¿Quiénes eran los príncipes de Serendip? ¿Cuál fue su relación con la ciencia?

Estos personajes legendarios tienen su origen en un cuento persa. En él se narra la historia de tres príncipes de Ceilán, actual Sri Lanka, que solucionaban sus problemas gracias a casualidades y hallazgos inesperados. La fábula cobró forma literaria gracias a Horace Walpole, uno de los novelistas góticos más importantes del siglo XVIII. Fue él mismo quien acuñó el vocablo “serendipia” para referirse a los descubrimientos accidentales. Tal idea y la forma de llamarla fueron retomadas por la filosofía de la ciencia para abarcar aquellos hallazgos que no resultaron del método científico, sino de hechos fortuitos. Entre los casos más famosos están los de la penicilina, los guantes quirúrgicos y la ley newtoniana de la gravitación universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada