena enojada pero su cuerpo está relajado, dice estar asustado pero casi se le puede ver la risa explotar. Hay un millón de combinaciones a las cuales tiene que recurrir para hacer creíble su papel. 

Por lo anterior hay actores a quienes se les encasilla en un solo personajes, ya que es el único que les sale bien.


¿Por qué es tan fácil notar una mala actuación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada