jueves, 24 de septiembre de 2015

Comida tradicional mexicana: Pizza

¿Cuándo y dónde disfrutaste tu primera pizza? Yo puedo asegurar que la primera que alguna vez comí fue en Luigui’s Pizza; no, no recuerdo de qué fue, pero estoy seguro de que estuvo deliciosa, tenían una salsa en un bote de esos donde ponen la mayonesa -color melón- la cual le daba un toque especial. Fue ahí en donde recuerdo tener que esperar casi una hora para deleitarme con una rebanada de pan crujiente en las orillas, dorado por abajo y con harto queso derretido.

También recuerdo que en Tampico había un restaurante a donde nos llevó el Tío Tacho, donde se podía ver a través de un cristal la manera en la cual la elaboraban. Era todo un espectáculo ver lanzar al cocinero la masa de la pizza por los aires, detenía la respiración al presentir que se le caería… mi hermano Iván y yo pelábamos los ojos grandotototes al ver los malabares y la pericia de aquel hombre.

Una pizza rica… las que vendía Pizza Hut en los Estados Unidos en los 90s. Yo no sé cómo o porqué pero desde el salto de siglo ya no saben igual.

Una pizza para recordar… una vez pedí una pizza familiar para comerla con mi novia… resultó que ella únicamente comió tres peperonis, y aunque le quise entrar al resto para no desperdiciar, pues no me la acabé y me dolió el codo el desperdicio (en aquel entonces no había eso de “me lo pone para llevar joven).

Una pizza curiosa… En Monterrey hubo precisamente en Pizza Hut una promoción de una pizza con 7 carnes, llamada Meat Lovers, al mismo tiempo, otra especialidad era aquella que llevaba la orilla rellena de queso. Pues pedimos que nos preparasen una pizza con esas dos características…. Estaba… no mames, que cosa tan exquisita. Miguel, mi hijo de en medio la disfruto relativamente, ya que estaba en camino de nacer. Fue Vladimir el que se dio el atracón con aquella delicia. En una ocasión siguiente, en el mismo lugar, la gerencia nos dijo que no podíamos mezclar promociones, y pus desde entonces nos chingamos, no la hemos vuelto a probar.

Hablando de Issac, en un cumpleaños, por si él no lo recuerda, se comió él solito una pizza de Luiggi´s. Pasamos tres horas en el restaurant, en lo que al chamaco se le bajaba lo que había comido en los juegos del patiecito, para luego regresar a seguir el ataque.

Las pizzas de los tianguis son perfectos aplaca hambres, pero neta que no están sabrosas, se llena de tierra, de moscas, luego no sabes qué hacer con el plato de unicel, son caras para la porción que es y no me aguantan ni dos mordidas.

También hacen unas pizzas bien ricas y económicas en GranD, pero no les diré más ya que luego van a ir por ellas y se las van a acabar.

Y tenemos las pizzas del día del Grito.

Caray, uno espera que la “Noche Mexicana” tenga su variedad de platillos mexicanos… sacahuil, mole poblano, carne a la tampiqueña, cochinita pibil, cabrito, qué se yo. Pero nada, al llegar a la plaza para ver el grito abundan los hot dogs, las pizzas, las hamburguesas, lo mismo de la feria, lo mismo de los parques, lo mismo del estadio a media noche, lo mismo… chale que chasco.

Hombre, supongo que había pozole pero no lo vi. Todo era un caos de gente apretujada. A la hora de los cuetes que se me ocurre la idea idiota de ponerme en medio de plaza, justo debajo del Dron volador que nos filmaba; mal hecho, mala idea, nos llenamos de pedacitos de cuetes aún encendidos en la caída… mi hija asustada, llanto, lluvia, correle, chin… no pude ni cenar gorditas “estilo Michoacan”, las cuales se que son arepas, pero me hago pendejo y me imagino que son de Michocán. Lo bueno es que Adriana había hecho pozole… ¡Ah! Que atracón me di en la casa con el pozole Homemade.

El año que viene, si Dios quiere, mejor vuelvo a ir a la loma, me llevo nuevamente la cámara, la hielera con refrescos para vender y unos tacos de trompo para esperar a que truenen los cuetes… de lejitos, como debe ser.

Comida tradicional mexicana: Pizza

1 comentario:

  1. Para pizzas nada como un bufete de pizzas, es el cielo de las calorías

    ResponderEliminar