miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿Orinas en la regadera? Hazlo con gusto, aquí te explicamos la razón

Adquiridos por unos y evitados por otros, los malos hábitos son un conjunto de actividades que nos afectan directa o indirectamente. Sin embargo, ¿qué tanto influyen en nuestra salud? Billy Goldberg y Mark Leyner, autores del libro Let´s Play Doctor, analizaron algunas de las costumbres más sucias que poseemos los seres humanos y estos fueron los resultados. Relájate, hacer pipí mientras te bañas no es tan malo.

Caminar descalzo

Andar sin calcetines en un lugar público (digamos, en tu clase de yoga o en el gimnasio) no es recomendable. Además de correr el riesgo de resbalarte ridículamente, estos sitios están repletos de bacterias que causan enfermedades como el pie de atleta o las verrugas plantares. El sudor en tu cuerpo fomenta el crecimiento de la infección, así que no seas descuidado y mejor adquiere unas buenas chanclas de plástico.

Orinar en la regadera

Los escusados representan 27% del consumo de agua en los hogares (esta cantidad varía dependiendo del modelo). ¿A dónde nos va a llevar esto? ¿Se quieren quedar sin agua? ¡Orinen en la regadera y salven el planeta! Esta acción no tiene nada de asqueroso, ya que –al menos que tengas una infección–, la orina es estéril e inofensiva. Incluso existen terapias que utilizan el líquido para tratar el pie de atleta, vaya, hasta Goldberg orina mientras se baña.


Lavarse las manos después de ir al baño

¿Ignoras los letreros de los sanitarios? ¿Piensas que puedes esquivar el lavabo y salir victorioso? Al cubrir tus necesidades, estás expuesto a un gran número de gérmenes (incluyendo la E. coli) que pueden causarte problemas intestinales –y a las personas que saludas de mano. Lavarte las manos es la manera más efectiva de prevenir la transmisión de –casi– todas las enfermedades. Recuerda hacerlo correctamente, ya que muchas personas ni siquiera utilizan jabón, y otras, simplemente se enjuagan las manos. Los expertos recomiendan enjabonarlas y frotarlas de 15 a 20 segundos.

Bañarse esporádicamente 

¿La higiene es salud? Sí, pero bañarte todos los días no te hace más sano. Las bacterias apestosas generadas por las glándulas sudoríparas se incrementan con el paso de los días –si no utilizas tu regadera– pero realmente éstas no te perjudican directamente, solo a tu vida social.

No lavarse los dientes antes de acostarte

Deja de cepillarte los dientes y sufrirás las consecuencias. Al olvidar este paso, estás fomentando las orgías bacterianas en tu boca, y por ende, que se generen caries y complicaciones en tus encías. Muchos estudios revelan que los gérmenes que provocan estos males, están relacionados con padecimientos del corazón. Si aún así te vale y decides no enjuagarte la boca por las noches, recuerda que la producción de saliva disminuye durante el sueño, y las bacterias aprovechan este lapso para producir compuestos que huelen peor que un caño.

Utilizar prendas malolientes 

¿La ropa sucia se lava en casa? Pues en algunas... Si no acostumbras enjuagar tus prendas checa este dato: según el microbiólogo Charles Gerba, existen 10 gramos de materia fecal en cualquier calzón usado, lo que significa que hay aproximadamente 100 millones de bacterias E. coli, que pueden llegar fácilmente a tus manos. Aguas.

Levantar comida del piso

¿Todo el día has estado hambriento y cuando por fin compras unas galletas se te caen al suelo? ¿Sigues la regla de los 'cinco segundos' y las recoges inmediatamente? Olvida eso. De acuerdo con varias investigaciones, cualquier alimento que tenga contacto con el piso se infesta de todo tipo de bacterias. Mejor resígnate y tíralo al bote de basura.

Sentarte en escusados públicos

A pesar de su reputación, los baños públicos no son tan malos como crees. Es perfectamente sano e inofensivo utilizar retretes ajenos, ya que a pesar de que existen gérmenes, la piel de tu trasero evita que éstos entren a tu cuerpo –finaliza tu visita con una buena lavada de manos. Gerba indica que incluso, comer en el escritorio de tu oficina, es más peligroso que utilizar un baño público –pues en el primero existen hasta 400 tipos de bacterias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada