martes, 25 de octubre de 2016

Durante la Revolución Francesa, ¿los meses cambiaron de nombre?

Sí. Hacia 1793 en la aún intranquila Francia, tras el estallido de la Revolución de 1789, la Convención que gobernaba al país consideró que los nombres habituales de los meses eran un "monumento a la esclavitud" en la medida que recordaban épocas de dominio y sometimiento. El matemático Charles Romme y el dramaturgo Fabre de Eglantine resolvieron renombrarlos. El año mantuvo sus 12 meses de 30 días. Los nuevos nombres reflejaban cambios en el clima (por ejemplo lluvioso y nivoso) o las estaciones naturales (germinal, floreal). Los cinco días sobrantes en la cuenta eran de asueto. Las semanas se reestructuraron en periodos de diez días que recibieron nombres numéricos como primidi y duodi. Cada uno, en cambio, llevaría el nombre de plantas, animales y herramientas. También quedaron eliminadas las fiestas religiosas. Esta disposición tuvo muy corta vigencia y se retomó el calendario tradicional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario