jueves, 9 de junio de 2016

Corre panzon, corre. #RetoBlog, día 9

¿Qué escribiría en caso de purgar una condena en prisión?  Lo anterior se me ocurrió al recordar un documental el cual cambió mi vida (más o menos), específicamente al recordar a uno de los protagonistas.... Charlie Eangle, norteamericano quien corrió dos maratones diarios en compañía de un canadiense y de un taiwanés. Charlie consumía drogas en su juventud (yo nunca las he probado)... un día comenzó a correr y nunca más pudo parar. Para no hacer el cuento largo, decidió hacer la travesía por África de Oeste a Este, para ello mintió al banco sobre el valor de sus pertenencias para pedir un préstamo, lo detectaron y tuvo que cumplir una condena en prisión; ahí corría también, ayudó a sus compañeros a ponerse en forma, eventualmente escribía para su blog, cosas muy profundas, pero en lugar de rememorar las pasadas glorias,  daba su punto de vista sobre el propósito de la vida.

Facebook

¿Han notado que frecuentemente hago referencia a la Red Social? Resulta que Charlie tenía un canal de Youtube, un blog, y por supuesto una página en Facebook. Al principio, cuando recién salió de prisión, se le podía enviar una  solicitud de amistad, luego ya no, y ahora ni siquiera tiene la opción de poder seguirlo. ¿Para qué seguirlo? Quizás se pregunten... pues si han visto Forrest Gump, seguramente recordarán la escena en la cual un montón de weyes sigen a Forrest en su carrera por todo lo ancho de los EEUU, ¿Por qué? Para darle un sentido a sus propias vidas vacías. Del mismo modo, sigo al tal Charle Eangle para darle un sentido a correr.

Pero no lo necesito realmente

Ya en varias ocasiones he dedicado tiempo de mis tardes a correr, eventualmente lo abandono... porque no tengo tiempo, porque llueve, porque hace frío. Al principio corría con música, luego ya no, correr sin interferencia acústica permite escucharse a uno mismo. Al principio instalaba aplicaciones para llevar el seguimiento de cuántos kilómetros recorría, cuántas calorías gastaba, llevar un registro en un mapa virtual de mi recorrido y en cuántos tiempo lo realizaba. Ya no, ahora nada más llevo el teléfono por si me llaman... sin música, sin registro digital, nada más que las ganas de correr.

Correcaminos, el coyote te va a comer.

El Correcaminos no corre porque el Coyote lo esté persiguiendo, corre porque es su naturaleza, no lo hace para relajarse, no lo hace para olvidar sus pedos en la oficina, no corre por comida... corre porque no está dibujado para otra cosa, Yo no nací para correr, pero me gusta, mis mentores son corredores quienes con gusto comparten sus conocimientos en la materia por medio del Youtube. ¿Acaso creen que es nada más correr y ya? No, para nada, hay que saber qué comer, cómo calentar, posturas, manera de frenar y formas de volver al paso regular. Yo ignoraba todo eso.

Ya superé la mitad del reto vegano, me siento ligero, pero no he bajado drásticamente de peso. Hoy comenzaré a correr de nuevo, pase lo que pase iré a trotar 6 días a la semana, media hora, para completar primero 5 kilometros, luego, tras un periodo de tiempo convertirlos en 10, que se convertirán en 20, para finalmente llegar a los 42 requeridos para un maratón.

El Coyote el cual si me persigue es la edad, ya no estoy chavo, hace mucho que dejé de serlo, no estoy gordo pero tampoco uso la ropa que quiero, mi propósito es darle gusto a mi vanidad y ponerme la ropa que haga verme mejor, antes de que la vida se me vaya de las manos he de conseguir lucir guapo, flaco y elegante.

Más pronto cae un hablador que un...

Cojo el teléfono, apuro la Google Play Store, busco la app Google Fit, ya se, ya se, dije que correria minimalista, carajo!!! Soy un analista de sistemas, necesito datos para convertir en información. Será la única aplicación que utilice, se los primero.

P.D.

Acabo de correr/caminar 5km. Estaba lloviendo, la energía y el calor recorren mi bello cuerpo.  Se siente bien... on the road again.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada