miércoles, 21 de septiembre de 2016

Los animales podrían tener experiencias religiosas

¿Los perros van al cielo? ¿Un gato puede tener un encuentro cercano con la muerte? ¿Los simios saben de la existencia de un ser supremo? De acuerdo con el reporte de un reconocido neurólogo que ha estudiado el proceso de vivencias espirituales por más de 30 años, los animales también pueden experimentar sensaciones religiosas.

El estudio señala que este tipo de fenómenos se originan dentro de las zonas primitivas del cerebro humano –mismas que comparten otros animales con una estructura cerebral similar.
"Ya que el hombre es capaz de expresar detalladamente sus recuerdos espirituales por medio del lenguaje, es difícil saber cómo lo vive un animal", menciona Kevin Nelson, profesor de neurología en la Universidad de Kentucky.

"A pesar de la limitación, es razonable concluir que debido a que este tipo de experiencias suceden en las áreas primitivas del cerebro humano, los animales son capaces de hacer lo mismo" agrega el también autor del libro The Spiritual Doorway in the Brain.

El hallazgo es una extensión de sus investigaciones que han sido publicadas en diarios especializados. Por ejemplo, un artículo de la revista Neurology, determinó que las experiencias extracorporales son causadas por el mismo sistema cerebral que regula los diferentes estados de conciencia.

Asimismo, Nelson cree que algunos mamíferos también han visto la famosa luz al final de un túnel. "Este fenómeno es causado por la susceptibilidad del ojo ante la disminución del flujo sanguíneo que se produce con un desmayo o un paro cardiaco. No hay razón para creer que en los animales suceda diferente".

"De hecho, el vínculo entre los movimientos oculares rápidos (MOR,) y las crisis fisiológicas cercanas a la muerte son más apreciadas en animales como gatos y ratas", afirma el profesor.

Y eso no es todo. Marc Bekoff, profesor de biología evolutiva en la Universidad de Colorado, y la primatóloga británica Jane Goodall, han observado a varios chimpancés bailando en una especie de trance bajo la lluvia, al igual que muchos humanos durante un rito. "Quizá muchas especies realizan ceremonias religiosas y no hemos podido verlo", menciona Bekoff en la revista Psychology Today.
Mientras la ciencia continúa avanzando, dejemos la puerta abierta ante la idea de que los animales también son devotos. En un futuro, quizá hasta puedas bailar la danza de la lluvia con tu perro.

FUENTE News.discovery.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada