miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿Te gustaría vivir en la Luna? Lamentamos informarte que este satélite es tóxico

La Luna. Una bola gigante que misteriosamente nos observa cada noche retándonos a pisar su superficie. Aunque el hombre la ha visitado en pocas ocasiones, varios científicos terrestres han analizado sus elementos para corroborar que, efectivamente, el satélite es tóxico.

Un equipo internacional de investigadores (integrado por fisiólogos, farmacólogos, toxicólogos y radiólogos) mostró en el documento 'Toxicity of Lunar Dust' los peligros del delicado polvo lunar y obtuvo las siguientes conclusiones.

¡No respires! 

Hasta ahora, los efectos más dañinos del polvo lunar provienen de la inhalación de sus partículas. Aunque los astronautas utilizan equipos especiales para explorar la superficie, el polvo puede penetrar en lugares de trabajo, o en viviendas, y causar diversos problemas en la salud (afectando principalmente el sistema respiratorio y cardiovascular, e incrementando el riesgo de padecer cáncer).

Cuidado con la piel 

El regolito (término usado para designar la capa de materiales no consolidados, como fragmentos de roca o granos minerales) es sumamente afilado, lo que puede provocar irritaciones cutáneas al instante, especialmente en sitios de 'importancia anatómica', como los dedos, nudillos, codos y rodillas.

“El polvo es tan abrasivo que incluso pasó tres capas de un material similar al Kevlar en las botas de los astronautas".  –Profesor Larry Tayler, director del Instituto de Geociencias Planetarias de la Universidad de Tennessee.

Cierra los ojos 

Si las partículas son peligrosas para la piel humana, imagina lo que pueden causar en tus ojos. Ya sea que el polvo lunar ingrese al ojo a través de algún movimiento o por el contacto directo con los dedos, el resultado es el mismo: peligro de abrasión de la córnea. Y no es lo mismo tener una lesión ocular en la Tierra que en la Luna.

Aunque los investigadores utilizaron elementos de nuestro planeta y simulaciones del compuesto, el polvo lunar es difícil de analizar. Las muestras obtenidas de las misiones Apolo no han sido guardadas en un ambiente similar al lunar, por lo que su misterio continuará vigente hasta que no se haga un análisis in situ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada