jueves, 3 de marzo de 2016

¿Para qué se usan los puntos suspensivos?

Su uso más común se encuentra indicado en su nombre mismo: sirven para dejar en suspenso una frase algo que se da por sobreentendido o resulta Clara por el contexto, como en el ejemplo: “ agua que no has de beber…”, en el que omitimos “ déjala correr”. Tienen, además, otros manejos: al citar un texto, para indicar que se omitió algo [...], para reproducir una manera de hablar entrecortada y también después de una enumeración que puede ser más extensa: “ comemos sopa, arroz, guisado…”. Asimismo, sirve para acentuar el efecto de sorpresa de lo que está por decirse: “ Caminé, abrir la puerta… ¡y allí estaba ella!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada