viernes, 10 de junio de 2016

Chavo ruco, rock and roll. #Retoblog, día 10

Tengo un primo quien alguna vez fue DJ, era quien me proveía de la música más reciente que existía; les estoy contando algo sucedido en los 80s, mucho antes de la era del Spotify. Mi primo no vivía en la misma ciudad, aún así nos veíamos con cierta frecuencia... él, por ser de la frontera con los EEUU podía darse el lujo de contar con la música que en México tardaba bastante tiempo en aparecer.... no me refiero únicamente a la música en Inglés, no señor... no tengo idea de cómo se hacía de la música española y la centro americana. Para cuando yo la escuchaba según sus recomendaciones podía pasar un año antes de que llegase a  la radio local. El alguna ocasión contaré más de mi primo; sírvame ahora ésta introducción para comentarles que no viví al 100% la era del Rock en tu idioma.... lo mío en aquellos días eran los mixes pop.

Algo que aprendí de aquella era dorada de la música, fue a cuidar todos y cada una de mis adquisiciones: 8 track, cassettes, discos LP, CD's. Los tengo todos, TODOS. Ahora bien... ¿Cómo escuchar tanta música? ¿Cómo lograr que no acumulen polvo sin que nadie goce de tantas y tantas melodías? Con el tiempo desarrollé varias maneras, desde elegir únicamente las mejores para hacer una colección (¿han visto la película de John Cusack?), después hice mis colecciones según géneros, las pasé a discos duros y finalmente he encontrado la solución perfecta para ésta parte del siglo XXI: Google Play Músic.

En Google Play puedes subir tus canciones y disfrutarlas en donde se te de la chingada gana... mientras tengas conexión a Internet. Pues bien,  me puse a convertir a MP3 todos y cada uno de mis discos y cassettes, tardé dos años... es tal mi obsesión que incluso les agregué la caratula y a cada pista tiene su nombre completo en mayúsculas y minúsculas, la letra de la canción dentro del mismo archivo y los datos como autor y compositor, número de disco y número de pista. Subí las canciones a la nube, pensando hacer uso de los 50,000 lugares disponibles.... ¿Qué crees? Para mi sorpresa no llené tanto espacio. A pesar de que subí todos mis discos, no llegué a subir ni las 20,000 canciones... luego, no hay vida que alcance para escuchar todas, además, la vida es muy corta como para escuchar canciones malas. A eliminar.

A cada canción le doy una oportunidad, si me dice algo, si algo dentro de mi se mueve al escucharla, la dejo en la colección, si no, la elimino. Les he de decir que ya tengo menos de 4,000, y cada día borro algunas decenas... el proceso es lento, a veces no le veo sentido, pero ahí la llevo. Quiero una musicoteca especialm única, mía.

Tengo de todo, desde cumbias hasta heavy metal, desde salsa hasta Michael Jackson. En la medida de lo posible evito el rap, aunque admito que hay algunas canciones de tal genero muy buenas, y definitivamente no cabe el raeguetton.

A veces mis hijos se sorprenden que conozca la letra de las canciones nuevas, a veces ellos creen que descubrieron solos algunos géneros musicales, a veces me gustan las rolas calmadas, a veces necesito el glam rock, a veces música clásica. Apenas hace muy poco le tomé el gusto a los musicales y a las románticas en español. Nunca digas de esta agua no he de beber.

Siempre me ha parecido estúpida la pregunta "¿te gusta la música?", caray no seríamos humanos si no nos gustase la música. Siempre hay tiempo para una buena rola, el Youtube acabó con los VJs, pero nos hizo a nosotros el gran favor de convertirnos en los VJs de nuestros hijos. Aún recuerdo las tardes en las cuales grababa lo mejor de MTV, para poder disfrutarlo cuando quisiera. Aún tengo mis VHSs también. Justo en este momento le estoy mostrando a mi hija las mejores canciones de mi juventud...

Silencio, está por comenzar More than words.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada