martes, 11 de agosto de 2015

Requiem por la Computadora Personal

Ahora verán... mi primero computadora personal fue una 8088. No, no fue la primera a la cual le metí mano. No, no recuerdo de cuál modelo se trataba. Lo que recuerdo de aquella cosa fue que se encontraba en la entrada de una tienda por mi casa de la desaparecida cadena "Astra", luego Blanco, luego Gigante, ahora Soriana; mañana quien sabe. Poseía únicamente LOGO, no... no se trataba de un videojuego de la marca de bloques de construcción multicolores, dije LOGO, no LEGO. Y pues, en la ciudad no había ni un libro al respecto en las bibliotecas, y ninguno de mis maestros sabía nada al respecto.

Por esa misma época había otra PC en la escuela secundaria. Mi maestra de Biología nos llevaba dos veces por semana a verla; digo a verla porque no interactuábamos en lo absoluto con el equipo. Todo el grupo sólo podíamos ver a la maestra intentar sacarle provecho a un aparatejo parecido a la televisón con un teclado, sin ratón... cuyas instrucciones tenía anotadas en un papelito, y rezaba más o menos así... Oprimir botón ON, esperar tres minutos a que aparezca una pantalla color verde, cuando le pregunte "Y/N" escribir "Y" en el teclado y oprimir después la tecla llamada ENTER, esperar otros dos minutos. No mover ni manipular la unidad de audio cassette, ya que ahí se encuentra el SOFTWARE.

Si, el software estaba almacenado en unidades de audiocassette, los cuales tenían que recorrer toda la cinta para leer el programa de las capitales de los Estados de la República Mexicana. Después se oprimían números del 1 al 32 con sus respectivos ENTERs para que la PC nos mostrase unos gráficos raquíticos.

Entré a estudiar en el bachiller computación y aprendí BASIC, COBOL, dBase, FoxBase y poquito de Visual Basic. Me compré mi primer PC, lo mencioné al inicio; ya para entonces era obsoleta. Tenía que hacer gala de mis mejores trucos de programación para ponerla a jalar. En la escuela pasamos de los 8088 a los PS/2 de IBM, de los monitores monocromáticos a los de 16 colores y por poco nos toca los de una gama mayor.

En la Universidad en la cual mi papá daba clases vi por primera vez al Windows 3.1; de forma intuitiva conocí y utilicé el mouse y en un santiamén el Windows 95 era parte de mi vida... vi desaparecer al Lotus en la penumbra de la noche y cada vez más era imperante conocer los recovecos del Office.

También por aquel entonces nos conectamos por vez primera a Internet... carísimo... la llamada fue a no se dónde en Californa, descargamos algunos textos y sentíamos el poder del futuro en nuestra manos... en forma de papel perforado. Instalamos redes en estrella, nos comunicábamos por módem a 9600, la revista de moda era PC Computing... las coleccione por muchos años hasta que me di cuenta que eran inútiles.

Hice mi cuenta en Hotmail antes de que Microsoft la adquiriese, utilicé Yahoo!, Vi por primera vez a Google en una película australiana... y me estoy acelerando demasiado... ya les estoy contando la historia a pasos agigantados.

En 2007 decidí tener un blog... éste blog... mi blog... mi precioso. Desde un inicio decidí que sería algo de lo cual tanto Asimov como Carl Sagan estarían orgullosos si lo leyesen. Al principio la codicia no pudo más que mi ignorancia y durante más de dos años no supe como tener ganancias. El Adsense no resulta intuitivo. Luego, con la ayuda de otros bloggeros pude insertar el código necesario para obtener ganancias y por pude cortar una flor del jardín de Google. Cada vez tenía mejores ganancias hasta que... el pinche algoritmo de ese pinche buscador prácticamente me ignoró, y mi blog desde entonces no es localizable... es in detectable si Google no lo pela.

Las ganancias, que en un tiempo fueron miles, ahora no llegan ni a los cinco pesos... pero pus puede más mi terquedad y aquí sigo.

Uno de mis errores fue el de no saber cómo programar las plantillas. Las que he utilizado desde siempre habían sido minimalistas, generalmente modificadas de las gratuitas. Apenas hasta hace poco comprendí lo importante que es poseer un sitio "responsivo", lo que quiere decir es que en cualquier aparato que se conecte a Internet lo entenderá de manera diferente y en todos se tiene que ver chingón.

Pero el daño ya estaba hecho.

Ahora apenas está el sitio en recuperación... Aún no comprendo por completo la manera de aprovechar Google Analytics... pero en lo que si entiendo es que cada vez son menos las PC que se conectan a Internet, y son más los celulares y las tablets. Ahora lo se, mi sitio ya se ve "bien" en todos. La publicidad está mejor destribuída y el código optimizado para descargase rápido, ya revisé los miles de artículos publicados, ya eliminé miles los cuales pienso que por eso me castigó Google y sólo me queda esperar a que ustedes, amables lectores, se suscriban o lo visiten frecuentemente, ya sea desde la cada vez menos popular PC, o desde su tablet. 

Por lo pronto, ésto que leen lo escribí desde mi telefonito celular, y la imagen la copie desde mi cuenta de Analytics. Espero sus comentarios y sugerencias para hacer que éste sitio, su sitio, crezca y se adapte a los tiempos que corren.

Gracias por leerme.

Requiem por la Computadora Personal


1 comentario:

  1. sigue vamos jajajaja es dificil pero hay que hechar pa delante yo siempre te leo.

    ResponderEliminar