miércoles, 1 de marzo de 2017

Osos de la televisión mexicana

Un error lo comete cualquiera, pero ellos eligieron transmitirlo en cadena nacional. Estos son cinco grandes que por sus osos serán juzgados.

Jefe Diego - Diego Fernández de Cevallos

Casi para terminar una conferencia de prensa., un 31 de marzo, el entonces senador del PAN externo su consternación por la muerte del Papa. El problema fue que Juan Pablo II aún estaba vivo.

Es seguro que, después de despellejar al asesor que le dio mal la noticia, el jefe pensó que tal error afectaría su popularidad. Sin embargo, esto no sucedió. Más adelante se enteró de que el círculo de videntes y psíquicos mexicanos lo apoyarían incondicionalmente para su siguiente candidatura. Además, nadie nunca podrá quitarle el cetro que lo certifica como el primero en externar su consternación por la muerte del Papa.

Thalía - y Juan José Arreola

En 1989, el programa nocturno Mala noche no con Verónica Castro reunió a estos dos personajes. A la hora de sentarse a charlar, el elevado dominio de la lengua de Arreola confundió a la intérprete de Sudor, a tal grado que terminó por creer que el escritor se burlaba de ella y se fue, muy indignada, del programa.

Días después le regalaron a Thalía un diccionario de la Real Academia de la lengua. El obsequio le ha servido mucho pues no se ha vuelto a azotar su puerta por el viento.

Erika Vexler - Reportera de 24 horas

En 1991, el noticiario de Jacobo se enlazó en vivo con la corresponsal Erika Vexler, ubicada en Jerusalén, durante el periodo más agudo del conflicto en el Golfo Pérsico. La reportera comentó que la tensión era tal, que se desataría un episodio nuclear en cualquier momento. Erika no sabía que la información era falsa. Lo que trascendió fue su voz ahogada por una máscara de gas y sus palabras: "¡NUCLEAR JACOBO, NUCLEAR!"

Sus allegados intentaron convencerla de que nada había sucedido, pero las máscaras antiguas bajo su árbol de navidad cada año dicen lo contrario.

TV Azteca - Los comentaristas de la televisora

El asesinato de Pacorro Stanley, el 7 de junio de 1999, dejó en shock a los de TV Azteca. En su indignación, buscaron un culpable. Con ojos desorbitados y frente sudorosa, conductores, reporteros y ejecutivos responsabilizaron del incidente al Jefe de Gobierno del DF en turno, Cuauhtémoc Cárdenas. Días después se descubrió que 'el más cotorro' tenía ondas con el narco. Entonces Jorge Garralda, a nombre de su empresa, ofreció una disculpa pública.

El sexto sentido para descubrir culpables y desentrañar los hechos abrió una nueva puerta en Azteca. Se aliaron en secreto con otros paladines de la justicia para luchar contra el mal y los videos falsos de asaltos. En las filas de este frente de superhéroes figuran La Paca, El Chapulín Colorado y el inspector Clouseau.

Coque Jorge Muñiz

En 1989 Coque fue invitado a cantar el Himno Nacional para una pelea de box la Plaza México. Luego de preparar la garganta tomó el micrófono y empezó a entonar. Veinte segundos después descubrió que aquellos años haciendo honores a la bandera en la primaria no sirvieron para nada pues había olvidado la letra del himno.

Las peores burlas vinieron de crueles niños de primaria. Se le tachó de naco y se le perdió la confianza por la cantada. Ahora, los empresarios sólo lo toman en cuenta para cantar La otra parte de ti y la de... 'Un elefante se columpiaba sobre la tela...' esa sí se la sabe completita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario