domingo, 11 de octubre de 2015

7 Fobias extrañas

Hace tiempo hablaba aquí de la fobia a los payasos y en otra ocasión abordé también la Caliginofobia, o miedo a las mujeres hermosas. Bueno, pues ahora traigo para ustedes 7 fobias más, también bastante extrañas,..

Allodaxafobia.

Es el miedo a las opiniones de los demás. De allo (otro) y daxo (decir). Podría confundirse un poco con la fobia social, o con ciertos aspectos de un trastorno de la personalidad llamado narcisismo, pero la diferencia principal radica en que la allodaxafobia tiene como componente principal el miedo, no la ansiedad, y que el individuo no tiene que estar presente para experimentar el miedo al enterarse de lo que han opinado los demás, y que dichas opiniones no necesariamente deben referirse al sujeto en cuestión.

Barofobia.

Es el miedo a la gravedad. De baros (peso). Una fobia bastante extraña, por cierto, ya que todas las personas y los objetos estamos sometidos inexorablemente a esta fuerza de la naturaleza. El individuo con barofobia tiene miedo, sobre todo, a presenciar la acción de la gravedad en el mundo físico, como ver objetos caer al suelo.

Chromofobia.

Es el miedo a los colores. De chromos (color). Por colores, me refiero a aquellos diferentes al blanco y al negro. Los que padecen esta enfermedad procuran vestir sólo con ropa en blanco y negro y evitan los lugares donde hay decorados multicolores. Por desgracia para ellos, el mundo está lleno de color e imagino que serán pocas las ocasiones en que puedan evitarlos.

Dextrofobia.

Miedo a los objetos que se encuentran a la derecha del cuerpo. De dextro (derecho). Esto es, desde el punto de vista del observador. Si conocen a alguien con esta extraña enfermedad, les recomiendo no aproximarse a él (o ella) por la derecha. Debe ser difícil vivir con una enfermedad de este tipo, pues si padecemos dextrofobia automáticamente le tenemos miedo a la mitad del mundo.

Eufobia.

Miedo a las buenas noticias. De eu (bueno). Esta fobia es de lo más peculiar. No es fácil comprender cómo alguien pueda tener miedo a las buenas noticias. Quienes padecen esta fobia temerán no sólo a las buenas noticias que se refieran a ellos mismos, sino a las buenas noticias en general.

Plutofobia.

Es el miedo a las riquezas. Viene de Pluto, el dios griego de la riqueza. Es, como la eufobia, una fobia bastante extraña, sobre todo considerando que la mayoría de los mortales comunes y corrientes tememos a la pobreza y a las carencias. Imagino que si una persona con esta fobia se gana la lotería no querrá saber nada del premio. Bueno, estoy seguro que nunca faltará un alma caritativa que esté dispuesta a liberar al enfermo de tan molesta situación.

Selenofobia.

Es el miedo a la Luna. Viene de Selene, la diosa de la Luna. Y no se trata de licántropos ni nada por el estilo. Los afectados de este mal tienen miedo a ver la luna, ya sea en la vida real, en una imagen o, incluso, en una película. Por fortuna, basta con no mirar al cielo para resolver el asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada