jueves, 1 de septiembre de 2016

Yo... aquí... ahora. [Marcos de mindfulness: las reglas básicas]

A mi hijo le encanta, le fascina, comprar libros, En la última visita que le hicimos nos dimos el gusto de ir a la librería Gandhi durante algunas horas, con calma. Ya para terminar encontré uno el cual llamó particularmente mi atención... titulado: Yo, aquí, ahora. Descubrí en el mismo el término mindfulness, les soy sincero, no había escuchado el término antes. Trata esencialmente de prácticas diarias para alcanzar un estado en el cual tu mente y tu cuerpo están en el mismo lugar al mismo tiempo. ¿Suena extraño? Si... aunque no lo creas, regularmente estamos distraídos la mayor parte del día. Aunque claro, estoy simplificando demasiado. He aquí la primera parte del libro, espero te de una idea de lo que trata y te animes a comprarlo.

Estas son las reglas básicas para la práctica de mindfulness, tanto a la hora de utilizar este libro como más allá. Son actitudes o marcos mentales que contribuyen a superar algunos de los problemas que nos impiden habitar nuestra vida de una forma plenamente presente. Marca esta página y vuelve a ella con frecuencia.

1. Aquí y ahora

Cada vez que te dejes arrastrar por pensamientos relacionados con el pasado o el futuro, percibe que tu mente se ha despistado y haz regresar tu atención al momento presente, concentrándote en un ancla como tu respiración, tu cuerpo o algún sonido en concreto.

2. Sin crítica

Practica prestando atención a tus pensamientos y a los juicios que tu mente tiende a elaborar constantemente. No intentes detenerlos o resistirte a ellos, tan solo obsérvalos con curiosidad. La mente es una máquina etiquetadora.

3. Paciencia

Sé paciente con la evolución de tu experiencia de mindfulness. Sé paciente también con cada instante, aun cuando resulte incómodo y quieras pasar al siguiente. Sé paciente con la naturaleza errática de tu mente. Trátala como a un cachorro al que enseñas a sentarse.

4. Sé bueno contigo mismo

Sé amable y trátate con bondad. El mindfulness nos permite reconocer y examinar algunas emociones y pensamientos dolorosos. En esos momentos puede ser de ayuda adoptar una actitud de compasión hacia nosotros mismos, tal como acogeríamos con calidez y bondad a un amigo que atravesara un período difícil.

5. Mente de principiante

A veces la mente prefiere pensar que ha visto todo lo que hay que ver o que sabe cuánto hay que saber. Llamémosla la «mente sabelotodo». Intenta volver a todos los ejercicios y prácticas, y a cada instante, con una renovada sensación de curiosidad, y permanece abierta al descubrimiento. Es entonces cuando se manifiestan la magia y las verdaderas sorpresas.

6. Confianza

Confía en tu propia sabiduría e intuición. Esto no equivale a confiar siempre en tus pensamientos. El mindfulness te ayudará a descubrir que los pensamientos cambian, vienen y se van.

7. No esforzarse

A veces acudimos al mindfulness con la esperanza de que resuelva nuestros problemas o cambie y mejore nuestra vida. Pero el deseo de que las cosas sean diferentes puede ser un obstáculo para la verdadera experiencia de mindfulness. La práctica de mindfulness no tiene que ver con ser una persona diferente, sino con acoger y aceptar el presente.

8. Aceptación

Acepta que las cosas son como son en cada momento. Eso no significa que no vayan a cambiar o no que puedan cambiar.

Dolor x Resistencia = Sufrimiento
Dolor = Dolor

9. Suelta lastre

Procura no aferrarte a ideas, pensamientos, control o al deseo de que las cosas sean de una determinada manera. Percibe la diferente sensación derivada de aferrar frente a dejarlo correr.

10. Compromiso

El mindfulness es una práctica, pero no es solo meditación. Podemos llevar el mindfulness a todos los aspectos de nuestra vida. Comprométete a meditar y practicar el mindfulness como una forma de ser y de vivir.

* Adaptado de Vivir con plenitud las crisis, de Jon Kabat-Zinn.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada